Japón: Toyota y Nissan participan de la lucha contra la deflación

Japón

Las principales empresas japonesas, incluidas Toyota Motor Corp. y Nissan Motor Co., ofrecieron el miércoles sus mayores aumentos salariales en décadas en negociaciones salariales anuales que podrían determinar si el país finalmente podrá superar su deflación crónica.

Es probable que esto allane el camino para que el Banco de Japón elimine gradualmente su flexibilización monetaria sin precedentes. El banco central ha indicado que sus decisiones políticas dependerían de los resultados de las negociaciones.

El gobierno del primer ministro Fumio Kishida ha pedido repetidamente a los líderes empresariales que aumenten los salarios a un ritmo que supere la inflación. El aumento de los precios de los productos cotidianos debido a los mayores costos de las materias primas y la debilidad del yen han pesado sobre los hogares.

Toyota, vista como pionera en las negociaciones salariales anuales «shunto», dijo que había cumplido plenamente la petición de su sindicato, que había exigido su mayor aumento salarial desde 1999.  En este sentido, el salario mensual se incrementará en hasta 28.440 yenes (193 dólares).

Japón

Nissan acordó aumentar los salarios mensuales en 18.000 yenes en promedio, el mayor aumento para la compañía desde 2005, cuando se introdujo su actual sistema salarial. Nippon Steel Corp. dijo que aumentará el salario base en 35.000 yenes por mes, superando la solicitud de su sindicato en 5.000 yenes.

Los fabricantes de productos electrónicos Mitsubishi Electric Corp. y NEC Corp. también dijeron que habían cumplido plenamente las solicitudes de sus sindicatos de aumentar el salario base.

Estas medidas se producen después de que varias empresas ya se hayan comprometido a realizar aumentos salariales sustanciales. Honda Motor Co. ofrece su mayor aumento salarial mensual desde 1989, por un importe de 21.500 yenes, mientras que Japan Airlines Co. acordó 12.000 yenes, su aumento más significativo en 33 años.

«Estamos viendo aumentos salariales que superaron el aumento de los precios», dijo Akihiro Kaneko, presidente del Consejo Japonés de Sindicatos de Trabajadores Metalúrgicos. «Es posible que podamos realizar un círculo virtuoso de crecimiento económico».

Los resultados optimistas llegan en un momento en que muchas empresas japonesas esperan ganancias récord para el actual año fiscal que termina este mes, con los exportadores beneficiándose de la caída del yen, que infla sus ganancias en el extranjero cuando son repatriadas. La recuperación económica de la pandemia de coronavirus también ha supuesto un viento de cola para las empresas.

Se espera que el beneficio neto combinado de unas 1.400 empresas que cotizan en la Bolsa de Tokio para el año fiscal 2023 aumente alrededor de un 13 por ciento con respecto al año anterior a más de 47 billones de yenes, alcanzando un récord por tercer año consecutivo, según SMBC Nikko Securities.

Las sólidas ganancias, junto con la introducción por parte de la bolsa de medidas para alentar a las empresas a aumentar los retornos para los accionistas, ayudaron a elevar el índice bursátil Nikkei a un máximo histórico en febrero, rompiendo el récord anterior establecido hace más de 30 años durante la burbuja de precios de los activos del país.

Dada la tendencia al alza, los sindicatos han adquirido más confianza en sus demandas.

Según un recuento preliminar de la Confederación de Sindicatos de Japón, también conocida como Rengo, sus organizaciones miembros exigieron un aumento salarial promedio del 5,85 por ciento a partir del 4 de marzo, el más alto desde 1994.

Mediante importantes aumentos salariales, las empresas japonesas también apuntan a asegurar talento y abordar la escasez crónica de mano de obra en un país donde la población está envejeciendo a medida que la actividad económica vuelve a la normalidad después de la pandemia.

El miércoles, Toyota dijo que aumentaría el salario inicial de los nuevos empleados en todas sus categorías laborales. El mayor fabricante de automóviles del mundo, que actualmente ofrece 228.000 yenes al mes por cada nuevo graduado universitario, decidirá cuánto aumentarlo más adelante.

Con el creciente impulso para los aumentos salariales, la atención se centra ahora en si el efecto positivo se extenderá a las pequeñas y medianas empresas, que emplean a alrededor del 70 por ciento de los trabajadores del país.

En los últimos años, el gobierno japonés ha intensificado sus esfuerzos para proteger a las empresas más pequeñas de la presión ejercida por las más grandes para bajar precios irrazonablemente, permitiéndoles ganar lo suficiente para aumentar los salarios.

El organismo de control antimonopolio de Japón advirtió a principios de este mes a Nissan sobre la reducción ilegal de pagos a 36 subcontratistas. El presidente de Nissan, Makoto Uchida, se disculpó el miércoles por el escándalo y dijo que la compañía «responderá con sinceridad» a los proveedores que pretendan traspasar el aumento de costes al fabricante de automóviles.

Las negociaciones salariales anuales comenzaron a mediados de febrero y se espera que concluyan en la mayoría de las grandes empresas a mediados de marzo. Los resultados suelen influir en las negociaciones en empresas más pequeñas.

Nota: este es un artículo republicado del medio «Kyodo News» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

Kyodo News es una agencia de noticias cooperativa sin fines de lucro con sede en Minato, Tokio. Fue fundada en noviembre de 1945 y distribuye noticias a casi todos los periódicos y redes de radio y televisión de Japón. Este medio de comunicación tiene un acuerdo de intercambio de información con Reporte Asia.

Buscá en Reporte Asia