¿Les importa a los dirigentes chinos lo que digan los extranjeros sobre el país?

dirigentes chinos
Imagen: CGTN

¿Les sigue importando a los dirigentes chinos lo que digan los extranjeros sobre el país? ¿Comprenden que la agresividad de Pekín en su cambiante entorno internacional le ha hecho perder amigos y ha avivado la desaprobación en muchas partes del mundo?

Estas son las típicas preguntas que recibo de amigos extranjeros dentro y fuera de China, que se preocupan de verdad por el país y se inquietan por lo que consideran un martilleo constante de su reputación, a veces autoinfligido.

La respuesta es: sí y no. Como se mencionó en este espacio la semana pasada, los dirigentes chinos han desarrollado un sofisticado sistema de referencias internas para mantenerse informados de los últimos acontecimientos en el país y en el extranjero. En un momento en el que los dirigentes cacarean que la China actual está más cerca del centro de la escena mundial que en ningún otro momento de la historia, anhelan el respaldo internacional. Cada vez que China anuncia una política importante o celebra un acontecimiento político clave, los medios de comunicación estatales se afanan en contactar con funcionarios y analistas extranjeros para que canten sus alabanzas, aunque el grupo de comentaristas parece reducido, a menudo procedentes de Rusia, Pakistán, Sudáfrica y Cuba.

¿Cómo los dirigentes chinos mantienen contacto con la realidad?

En junio, el Presidente Xi Jinping instó públicamente a los altos funcionarios a crear una imagen «creíble, amable y respetable» para el país, una línea que repitió en una importante conferencia de escritores y artistas en Pekín el martes.

Pero eso no es lo que siente la gente fuera del país. Los guerreros diplomáticos de China responden con agresividad a los funcionarios de gobiernos extranjeros o a las personas que desafían las narrativas de Pekín en temas sensibles; los medios de comunicación estatales se oponen con fuerza a los informes críticos de los medios de comunicación extranjeros y los tildan de antichinos; los guerreros nacionalistas en línea dentro de China persiguen a cualquiera que intente presentar puntos de vista diferentes de la línea oficial como antipatrióticos o apaciguadores de Occidente.

La lucha no es más intensa en ningún lugar que en la confrontación abierta de China con Estados Unidos sobre ideología y valores. Cuando el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, convocó este mes una Cumbre Virtual por la Democracia, Pekín publicó una serie de documentos en un intento de demostrar que China es más democrática que Estados Unidos.

En pocas palabras, China da la impresión de que no tolera ninguna crítica, constructiva o no, de nadie.

Hay un sinfín de razones que explican el trascendental cambio de enfoque y retórica de China en sus relaciones exteriores. Una de ellas es que China cree que ya no es el humilde aprendiz que solía aprender de los maestros de Occidente.

los medios de comunicación estatales se oponen con fuerza a los informes críticos de los medios de comunicación extranjeros y los tildan de antichinos

En los primeros años de la reforma y la apertura de China, Deng Xiaoping dijo que China debía estar en buenas relaciones con Estados Unidos simplemente porque los países que seguían a Estados Unidos se habían desarrollado bien.

En la era de Hu Jintao, que fue presidente y jefe del Partido Comunista de 2002 a 2013, los funcionarios chinos estaban muy abiertos a las ideas diferentes, incluso de sus más duros críticos y enemigos. Chris Patten, el último gobernador colonial de Hong Kong, que una vez fue condenado por un alto funcionario chino como «un pecador de mil años», fue invitado a hablar en la Escuela Central del Partido Comunista, la institución que forma a los cuadros de alto rango.

Incluso, ya en 2017, el Gobierno chino invitó a Steve Bannon, antiguo asesor principal del entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a reunirse con Wang Qishan, entonces máximo zar anticorrupción de China y actual vicepresidente. Entre otras cosas, Bannon fue considerado un importante impulsor del sentimiento antichino mientras estuvo en la Casa Blanca.

Aquellos días de interacciones parecen ahora un recuerdo lejano. Pekín ha redoblado su enfoque pugnaz desde que Trump lanzó una guerra comercial contra China en 2018 y los halcones chinos de su administración comenzaron a hablar de China como una amenaza existencial para el orden internacional liderado por Estados Unidos, desatando una serie de medidas destinadas a frenar el crecimiento de China.

En la primera reunión de alto nivel entre Pekín y la administración Biden en Alaska en marzo, el máximo diplomático chino Yang Jiechi reprendió públicamente a Estados Unidos por no estar capacitado para «hablar desde una posición de fuerza».

Reunión Xi-Biden: sin discordia, sin concordia

Xi y otros altos funcionarios han aprovechado múltiples ocasiones para subrayar que Pekín ya no acepta las prédicas mojigatas de los llamados amos (léase: EEUU y sus aliados occidentales) que se sienten con derecho a dar lecciones a China.

En particular, los funcionarios chinos ven ahora a un EE UU disfuncional y dividido política, racial y culturalmente, caracterizado por el hecho de que Trump y gran parte de sus partidarios republicanos se niegan a aceptar los resultados de las elecciones presidenciales y por la respuesta de Washington a la pandemia del COVID-19, que ya ha provocado más de 800.000 muertes estadounidenses. Además, las invasiones de Estados Unidos en países como Irak y Afganistán, destinadas a cambiar de régimen, han acabado en fracasos catastróficos con graves violaciones de los derechos humanos.

China da la impresión de que no tolera ninguna crítica, constructiva o no, de nadie

Como China juega a largo plazo, Xi ha dicho públicamente que el tiempo y el impulso están del lado de China, lo que indica la intención de atrincherarse para una lucha prolongada con un Estados Unidos en declive pero todavía potente. Mientras tanto, otros altos funcionarios han hablado abiertamente de una supuesta tendencia inevitable de ascenso de Oriente y declive de Occidente.

Su optimismo se basa, al parecer, en la creencia de que mientras China se centre en sus propias prioridades para garantizar que su PBI supere al de EE.UU. y se convierta en la mayor economía del mundo a finales de la década, el resto del mundo verá a China de forma diferente a medida que mejore su propia posición de fuerza.

Mientras tanto, los funcionarios chinos ya no cortejan a los medios de comunicación internacionales en lengua inglesa dominados por Estados Unidos y otras empresas de comunicación occidentales. En los viejos tiempos, Deng y Jiang Zemin, el anterior presidente, aceptaron responder a las duras preguntas de Mike Wallace para el programa de noticias de la televisión estadounidense 60 Minutes. Hoy en día, los funcionarios chinos parecen resignados al hecho de que cualquier cosa que digan a los medios de comunicación occidentales será distorsionada y no se puede confiar en esos medios.

Para China, la desordenada salida de Afganistán de EEUU no es broma

Desde la perspectiva china, los medios de comunicación occidentales perpetúan un mensaje simplista según el cual China es autocrática, hace trampas con la propiedad intelectual, viola los derechos humanos y no cumple los compromisos internacionales. Por tanto, China es mala y Occidente debe luchar. Sin tener en cuenta que China ha hecho muchas cosas bien, convirtiéndose en la segunda economía del mundo, la mayor potencia comercial y el mayor receptor de inversión extranjera directa, además de erradicar la pobreza absoluta. Dado el poder y el alcance omnipresentes de los medios de comunicación internacionales en lengua inglesa, la narrativa de «libre frente a no libre» resuena con tanta facilidad y eficacia en una cámara de eco que es muy difícil cambiarla.

En cambio, los funcionarios chinos están ocupados construyendo una cámara de eco propia. Este mes, China celebró en Guangzhou su Conferencia anual «Entendiendo a China», un foro de primer orden destinado a ayudar a la comunidad internacional a comprender mejor las estrategias nacionales e internacionales de China. Pero lo único que consiguió fue predicar al coro, ya que la lista de asistentes extranjeros fue cuidadosamente examinada y a los periodistas extranjeros -incluidos los del South China Morning Post– se les negaron las credenciales de prensa para cubrir el evento.

los funcionarios chinos ven ahora a un EE UU disfuncional y dividido política, racial y culturalmente

Sin duda, China no ha renunciado a sus esfuerzos por influir en las opiniones internacionales, especialmente en los países en desarrollo, ya que se posiciona como el campeón del multilateralismo y el libre comercio. Por ejemplo, China ha enviado miles de millones de dosis de vacunas a los países africanos y árabes -donde los medios de comunicación chinos han reforzado sus operaciones- y ha prometido fomentar más exportaciones de esos países.

Volviendo a la primera pregunta del principio de este artículo, a los funcionarios chinos les importa lo que los extranjeros digan de China siempre que digan cosas agradables. De forma perversa, Estados Unidos y sus aliados occidentales hacen lo mismo. Hoy en día, cualquier individuo que diga algo bueno sobre China es llamado «abrazador de panda» o algo peor.

Solo hay que preguntar a Ray Dalio, el legendario fundador de la firma de gestión de inversiones Bridgewater Associates que se vio envuelto en una polémica después de comparar a China con un «padre estricto» cuando le preguntaron por la desaparición de disidentes, o a Jeffery Sachs, profesor de economía de la Universidad de Columbia, que se vio obligado a cerrar su cuenta de Twitter en 2019 después de recibir ataques vitriólicos por acusar a Estados Unidos de hipocresía al solicitar la extradición de Meng Wanzhou de Huawei.

 

 

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en el portal SCMP, y la reproducción del mismo en español se realiza con autorización directa del autor. Link al artículo original: https://www.scmp.com/week-asia/opinion/article/3160145/do-chinas-leaders-care-about-what-foreigners-say-about-country

Acerca del autor

Ex editor en jefe del South China Morning Post (SCMP). Tiene una maestría en periodismo y una licenciatura en inglés. Durante 20 años se desempeñó en el China Daily y fue corresponsal de la BBC China. Ahora reside en Beijing como asesor editorial del SCMP.