Hong Kong debe pregonar el capitalismo y liderar el Área de la Gran Bahía

HONG

Después de soportar tres años de tolerancia cero de Covid en Pekín, volví a Hong Kong en la última semana de noviembre de 2022.

Fue durante el periodo de turbulencias en la China continental, cuando los estudiantes universitarios salieron a la calle en las principales ciudades para protestar contra las excesivas restricciones de Pekín, lo que obligó al Gobierno central a reabrir repentinamente a principios de diciembre.

El contraste entre las dos ciudades no podía ser mayor. Dejando atrás el frío glacial y la frustración contenida por las restricciones de Pekín, me sentí como en casa en Hong Kong, gracias al clima cálido, la amable acogida de viejos amigos y la sensación de libertad.
Como les he dicho a mis amigos de Hong Kong, llevar tres años fuera de la ciudad significa que yo sólo veo sus aspectos positivos, mientras que ellos están muy preocupados por los negativos.

Con la incertidumbre política que se cierne sobre el futuro de la ciudad y el gran número de personas que se marchan para siempre, lo que más preocupa es que Hong Kong se convierta en una ciudad china más.

Aunque la preocupación es comprensible, hay razones más sólidas para creer que Hong Kong sólo está atravesando un bache. La ciudad está preparada para un fuerte repunte tras el giro de Pekín hacia la reactivación de la economía.

Pero antes de que la ciudad se recupere, creo que debe desatar tres duros nudos que amenazan con constreñir su futuro desarrollo, basándome en las extensas conversaciones que he mantenido con contactos políticos y empresariales en los últimos dos meses.

La gente vuelve al trabajo en el distrito Central de Hong Kong tras el fin de semana del Año Nuevo Lunar, el 26 de enero. Foto: Elson Li

En primer lugar, Hong Kong debe pregonar con orgullo el capitalismo y maximizar las formas de vida capitalistas que han hecho próspera a la ciudad. Tras los disturbios de 2019, Pekín ha reforzado los controles políticos sobre la ciudad imponiendo la ley de seguridad nacional y nuevas disposiciones electorales.

La afirmación de que la gobernanza «solo para patriotas» es la esencia del principio de «un país, dos sistemas» ha suscitado una considerable preocupación en la ciudad y fuera de ella por la posibilidad de que el socialismo de «un país» prevalezca sobre el capitalismo de «dos sistemas».

Estas preocupaciones están fuera de lugar. Desde el punto de vista de Pekín, puede que ya no se tolere la oposición política o los desafíos al gobierno del Partido Comunista en la ciudad, pero no hay lógica política ni incentivo económico en convertir Hong Kong en otra ciudad china. De hecho, los dirigentes chinos siempre han subrayado que la determinación del gobierno central de aplicar el principio de un país, dos sistemas era «inquebrantable».

En esencia, mientras no haya un desafío abierto y directo al gobierno del partido, Hong Kong puede ser libre de perseguir el capitalismo de cualquier manera posible. Hoy en día, parece dudarse incluso de pronunciar la palabra «capitalismo» en voz alta por temor a ser políticamente incorrecto. Estas preocupaciones son totalmente innecesarias.
De hecho, a medida que la ciudad recupere la estabilidad política, debería aprovechar cualquier oportunidad para promover las credenciales capitalistas de Hong Kong y mostrar tanto a sus residentes como al mundo que está de vuelta para los negocios. Esa oportunidad es inminente, ya que Hong Kong va a embarcarse en una campaña publicitaria mundial.

En segundo lugar, Hong Kong debe liderar con orgullo el desarrollo de la Gran Área de la Bahía. La Gran Área de la Bahía, que abarca la provincia de Guangdong, Hong Kong y Macao, tiene una superficie total de 56.000 kilómetros cuadrados y una población conjunta de casi 87 millones de habitantes. Su objetivo es rivalizar con las principales zonas de la bahía de San Francisco, Nueva York y Tokio como centro neurálgico de innovación y crecimiento económico.

El ambicioso plan debería dar a Hong Kong un nuevo impulso y la oportunidad de ser la «cabeza de dragón» de la región. Desgraciadamente, este término, antaño común, apenas se utiliza ahora y la percepción es que Hong Kong desempeña un papel secundario o suplementario en el plan.

Hong Kong debe hacer más para contrarrestar esta percepción. Puede que el desarrollo de Hong Kong se haya estancado debido a las disputas políticas de los últimos 25 años, mientras que la economía de la vecina Guangdong ha crecido a pasos agigantados.
Pero las ventajas únicas de la ciudad siguen intactas y tiene mucho que ofrecer en servicios financieros, innovación y tecnología, transporte y logística, servicios médicos y educación.
Hong Kong no debe subestimarse; debe recuperar su estatus de cabeza de dragón.

Exposición de los Premios de Planificación de la Gran Área de la Bahía 2022 del Instituto de Urbanistas de Hong Kong, en Central, el 7 de noviembre de 2022. Foto: Jonathan Wong

En tercer lugar, Hong Kong debe protegerse resueltamente contra las prácticas de «formalismo y burocratismo» de la China continental, dos cuestiones contra las que los principales dirigentes chinos están luchando en su propio país.

Debido a la evolución política de los últimos tres años, algunas élites políticas y empresariales de la ciudad han empezado, consciente o inconscientemente, a cuestionar la opinión de Pekín en asuntos relacionados con Hong Kong, o a complacer a Pekín copiando algunas de sus prácticas.

https://hosting56220us-96570.webempresa.site/opinion/2022/10/29/despues-de-26-anos-en-el-south-china-morning-post-ha-llegado-el-momento-de-un-descanso-y-de-volver-a-hong-kong/

Por ejemplo, algunos han empezado a utilizar la jerga política de la China continental u organizan seminarios para estudiar los comentarios de los principales dirigentes chinos y mostrar así su lealtad, como es práctica habitual en la China continental.

Y lo que es más preocupante, a medida que Pekín refuerza el control político sobre la ciudad, algunos funcionarios de la China continental destinados en Hong Kong han empezado a darse aires de superioridad, exigiendo favores en las reuniones o licor Mao-tai en las comidas.

Esto es muy inquietante. En lo que respecta a la gestión de un gobierno eficiente y limpio, Hong Kong tiene poco que aprender de la burocracia continental. De hecho, ocurre todo lo contrario. Es cierto que es importante que los funcionarios de Hong Kong aprendan cómo funciona la burocracia continental para garantizar una cooperación fluida, pero deberían resistirse con celo a las prácticas burocráticas del continente.

Esto es algo que Pekín también debería vigilar de cerca, para asegurarse de que sus funcionarios destinados en Hong Kong no introducen la práctica de las formalidades por las formalidades para contaminar el limpio y eficiente sistema de gobierno y las formas de vida de la ciudad.

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en el portal SCMP, y la reproducción del mismo en español se realiza con autorización directa del autor: https://www.scmp.com/comment/opinion/article/3208878/not-just-another-mainland-city-hong-kong-should-trumpet-capitalism-lead-greater-bay-area-and-shun

+ posts

Ex editor en jefe del South China Morning Post (SCMP). Tiene una maestría en periodismo y una licenciatura en inglés. Durante 20 años se desempeñó en el China Daily y fue corresponsal de la BBC China. Ahora reside en Beijing como asesor editorial del SCMP.

Buscá en Reporte Asia