China-Europa: un enlace ferroviario en camino

China

El presidente chino Xi Jinping ha llegado a Francia como primera parada de su visita de estado a tres países de la Unión Europea. Esta visita, esperada para promover el desarrollo estable y saludable de las relaciones entre China y Europa, es un faro de estabilidad y certeza en la actual situación mundial turbulenta, proporcionando un impulso adicional para la cooperación y el crecimiento global.

China y la UE son socios comerciales importantes, con un comercio de bienes que alcanzó los 783 mil millones de dólares el año pasado. Dado que están geográficamente distantes, la eficiencia del transporte es crucial para un crecimiento comercial sostenible.

Sin embargo, los desafíos geopolíticos han causado interrupciones sin precedentes en las rutas comerciales marítimas globales, facilitando el 90 por ciento del comercio de carga en todo el mundo. Ha impactado significativamente a las industrias automotriz, electrónica y de moda, que dependen en gran medida de la entrega oportuna. Mientras que el transporte marítimo enfrenta numerosas crisis, el transporte ferroviario a través del continente euroasiático prospera y se expande, ofreciendo una alternativa estable y confiable.

El aumento en el costo y la calidad de los bienes transportados impulsa la expansión del transporte ferroviario más rápido. Existe una creciente demanda de productos intensivos en capital y sensibles al tiempo, como módulos fotovoltaicos, vehículos de energía nueva, baterías, productos electrónicos, piezas de máquinas y productos plásticos.

Según informes recientes, el tráfico de carga entre China y Europa ha alcanzado un máximo histórico, con 17,523 viajes en 2023. Estos viajes llevaron un total de aproximadamente 1.9 millones de unidades equivalentes a veinte pies (TEU), lo que representa un aumento del 6 y 18 por ciento interanual, respectivamente. También es importante destacar que el comercio se está volviendo cada vez más simétrico: 9,343 viajes fueron en dirección oeste y 8,180 en dirección este.

Además, el tren ahora tarda alrededor de 10 días en recorrer 9,908 kilómetros desde Xi’an, provincia de Shaanxi, al noroeste de China, hasta Duisburg en Alemania, dos días menos que en 2023. Vale la pena señalar que las emisiones promedio de dióxido de carbono de este servicio son 15 veces menores que el viaje en avión y siete veces menores que el transporte por carretera.

Además, el número de viajes en tren de carga entre China y Europa ha aumentado un 9 por ciento interanual, con 2,928 viajes realizados en los primeros dos meses de 2024. Durante este período, la ruta transportó un total de 317,000 TEU, lo que representa un aumento del 10 por ciento en comparación con el año anterior. Todos estos datos indican que la industria de transporte de carga continúa prosperando y mejorando, proporcionando un medio de transporte más eficiente y respetuoso con el medio ambiente.

China

Una cantidad significativa de carga ferroviaria viaja a través de Asia Central. Por lo tanto, mejorar las relaciones de Asia Central con Europa es crucial para potenciar la logística entre Asia y Europa. Este tema fue discutido en la 19ª Reunión Ministerial entre la Unión Europea y Asia Central en Luxemburgo el 23 de octubre de 2023, donde los ministros de Relaciones Exteriores de la UE y Asia Central tuvieron discusiones exhaustivas. Enfatizaron especialmente la necesidad de una cooperación ampliada en energía, transporte, minería y procesamiento de materias primas. El jefe de la política exterior de la UE, Josep Borrell, invitó a los países de la región a «convertir los desafíos globales en oportunidades compartidas», un claro testimonio del espíritu colaborativo que sustenta esta conferencia.

La UE tiene planes de fortalecer sus asociaciones con Asia Central invirtiendo 10 mil millones de euros (alrededor de 10.8 mil millones de dólares) en la Ruta de Transporte Internacional Transcaspiano (TITR) o el Corredor Medio. El TITR es una ruta comercial que parte desde China y pasa por Asia Central, el Mar Caspio, el Cáucaso Sur y Turquía, llegando finalmente a Europa.

El crecimiento rápido del tráfico ferroviario entre China y Europa brinda confianza a los responsables políticos europeos de que el proyecto dará frutos. El beneficiario obvio de dicho proyecto sería Asia Central, que no solo obtiene acceso a los mercados chinos y europeos, sino que también, por primera vez, abre la posibilidad de comercio tanto entre ellos como con los países del Cáucaso Sur y Turquía por ferrocarril. El renacimiento de la nueva Ruta de la Seda puede convertirse en realidad.

La colaboración reforzada entre China y Europa ofrece un gran potencial para beneficios mutuos. Su cooperación en múltiples ámbitos, como el comercio, la geopolítica y las relaciones internacionales, puede dar lugar a un progreso sustancial. Asia Central, un puente terrestre natural entre Oriente y Occidente, puede aprovechar la inversión y el desarrollo del comercio de esta asociación.

Europa está interesada en establecer relaciones comerciales con China y Asia Central utilizando el Corredor Medio, la ruta más corta que conecta Europa con la región y China. Los ferrocarriles modernos de alta velocidad son la tecnología más adecuada para construir esta ruta. Por lo tanto, es crucial involucrar a todas las partes interesadas en la planificación y el diseño de la infraestructura del Corredor Medio para asegurar que el futuro ferrocarril se convierta en un ejemplo destacado del proyecto más avanzado y económicamente factible del siglo XXI.

Nota: este es un artículo republicado del medio «CGTN» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

Djoomart Otorbaev, ex primer ministro de la República Kirguistán, es un investigador sénior no residente en el Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad Renmin de China y miembro del Centro Internacional Nizami Ganjavi.

Buscá en Reporte Asia