El gran negocio de la guerra

Guerra

Si alguien vende paraguas, impermeables o botas, le vendría bien que llueva a menudo. A cántaros, en lo posible, por más que las tormentas provoquen inundaciones y otras desgracias. En ese plan, las empresas fabricantes de armamento y equipo militar sonríen frente a la tragedia ajena.

En 2023, una de cada seis personas en el mundo ha estado expuesta a un conflicto armado, según el Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB). No solo se trata de las guerras en Ucrania y en la Franja de Gaza, sino de otras, más de 50 en curso, por las cuales el gasto mundial en defensa ha crecido como nunca después de la Segunda Guerra Mundial.

Tanto la lluvia como la guerra deparan pingües ganancias por el aumento de la demanda de paraguas, impermeables, botas, tanques, arsenales y municiones. La necesidad de combate en ambos casos crece a medida que se multiplican las tormentas y los tormentos. La compañía norteamericana Lockheed Martin, la mayor exportadora de armas del mundo, vio crecer su capitalización bursátil más de un 10 % desde la masacre terrorista de Hamas en Israel. Otros pesos pesados de la industria armamentística norteamericana, como Raytheon TechnologiesBoeingNorthrop Grumman y General Dynamics, también se frotaron las manos.

La represalia de Benjamin Netanyahu tuvo coro en Estados Unidos, cuyas compañías armamentísticas dominan el mercado mundial con un 51 %. Muy por detrás, enumera Bloomberg, quedan China (18 %), Reino Unido (6,8 %), Francia (4,9 %), Rusia (3 %), Italia (2,8 %), Israel (2 %), Alemania (1,6 %), Japón (1,5 %) y Corea del Sur (1,2 %). Un negocio de millones y millones que disparó balas, misiles y, también, acciones en Wall Street. Treparon a las nubes. Otro tanto ocurrió en Europa con la contratista militar británica BAE Systems, la italiana Leonardo, la alemana Rheinmetall, la transeuropea Airbus, la española Indra y las francesas Thales Group y Dassault Aviation Group. Un informe de Goldman Sachs advertía en 2023 que las ganancias de esas empresas no se habían registrado en un siglo.

El gasto militar aumentó un 9 % en un año. Batió un récord: 2,2 billones de dólares

Signo de la sensación de menosprecio de las leyes internacionales de derechos humanos. Por la naturalización de las guerras en Ucrania y en la Franja de Gaza; la expulsión de los armenios de Nagorno Karabaj, y la sucesión de golpes de Estado en África, entre otros conflictos documentados por del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS). La OTAN está dispuesta a invertir en armas seis veces más que en 2014 tras las amenazas de Donald Trump, precandidato presidencial de Estados Unidos, de tomar represalias si sus miembros no aportan el 2 % del PBI al rubro defensa.

¿Por qué nos conmovemos cuando son rescatados 33 mineros atrapados en las profundidades de la Tierra o cuando un bebé es rescatado de un vertedero, pero no reaccionamos del mismo modo frente a la matanza de cientos de personas en un ataque vil a una población civil? Quizá porque vemos la guerra como un fenómeno tan natural como la lluvia no solo en Ucrania y la Franja de Gaza, sino también en Burkina FasoEtiopíaMyanmarNigeriaSiriaSomaliaSudánYemen y otros agujeros negros. Puntos de partida de dos de cada tres refugiados en el mundo.

El gasto militar aumentó un 9 % en un año. Batió un récord: 2,2 billones de dólares. Lo impulsó la OTAN en 2023, el más mortal por conflictos armados desde el genocidio de Ruanda en 1994. Fue en respuesta a la guerra en Ucrania y las crecientes tensiones con China. “La actual situación de seguridad militar presagia lo que probablemente será una década más peligrosa, caracterizada por la aplicación descarada por parte de algunos del poder militar para perseguir reclamos”, resume el IISS en un estudio titulado La era de la inseguridad. La que nos toca vivir mientras prospera un negocio. Un negocio de mala muerte.

Nota: este es un artículo republicado del medio «El Ínterin» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

Jorge Elías es un destacado periodista argentino especialista en  política internacional y relaciones internacionales. Fue corresponsal en Estados Unidos, México y Canadá, como así también, tiene una vasta experiencia en investigaciones relacionadas a la política internacional. Es también integrante del Instituto de Política Internacional de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas y miembro consultor del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI).

Buscá en Reporte Asia