Guerra de desgaste

Guerra

Las dos principales guerras en curso en el mundo (la guerra de Ucrania y Gaza) han persistido durante muchos días, sin que ningún lado haya obtenido una victoria decisiva. Recientemente, la invasión de Ucrania por parte de Rusia marcó el segundo aniversario, mientras que la guerra ha estado estancada. La represalia de Israel contra el ataque de Hamas el 7 de octubre con el objetivo de eliminar a los militantes no ha tenido éxito. Por lo tanto, ambas guerras han quedado atrapadas en una ‘guerra de desgaste’.

¿Qué es la ‘Guerra de Desgaste’?

La guerra de desgaste se puede definir como el proceso sostenido de desgastar a los oponentes al emplear toda su fuerza militar para atacarlos. El incesante ataque a las posiciones enemigas impondría efectos perjudiciales en las tropas, dejando numerosas bajas, afectando negativamente la economía y erosionando la moral de las tropas.

Por lo general, el bando más débil emplearía la estrategia de desgaste para atacar al oponente más fuerte y prolongar el conflicto en lugar de crear un terreno para la victoria decisiva de este último.

Al referirse a la estrategia de desgaste, la teoría de la guerra de Clausewitz dilucida que ‘es un error creer que existe un método hábil para desarmar y vencer al enemigo sin un gran derramamiento de sangre… la guerra es un acto de violencia llevado a sus límites más extremos’

El actor debe tener la capacidad de reforzar las tropas a pesar de las numerosas bajas y el suministro incesante de armas y municiones, que es la forma fundamental para que un combatiente se enfrente a una prolongada guerra de desgaste.

La estrategia de desgaste jugó un papel fundamental en la Primera Guerra Mundial. La estrategia en el frente occidental colocó a las potencias de la Entente en una posición ventajosa. Las batallas de Verdún y el Somme marcaron un cambio significativo al infligir enormes pérdidas a las fuerzas alemanas a través de la guerra de trincheras.

Después de la fallida campaña contra Israel en la guerra de 1967, Egipto propugnó audazmente la guerra de desgaste contra Israel (1969-1970) para volver a ocupar la Península del Sinaí. La Unión Soviética se alió con Egipto y, supuestamente, Israel contó con el respaldo de Estados Unidos. Para frenar la escalada, Estados Unidos introdujo el Plan Rogers, que presionó a ambos rivales para que firmaran un acuerdo de alto el fuego. A pesar de la naturaleza inconclusa del conflicto, los analistas sugieren que las fuerzas egipcias aprendieron lecciones efectivas de guerra de ese breve conflicto que influyeron en la Guerra del Yom Kippur (1973).

Guerra de Israel en Gaza

A pesar de la superioridad militar de Israel, se ha enfrentado a un obstáculo para aniquilar a Hamas. Según el informe ‘Military Balance 2023’, Israel cuenta con 169.500 efectivos militares activos, a diferencia del escaso número de 25.000 a 30.000 combatientes de Hamas. Hamas está explotando el campo de batalla en el norte de Gaza mediante tácticas de guerrilla sin crear condiciones favorables para Israel.

La prolongada guerra ha impactado la economía de Israel y ha avivado el disenso entre la población contra el primer ministro Benjamin Netanyahu por su fracaso en recuperar a los rehenes israelíes capturados por Hamas. Además, Hezbolá, un proxy de Irán en Líbano, ha lanzado una andanada de cohetes hacia el norte de Israel desde el inicio de la Guerra de Gaza.

Guerra Rusia-Ucrania

El 24 de febrero de 2022, cuando Rusia invadió Ucrania, inicialmente se especuló sobre una batalla a corto plazo al reunir sus tropas y municiones para la ofensiva contra Ucrania. Hasta ahora, las potencias occidentales han seguido respaldando a Ucrania al proporcionarle armas y municiones sofisticadas para desgastar a su archi-rival Rusia.

En comparación con las muertes de tropas en la guerra contra Chechenia y la invasión de Afganistán, Rusia ha sufrido enormes pérdidas, con más de 50.000 efectivos militares que han perdido la vida.

Rápidamente, Rusia reconstruyó la economía a través de la lente del ‘Keynesianismo Militar’ con un enorme flujo de inversión hacia el complejo militar-industrial, lo que estabilizó la economía al crear empleos y, posteriormente, aumentar la producción de armas. El suministro ininterrumpido de armas al campo de batalla y la capacidad de refuerzo de Moscú equipada para librar una guerra de desgaste.

Papel de los Drones

En el contexto de la guerra de desgaste, la proliferación de drones ha ejercido una mayor influencia sobre los actores más débiles para resistir a sus oponentes más fuertes. La tecnología de enjambres de drones tiene la capacidad de causar un impacto letal en los oponentes sin intervención humana. Además, la prevalencia de drones en manos de actores no estatales (especialmente Hamas, Hezbolá) ha revelado una nueva forma de guerra asimétrica que tendría el potencial de entrar en la fase de desgaste.

Conclusión

La guerra de desgaste ha llegado para quedarse. Muchas de las guerras asimétricas en curso tienen el potencial de convertirse en una guerra de desgaste en los próximos años. Las guerras pueden prolongarse en el futuro y solo las naciones con grandes recursos podrán mantener su economía durante el curso de la guerra.

Nota: este es un artículo republicado del medio «Defence, Research and Studies» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Central de Kerala. Actualmente cursa estudios de posgrado en la South Asian University de Delhi.

Buscá en Reporte Asia