Tendencias emergentes de la inversión extranjera directa de China en América Latina y el Caribe

El presente artículo es parte del informe “New Infrastructure”: Emerging Trends in Chinese Foreign Direct Investment in Latin America and the Caribbean» – («NUEVA INFRAESTRUCTURA”: Tendencias emergentes de la inversión extranjera directa de China en América Latina y el Caribe) realizado por The Inter-American Dialogue y traducido al español por ReporteAsia. (1/3)

La inversión extranjera directa (IED) de China en América Latina y el Caribe (ALC) ha desempeñado un papel destacado en el crecimiento sectorial de partes de la región en los últimos 20 años, especialmente en los mercados más grandes de América del Sur, donde las empresas chinas se han centrado históricamente en los vastos recursos agrícolas y extractivos de la región. De 2003 a 2022, la IED china totalizó 187.500 millones de dólares en ALC, todavía muy por debajo de los flujos de IED estadounidenses o europeos durante el mismo periodo. Pero las empresas chinas están aumentando su presencia en la región, ya que buscan oportunidades específicas en casi todos los países de ALC.

Sin embargo, la naturaleza de la IED china en la región está cambiando de forma notable y con implicaciones aún imprevistas para la región y sus muchos otros inversores internacionales. El valor de la inversión china ha descendido algo en los últimos años, como se detalla en este informe. En promedio, la IED de China alcanzó los 14.200 millones de dólares anuales entre 2010 y 2019, pero cayó a un promedio de 7.700 millones de dólares de 2020 a 2021, y luego a 6.400 millones de dólares en 2022. 

Sin embargo, esta caída refleja una recalibración sustancial por parte del gobierno de China y sus empresas, a diferencia del desinterés en la región de ALC. En la actualidad, las empresas chinas buscan en muchos casos un mayor compromiso con ALC, pero a través de acuerdos más pequeños en promedio, y en sectores de frontera que están directamente alineados con los propios objetivos de crecimiento económico de Pekín. 

De hecho, el tipo de proyectos de infraestructura a gran escala que una vez caracterizaron la Iniciativa del Cinturón y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés) -la iniciativa emblemática de política exterior del presidente chino Xi Jinping- ya no son tan emblemáticos de la inversión china en ALC como lo fueron en el pasado. En muchas partes de la región, el interés chino por los canales, el ferrocarril y otras grandes infraestructuras de transporte y energía está siendo sustituido por un creciente énfasis en la innovación, ya sea en tecnologías de la información y la comunicación (TIC), energías renovables u otras industrias emergentes, en consonancia con el enfoque de Pekín en su propia mejora económica y competitividad global. También se observa una evolución considerable en las industrias relacionadas con la innovación de ALC, ya que las empresas chinas han pasado de centrarse en los equipos y dispositivos de TIC a hacerlo en el suministro de infraestructura informática y servicios de tecnología financiera, por ejemplo.

Los sectores de interés tradicionales de China en ALC, como la agricultura y la energía, siguen atrayendo a las empresas chinas, pero sus preferencias también han cambiado en estos sectores: de un interés inicial por impulsar la producción de alimentos a un interés reciente por comprar empresas químicas agrícolas, y de una preferencia por el petróleo de renta variable a un interés creciente por las energías renovables. Los minerales y metales de la región siguen siendo de interés primordial para las empresas chinas, pero ahora apoyan sobre todo a las industrias de alta tecnología de China, en lugar del tipo de desarrollo de infraestructuras nacionales que estimuló el crecimiento económico de China a principios de la década de 2000.

Este informe, que se basa en varias fuentes estadísticas, en nuestro propio análisis de transacciones individuales de IED y en consultas con los principales expertos de la industria en ALC, destaca las diversas tendencias en curso de la IED china en la región, en un momento de considerable transición. La inversión de China en ALC está creciendo en aquellos sectores que muchos países del G7 han tratado de priorizar, tanto en apoyo de los objetivos económicos de la región como con su propia seguridad económica en mente. Las formas y características de estas industrias se forjarán en la próxima década, a medida que las empresas chinas y de otros países compitan por un espacio en los campos relacionados con la innovación y el acceso a los recursos que los sustentan. 

Flujo de IED china

Los datos sobre la IED china en la región de ALC muestran una notable tendencia a la baja en los anuncios de proyectos durante los últimos años. Esto se presenta como una disminución en el valor de los proyectos de IED en nuevas instalaciones a lo largo del tiempo, y una caída más pronunciada en el valor de las fusiones y adquisiciones (F&A) chinas en la región. Como se muestra en el Gráfico 1, el promedio de la IED china en nuevas instalaciones comenzó a estabilizarse en 2014, con un sutil aumento en promedio desde entonces.

En lugar de estabilizarse, el valor de las fusiones y adquisiciones de China ha disminuido en ALC (véase el gráfico 2), con una desaceleración del crecimiento en 2014 y una caída constante después de 2020, sobre la base de una media móvil de cinco años. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) también descubrió que, en 2022, las adquisiciones chinas de activos en ALC fueron las más bajas en una década por número de proyectos y, como porcentaje del total de fusiones y adquisiciones en la región, quedaron por detrás de las de empresas estadounidenses, australianas, de la Unión Europea, canadienses y chilenas.

 

INVERSIÓN CHINA
GRÁFICO 1: INVERSIÓN DIRECTA EXTRANJERA DE CHINA EN LAC POR AÑO, 2003-2022 (MILLONES DE USD)

 

GRÁFICO 2: FUSIONES Y ADQUISICIONES EN LAC EN CHINA, POR AÑO, 2003-2022 (EN MILLONES DE USD)

Lo que queda en materia de fusiones y adquisiciones se limita principalmente a las industrias de generación y transmisión de electricidad («servicios públicos») de ALC. Por ejemplo, en 2020, China Yangtze Power, una filial de China Three Gorges, anunció sus planes de adquirir Luz del Sur, la mayor empresa de servicios públicos de Perú, responsable de suministrar electricidad al sur de Lima y más allá. A través de esa operación, China Yangtze Power también adquirió participaciones en Inland Energy, que participó en la presa Santa Teresa I y en la construcción de las centrales eléctricas de Santa Teresa II, Lluclla y Lluta. China Three Gorges también tiene participaciones en las presas peruanas Chaglla y San Gabán III. En Chile, China Southern Power Grid compró una participación en la empresa de transmisión de energía Transelec en 2018 y State Grid compró la distribuidora de energía Chilquinta Energía en 2019 y CGE en 2020. En total, las operaciones de generación y transmisión de electricidad representaron casi el 74,4 por ciento del total de las transacciones de fusiones y adquisiciones en los últimos cinco años y una cantidad significativa (16.900 millones de dólares) del valor total de la IED china en la región durante ese período.

Incluso teniendo en cuenta las recientes operaciones en el sector energético, hay pocos indicios de que las fusiones y adquisiciones chinas vayan a repuntar significativamente en los próximos meses. De hecho, la tendencia de las fusiones y adquisiciones en ALC forma parte de una ralentización global más amplia de la actividad china en este ámbito. En un estudio reciente sobre la salida de IED de China, la red de servicios profesionales EY estimó el valor de la inversión total anunciada de China en el extranjero en 2022 en 29.000 millones de dólares, lo que supone una caída interanual del 52%. Los analistas atribuyeron esta caída al aumento de las tensiones geopolíticas y al endurecimiento de la regulación relacionada, al aumento de la inflación mundial y a otros factores.

En la región de ALC, el descenso del valor de la inversión china total también parece estar relacionado con una recalibración de las prioridades de inversión por parte del gobierno y las empresas chinas. Las empresas chinas siguen interesadas en invertir en gran parte de ALC, pero cada vez centran más sus esfuerzos en sectores específicos de la región. Entre ellos se incluyen los servicios y la industria manufacturera, en los que otras empresas internacionales también han expresado un interés creciente últimamente, pero también aquellas industrias, como las TIC, que China considera fundamentales para su propio crecimiento económico nacional. Como ha subrayado Xi Jinping a funcionarios nacionales y provinciales por igual, China persigue una «tarea primordial de desarrollo de alta calidad» que se basará en la innovación científica y tecnológica. Esta «tarea primordial» se está llevando a cabo dentro y fuera del país a través de políticas de promoción de industrias prioritarias.

Ya sea impulsada por los intereses de las empresas, los mandatos del gobierno chino o las necesidades de ALC, la inversión china relacionada con la innovación en la región ha crecido con el tiempo, tanto en valor como en número de proyectos (véase el gráfico 3). Sin embargo, debido a que el valor en dólares de estos acuerdos es relativamente pequeño en promedio, su papel prominente en la IED china se ha visto opacado en muchos casos por transacciones de infraestructura física de mayor envergadura. Como se observa en el gráfico 3, los acuerdos de TIC representaron un considerable 40 por ciento de las instancias totales de IED china entre 2018 y el primer semestre de 2023, pero solo el 8 por ciento del valor total de la IED china durante ese período de tiempo, por detrás de la inversión china en las industrias extractivas de ALC (24 por ciento) y los servicios públicos (26 por ciento) en esa medida. 

china inversión
GRÁFICO 3: IED CHINA (M&A Y GREENFIELD) EN ALC POR SECTOR Y PERÍODO DE TIEMPO

El enfoque de China en la energía renovable -otra industria relacionada con la innovación, según la definición de China – también ha crecido en ALC durante la última década, representando más del 6 por ciento del valor de los anuncios totales de IED entre 2018 y 2023. Sin embargo, las inversiones en energías renovables de China entre 2018 y 2023 representaron una parte menor del valor total de los proyectos que en los cinco años anteriores (2013-2017), ya que los servicios públicos y las extractivas (incluidas las transacciones relacionadas con el litio) dominan cada vez más el panorama de la IED de China (véase el gráfico 3). En la región de ALC, como en otros lugares, China ha aprovechado, no obstante, su ventaja competitiva en consistencia de políticas y capital de menor coste para aumentar su presencia en tecnología solar, eólica y de vehículos eléctricos (VE)10. Según nuestros datos, el crecimiento del valor de los acuerdos de fabricación entre 2018 y 2023 se debió en gran medida al crecimiento de los anuncios de proyectos de VE. La fabricación de vehículos eléctricos y baterías representó el 42% del valor total de la inversión manufacturera china durante ese período.

Por supuesto, otros factores también pueden afectar a los flujos de IED china en la región. La propia ralentización del crecimiento chino (estimado en un 5% en 2023 y un 4,2% en 2024) tendrá cierto efecto en la inversión exterior, al igual que la creciente deuda local de China, su considerable deuda pendiente en países de todo el Sur Global y un replanteamiento relacionado en Pekín del enfoque histórico y de alto riesgo de la BRI en la inversión en infraestructura a gran escala. El interés de China en operaciones de menor envergadura en sectores específicos parece formar parte de un esfuerzo más amplio por reducir la exposición al riesgo en ALC y otras regiones, al tiempo que se promueven los principales objetivos de desarrollo de Pekín. Las «Opiniones orientativas sobre una mayor guía y regulación de la dirección de las inversiones en el extranjero» de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, el Ministerio de Comercio, el Banco Popular de China y el Ministerio de Asuntos Exteriores han hecho hincapié en la mitigación del riesgo, al tiempo que han fomentado «la exportación de capacidad de producción nacional superior, equipos de alta calidad y tecnología aplicable», entre otros objetivos de inversión. Estas directrices siguen circulando como lectura obligatoria para los organismos gubernamentales chinos.

La pandemia y sus efectos también han frenado la salida de IED de China. Las instituciones académicas, financieras y gubernamentales de China han señalado los desafíos asociados con el entorno de inversión post-pandémico en América Latina, incluyendo los efectos de la inflación en las economías en recuperación y los escenarios fiscales cada vez más complicados. En su «Informe de Perspectivas Económicas y Financieras Globales» de julio de 2023, el Banco de China señaló la creciente presión de la deuda en algunas partes de ALC, resultado, explicó, de la restricción del crédito en los mercados internacionales. Como también sugirieron el Instituto de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Universidad Tsinghua y la empresa estatal Dagong Credit Rating Company, Ltd. en un informe de 2022, «no se puede subestimar el impacto negativo de la epidemia en el entorno empresarial de los países latinoamericanos». Un informe de Sinosure de 2023 espera que la inversión china en el extranjero «siga expandiéndose en medio de mayores niveles de crecimiento en 2023», aunque mucho dependerá de los esfuerzos de China por impulsar su propio crecimiento económico en los próximos meses y años.

Como se detalla en un informe de 2022 del Inter-American Dialogue y el Boston University Global Development Policy Center sobre las tendencias de la financiación china del desarrollo en ALC, la recalibración del compromiso exterior chino se extiende también al ámbito financiero. La región de ALC no sólo ha experimentado una disminución en el valor de la IED china, sino también una abrupta caída en los préstamos de las principales instituciones financieras de desarrollo (IFD) de China, el Banco de Desarrollo de China ( CDB) y el Banco de Exportaciones e Importaciones de China (Eximbank). Esto fue especialmente evidente en 2020, cuando los préstamos cesaron por completo, en medio de los desafíos relacionados con la pandemia, y mientras China reconsideraba sus funciones de banco de desarrollo y áreas de enfoque. Entre 2019 y 2022, la región de ALC recibió un total de poco más de 2.900 millones de dólares en préstamos tanto del CDB como del Eximbank, en comparación con el pico de préstamos de las IFD en 2010, cuando solo el CDB emitió más de 35.000 millones de dólares a la región. China sigue concediendo préstamos, pero a través de mecanismos financieros diferentes y con un menor énfasis general en los grandes proyectos de infraestructura.

En comparación, los flujos comerciales entre China y ALC son dinámicos. El crecimiento del comercio entre China y ALC se desaceleró un poco en 2022, después de alcanzar un máximo histórico en 2021, pero el volumen del comercio ha crecido a un ritmo rápido: de 14.000 millones de dólares en 2000 a 495.000 millones de dólares en 2022. El enfoque intensivo de China en la innovación también es evidente en los datos comerciales, aunque sobre todo en las exportaciones chinas a la región, que consisten en bienes y servicios cada vez más de alta tecnología. En 2022, el 88% de las exportaciones chinas a ALC corresponden a productos manufacturados de baja, media y alta tecnología. En cambio, las importaciones chinas procedentes de ALC siguen consistiendo principalmente en materias primas, al igual que hace más de una década, aunque los metales y minerales relacionados con el sector tecnológico representan naturalmente una mayor proporción de las mismas con el paso del tiempo. 

Independientemente de las razones de la ralentización de la IED china en ALC y otras partes del mundo, China está dando señales de que habrá más en la región. Las conversaciones de Xi Jinping en noviembre de 2023 con la presidenta peruana Dina Boluarte, el uruguayo Luis Lacalle Pou y el colombiano Gustavo Petro, y su reunión de abril de 2023 con el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, se centraron en ampliar las ya extensas relaciones comerciales, al tiempo que fomentaban la cooperación en sectores relacionados principalmente con la innovación en estos países, incluidos los sistemas de movilidad urbana en Colombia, los productos farmacéuticos en Uruguay, la economía digital, la energía y la minería en Perú, y la 5G en Brasil, entre otras áreas. Estos y otros países de ALC deberían esperar cierto grado de compromiso económico chino en los próximos meses y años, aunque principalmente en sectores alineados con el propio proceso de mejora económica de China.

 

(1/3): Tendencias emergentes de la inversión extranjera directa de China en América Latina y el Caribe

(2/3): «Nueva infraestructura» china en América Latina y el Caribe

(3/3): ¿Dónde reside la inversión China en América Latina y el Caribe?

+ posts

Es directora del Programa Asia y América Latina de Inter-American Dialogue. Ha publicado extensamente sobre las relaciones de China con la región de América Latina y el Caribe. La economía política de las relaciones entre China y América Latina y Las corrientes cambiantes de la integración transpacífica: China, el TPP y más allá, sus volúmenes coeditados con la Dra. Carol Wise y el Dr. Adrian Hearn, respectivamente, se publicaron en 2016. Myers ha testificado ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes sobre la relación entre China y América Latina y aparece regularmente en los principales medios de comunicación nacionales e internacionales.

Myers también trabajó como analista de América Latina y analista de China para el Departamento de Defensa de los EE. UU., tiempo durante el cual estuvo desplegada con la Marina de los EE. UU. en apoyo de la Asociación de las Américas. Myers fue miembro del Consejo de Relaciones Exteriores. Recibió una beca Freeman para estudios de China y una beca Fulbright Specialist para investigar las relaciones entre China y Colombia en Bogotá. En 2018, Global Americans la identificó como integrante de la "nueva generación de intelectuales públicos".

+ posts

Ángel Melguizo es non-resident senior fellow del Programa para Asia y América Latina de Diálogo Interamericano y consultor economista senior con sede en Colombia y España, especializado en políticas públicas, crecimiento económico y regulación digital.

Melguizo es fundador y socio de Argia, una consultora sobre ecología, tecnología y economía. También es asesor regional de la UNESCO sobre inteligencia artificial y ética en América Latina; miembro visitante del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores; director para las Américas de asw_Replica, una start-up de big data y análisis; asesor externo de empresas líderes de telecomunicaciones y medios de comunicación sobre regulación y responsabilidad corporativa (competencias); y economista principal de Telecom Advisory Services.

+ posts

Yifang Wang se incorporó a Inter-American Dialogue en enero de 2024 como asociado del Programa de Asia y América Latina.

Anteriormente, Wang trabajó como asistente de investigación en el Centro de Estudios Constitucionales y Desarrollo Democrático en Italia, y en el Instituto Charhar y el Instituto Intellisia en China. También realizó prácticas en el Centro ASEAN-China de Pekín.

Buscá en Reporte Asia