«Nueva infraestructura» china en América Latina y el Caribe

infraestructura china

El presente artículo es parte del informe “New Infrastructure”: Emerging Trends in Chinese Foreign Direct Investment in Latin America and the Caribbean» – («NUEVA INFRAESTRUCTURA”: Tendencias emergentes de la inversión extranjera directa de China en América Latina y el Caribe) realizado por The Inter-American Dialogue y traducido al español por ReporteAsia. (2/3)

Muchas de estas nuevas áreas prioritarias son descritas por China como «nueva infraestructura» (新基建), un término que abarca industrias -telecomunicaciones, tecnología financiera y transición energética, por ejemplo- que están ampliamente relacionadas con la innovación, pero también son componentes clave de la estrategia de crecimiento económico de China. En los últimos años, China ha promovido estos sectores en su propio país, pero también está desplazando su frontera tecnológica hacia el exterior para aprovechar sus ventajas comparativas y ampliar el comercio y los servicios, especialmente en el Sur Global. Según el Ministerio de Comercio chino, «… la ‘nueva infraestructura’ ha impulsado a las empresas chinas a realizar grandes progresos en el equipamiento de infraestructura, la producción de materias primas, la tecnología, etc., lo que ha dado lugar a un aumento del número, el alcance y la diversificación de los proyectos de la ‘Franja y la Ruta’ en el extranjero».

El término «nueva infraestructura», que surgió como concepto en 2018 y figura en el XIV Plan Quinquenal de China (2021-2025), está entretejido en todos los documentos políticos chinos, junto con otro léxico relacionado con la modernización. Se entiende en relación con la «nueva industrialización», por ejemplo, que apareció en el XX Congreso del Partido de 2022, y se refiere a la realización de la «informatización, urbanización y modernización agrícola». Tanto la «nueva infraestructura» como la «nueva urbanización» parecen apoyar la «modernización al estilo chino», que el Partido Comunista Chino (PCCh) pretende alcanzar para 2035. En el Informe de Trabajo del Gobierno de China de 2022, las «nuevas infraestructuras» se situaron junto a la «nueva urbanización» y la «construcción de grandes proyectos», que juntas se denominaron «Dos noticias y una importante (两新一重)».

La atención de China a la «nueva infraestructura» coincide también con un creciente interés por los proyectos «pequeños y bellos» (小而美; traducido oficialmente como «pequeños pero inteligentes») a lo largo de la BRI. China ha descrito estos proyectos como inversiones más pequeñas y de menor duración global, y que se ajustan mejor a las necesidades de bienestar social de los países. Según Wang Jian, director e investigador del Instituto de Estudios Internacionales de la Academia de Ciencias Sociales de Shanghái, este concepto cobró fuerza cuando China reconoció la necesidad de una mayor «[prudencia a la hora de evaluar] la sostenibilidad medioambiental y financiera de los proyectos… [en] el contexto de la recesión económica mundial, la apreciación del dólar estadounidense y la mayor reducción del espacio fiscal para que algunos países en desarrollo emprendan proyectos a gran escala».

La definición de «nueva infraestructura» sigue siendo bastante vaga, incluso en las publicaciones del Gobierno chino, pero se ha referido de forma bastante sistemática a la 5G, los centros de datos, la inteligencia artificial, el Internet industrial, la transmisión de electricidad de ultra alta tensión, los vehículos eléctricos, las energías renovables y el transporte ferroviario urbano (o «infraestructura urbana», como en la figura 4). El periódico de Shanghái ThePaper.cn animaba a sus lectores a jugar a un «juego del abecedario» para ayudarles a recordar los sectores prioritarios de la «nueva infraestructura», señalando que A es inteligencia artificial, B es blockchain, C es computación en la nube, D es big data, E es nueva energía, F son fábricas no tripuladas, G es 5G, H es transmisión de ultra alta tensión e I es Internet industrial.

Sobre la base de los tipos de acuerdos evidentes en ALC, este informe define la «nueva infraestructura» como la que comprende la fabricación de vehículos eléctricos (incluida la fabricación de baterías, automóviles y autobuses), otras manufacturas de alta gama (que incluyen la fabricación de maquinaria y productos médicos), las TIC, las energías renovables (incluida la hidroelectricidad) y la infraestructura urbana (por ejemplo, el ferrocarril y otros medios de transporte urbano y las líneas de transmisión de ultra alta tensión). Además de la inversión en estas áreas, la tecnología de la «nueva infraestructura» china también está siendo exportada a ALC, y construida por empresas chinas, aunque sin un componente de propiedad china.

Nuestros datos sugieren una tendencia al alza de la IED china en las industrias de «nueva infraestructura» de ALC, siendo las TIC, la tecnología de energías renovables y, cada vez más, los vehículos eléctricos los que representan la mayor parte de esta actividad (véase el gráfico 4). Ya sea en términos de valor o de número de acuerdos, la IED china en estas industrias va en aumento, representando el 58% (alrededor de 3.700 millones de dólares) del total anual de IED china en la región en 2022 y más del 60% del número total de acuerdos de IED anunciados por empresas chinas ese año.

Como se muestra en el gráfico 4, la actividad china de «nueva infraestructura» en ALC es más evidente en las TIC, a través de inversiones totalmente nuevas en equipos, electrónica de consumo, satélites, servicios e informática, por ejemplo. Las condiciones están relativamente maduras para la inversión china en TIC en ALC, incluida una importante base de consumidores con altos niveles de demanda de equipos y servicios digitales asequibles. Además, como las condiciones geopolíticas limitan la inversión en tecnología y las perspectivas comerciales de China en los mercados de los países desarrollados, muchas de las empresas chinas de TIC y de fabricación de gama alta han tratado de comprometerse más ampliamente con ALC y otras partes del Sur Global.

Nuestros datos sobre las TIC muestran que los principales proveedores de tecnología de China están dejando atrás la venta de equipos, que fue la base original de las operaciones de Huawei en ALC. Los equipos siguen siendo un foco prominente para las empresas tecnológicas chinas en la región, como se observa en los gráficos 5 y 6, y representan la mayor parte de los anuncios de TIC. En la actualidad, las empresas chinas se encuentran entre las pocas que pueden vender dispositivos a un precio aceptable para los clientes de renta baja de la región.

 

infraestructura china
GRÁFICO 4: IED CHINA EN INDUSTRIAS DE «NUEVA INFRAESTRUCTURA», 2003-2022

 

Sin embargo, Huawei y otras empresas chinas están ampliando rápidamente su enfoque para incluir centros de datos, computación en la nube y otros servicios, especialmente en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú. Víctor Muñoz, ex director de información de Colombia y ahora socio de la consultora Argia, señaló que en Colombia, las empresas chinas han ampliado la infraestructura 5G al tiempo que integran tecnologías IoT, servicios en la nube y soluciones de ciberseguridad. La computación representó un considerable 41 por ciento de la inversión total en TIC en la región entre 2018 y el primer semestre de 2023. Huawei está desarrollando además capacidad de generación de energía renovable para alimentar nuevas instalaciones informáticas en partes de la región. 

Estados Unidos y algunos socios de ideas afines han advertido contra la dependencia excesiva de la inversión y la influencia chinas en toda la «cadena digital» (infraestructura de red, dispositivos, aplicaciones, contenidos y gobernanza), destacando la necesidad de interoperabilidad y señalando la posibilidad de reutilizar las tecnologías y la infraestructura digitales para permitir la supresión de la sociedad civil. En ALC y en otros lugares, Estados Unidos ha pedido marcos sólidos de protección del consumidor para reducir el espacio para la impunidad y el abuso de los derechos, ya sea a instancias de actores estatales o no estatales. Sin embargo, la tendencia hasta ahora es hacia una mayor inversión china en TIC, con un compromiso evidente en todo el ecosistema digital.

Más allá de los acuerdos relacionados con las TIC, la inversión china en el sector de los vehículos eléctricos de la región también se disparó en 2022 hasta alcanzar los 2.200 millones de dólares, lo que supuso el 35% del valor total de la IED china ese año a través de un total de cinco acuerdos. Estas inversiones incluyeron la fabricación de baterías y automóviles por parte de empresas como BYD, Beiqi Foton y Chery, con especial atención a Brasil, México y Argentina. Los ejemplos fueron abundantes antes de 2022, también, incluyendo inversiones en la fabricación de autobuses eléctricos, en su mayoría por BYD. Ya en 2017, la provincia de Buenos Aires y la empresa china Dongfeng acordaron construir una planta para fabricar vehículos eléctricos para el transporte público.  Otros acuerdos de este tipo se remontan a 2011.

 

infraestructura china
GRÁFICO 5: IED CHINA EN TIC EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE, 2003-2022

 

La industria manufacturera de alta gama es otra área de especial atención, impulsada en gran parte por las tendencias de nearshoring en México, pero también por los intereses en otras partes de la región. A nuestros efectos, la industria manufacturera de alta gama incluye la maquinaria de alta gama y la fabricación de productos médicos, que son más evidentes en México y Brasil, y en menor medida en Colombia, Ecuador y Chile. Casi todas las inversiones chinas en fabricación de productos médicos en ALC se produjeron durante la pandemia y desde entonces a través de operaciones totalmente nuevas, de nuevo en estos cinco países. La empresa médica china Sinovac ha sido responsable de casi el 26% de la inversión en producción médica de alta gama desde 2017. 

En comparación con otras industrias de «nueva infraestructura», la infraestructura urbana apenas figura en el perfil de inversión de China en ALC. El proyecto de la línea 1 del metro de Bogotá es uno de los pocos ejemplos de participación china en este ámbito en ALC. Pero ese proyecto ha estado en un prolongado estancamiento en medio de amargos desacuerdos entre la ex alcaldesa de Bogotá Claudia López y el presidente colombiano Gustavo Petro sobre la construcción del metro. Petro prefería una opción subterránea más cara, mientras que López quería avanzar en un sistema ferroviario elevado ya planificado. En otros casos, China solo participa en la construcción de estos proyectos, como la construcción de la línea 7 del metro de Santiago por parte de China Railway 16th Bureau Group o el contrato de material rodante de CRRC para el ferrocarril suburbano de Santiago. China también está exportando equipos de infraestructura urbana a ALC. Un préstamo de agosto de 2019 a Argentina apoyó la compra de equipos de la línea A del metro a China, por ejemplo. La infraestructura de transmisión de ultra alto voltaje de China, que clasificamos como infraestructura urbana, está presente en Brasil, aunque no como IED. Las empresas chinas obtuvieron contratos allí para construir estas líneas de transmisión de larga distancia.

 

infraestructura china
GRÁFICO 6: INVERSIÓN DIRECTA DE CHINA EN LAS TIC DE LAC, POR PAÍS Y TIPO, 2003-2002

 

El efecto multiplicador de las inversiones en «nueva infraestructura» puede tener un gran impacto en la región y dar lugar a más proyectos relacionados con la innovación. Es probable que el desarrollo de más centros de datos en ALC y otras regiones impulse la demanda. Según Larissa Wachholz, socia de la brasileña Vallya Participações, el desarrollo del comercio electrónico en Brasil ya ha impulsado la inversión de empresas chinas de tecnología financiera y las dedicadas al almacenamiento y la logística. 

Tendencias en los sectores de interés tradicionales

Los inversores chinos también siguen centrándose en sectores de interés tradicionales, como los relacionados con la seguridad alimentaria y energética de China. Algunos de ellos siguen representando una parte significativa de la inversión global (véase el Gráfico 3), pero la inversión dentro de estos sectores también está cambiando de forma coherente con el creciente interés de China por la innovación. 

La inversión agrícola ha sido una característica destacada de la IED general de China en ALC durante más de dos décadas, representando una media del 6% de la inversión china total en la región entre 2003 y 2022. Sin embargo, según nuestros datos, los inversores chinos se han centrado más intensamente en la agrociencia en los últimos años, además de su continuo y antiguo interés en facilitar la producción y el transporte de alimentos. La china Adama compró las participaciones restantes de Chileagro Bioscience SA, un negocio de bioestimulantes, en Chile, por ejemplo, y Sinochem adquirió Agro Jangada y Semillas Ceres en Brasil y México, respectivamente. Brasil ha sido el principal receptor de las inversiones chinas en el sector agrícola desde 2003, incluidas las más recientes en productos químicos agrícolas o fertilizantes, que Wachholz considera motivadas por el interés en acceder a tecnologías agrícolas

La infraestructura a gran escala también sigue siendo de interés para algunas empresas chinas, como lo ha sido durante años, incluso antes del establecimiento de la BRI. A pesar de los riesgos inherentes al avance de los grandes proyectos de infraestructura, estos acuerdos aún tienen cierto valor para China y siguen siendo muy demandados en algunas partes de ALC. Según Ignacio Tornero, director de East Consulting, con sede en Chile, las empresas estatales chinas participan cada vez más en el desarrollo de infraestructura pública chilena, como autopistas, líneas de metro, puertos, depósitos de agua y hospitales. Al menos una parte de la inversión china en infraestructura en ALC y otras partes del mundo aborda las ineficiencias económicas de China, a menudo mediante la exportación de su exceso de capacidad industrial. Como señaló Wachholz, grandes empresas estatales chinas, como State Grid y SPIC, han buscado proyectos de infraestructura en Brasil, tanto como oportunidades de negocio como para ayudar a descargar el exceso de capacidad de China.

La minería y la energía siguen siendo sectores prioritarios para los inversores chinos, pero los intereses de las empresas han cambiado un poco con la evolución de las prioridades políticas de China. En general, el interés ha pasado del acceso a materiales relacionados con la construcción a la extracción de metales y minerales con aplicaciones más amplias, incluidas las cadenas de suministro tecnológico. Con estos intereses en mente, los proyectos de metales y minerales críticos han sido un foco prominente para los inversionistas chinos desde 2017 (ver Gráfico 7), representando el 98 por ciento de la inversión minera china total (incluido el cobre) en ALC, o aproximadamente $ 13 mil millones, de 2017 a 2022. La minería del oro ha crecido en interés en los últimos años, incluso en Colombia y México (véase el Gráfico 8).

 

china infraestructura
GRÁFICO 7: INVERSIÓN DIRECTA DE CHINA EN METALES Y MINERALES CRÍTICOS, POR TIPO, 2003-2022 (EN MILLONES DE USD)

 

Por último, en el sector energético se observa un notable desplazamiento de la IED china desde las fuentes de energía tradicionales hacia la inversión en energías renovables, suponiendo que clasifiquemos la hidroelectricidad como tal (véase el Gráfico 9). Es probable que esta tendencia continúe en cierta medida a medida que China busque nuevas oportunidades en este sector, incluidas ocasiones para descargar equipos de energía verde, y a medida que los gobiernos de ALC formulen y promuevan sus planes de transición energética. Según Wachholz, China ha expresado cierto interés en suministrar electrolizadores, equipos que dividen el agua en hidrógeno y oxígeno, para la incipiente industria del hidrógeno verde en Brasil, pero las empresas chinas aún no han cerrado acuerdos concretos.

El descenso relativo de las nuevas inversiones chinas en petróleo y gas es notable, dado que gran parte de la IED mundial dirigida a ALC en 2022 se centró en los hidrocarburos de la región. En un contexto de aumento de los precios de la energía, muchas empresas internacionales se han comprometido a lograr la seguridad energética, incluso a través de nuevas inversiones en hidrocarburos. En el caso de China, el valor de la inversión en extractivos en ALC ha crecido como proporción del total de acuerdos chinos en los últimos cinco años (véase el gráfico 3), pero esto se explica por un aumento de la inversión china en minerales y metales críticos en ALC, y no por un renovado interés de los inversores chinos en los hidrocarburos de la región. 

 

GRÁFICO 8 IED CHINA EN METALES Y MINERALES CRÍTICOS (INCLUIDO EL COBRE) POR PAÍS Y TIPO, 2003-2022

 

china infraestructura
GRÁFICO 9: INVERSIÓN DIRECTA DE CHINA EN ENERGÍA LAC, POR TIPO, 2003-2022 (EN PORCENTAJE DEL TOTAL DE LA INVERSIÓN DIRECTA ANUAL DE CHINA)

 

No obstante, China importa cantidades significativas de crudo de ALC, y los préstamos chinos respaldados por el petróleo (aunque emitidos hace años, en muchos casos) siguen impulsando parte de la actividad extractiva de la región. Además, la «nueva infraestructura» puede aplicarse técnicamente en apoyo de las industrias del petróleo y el gas, siempre que el objetivo sea modernizar el sector mediante medidas y tecnologías innovadoras. Según Zhang Yuqing, profesor de la Universidad China del Petróleo, con sede en Pekín, esto puede incluir la innovación en sistemas, mecanismos, gestión y tecnología de la industria del petróleo y el gas; la mejora de la seguridad del almacenamiento y el transporte de GNL; y la innovación de los métodos de supervisión de la industria del petróleo y el gas mediante el uso de big data y tecnologías de la información.

 

(1/3): Tendencias emergentes de la inversión extranjera directa de China en América Latina y el Caribe

(2/3): «Nueva infraestructura» china en América Latina y el Caribe

(3/3): ¿Dónde reside la inversión China en América Latina y el Caribe?

+ posts

Es directora del Programa Asia y América Latina de Inter-American Dialogue. Ha publicado extensamente sobre las relaciones de China con la región de América Latina y el Caribe. La economía política de las relaciones entre China y América Latina y Las corrientes cambiantes de la integración transpacífica: China, el TPP y más allá, sus volúmenes coeditados con la Dra. Carol Wise y el Dr. Adrian Hearn, respectivamente, se publicaron en 2016. Myers ha testificado ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes sobre la relación entre China y América Latina y aparece regularmente en los principales medios de comunicación nacionales e internacionales.

Myers también trabajó como analista de América Latina y analista de China para el Departamento de Defensa de los EE. UU., tiempo durante el cual estuvo desplegada con la Marina de los EE. UU. en apoyo de la Asociación de las Américas. Myers fue miembro del Consejo de Relaciones Exteriores. Recibió una beca Freeman para estudios de China y una beca Fulbright Specialist para investigar las relaciones entre China y Colombia en Bogotá. En 2018, Global Americans la identificó como integrante de la "nueva generación de intelectuales públicos".

+ posts

Ángel Melguizo es non-resident senior fellow del Programa para Asia y América Latina de Diálogo Interamericano y consultor economista senior con sede en Colombia y España, especializado en políticas públicas, crecimiento económico y regulación digital.

Melguizo es fundador y socio de Argia, una consultora sobre ecología, tecnología y economía. También es asesor regional de la UNESCO sobre inteligencia artificial y ética en América Latina; miembro visitante del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores; director para las Américas de asw_Replica, una start-up de big data y análisis; asesor externo de empresas líderes de telecomunicaciones y medios de comunicación sobre regulación y responsabilidad corporativa (competencias); y economista principal de Telecom Advisory Services.

+ posts

Yifang Wang se incorporó a Inter-American Dialogue en enero de 2024 como asociado del Programa de Asia y América Latina.

Anteriormente, Wang trabajó como asistente de investigación en el Centro de Estudios Constitucionales y Desarrollo Democrático en Italia, y en el Instituto Charhar y el Instituto Intellisia en China. También realizó prácticas en el Centro ASEAN-China de Pekín.

Buscá en Reporte Asia