Análisis de la capacidad de guerra espacial china

GUERRA ESPACIAL CHINA

China ha probado su avanzado sistema hipersónico de bombardeo orbital fraccionado (FOBS), que hace dos años le permitiría desplegar armas nucleares contra cualquier escudo antimisiles existente en el mundo.

Es necesario analizar la capacidad de guerra espacial china para medir la percepción de amenaza existente.

Introducción

En la última década, se ha informado de que China ha mejorado sus capacidades de guerra espacial. Una nueva adición a sus capacidades quedó demostrada en el año 2021, cuando el Financial Times informó de que, en agosto de 2021, los militares chinos lanzaron un cohete que transportaba un vehículo de planeo hipersónico (HGV) que dio la vuelta a la Tierra y voló a través de la órbita terrestre baja antes de desorbitar y dirigirse hacia su objetivo. Este tipo de sistemas se conocen comúnmente como «Sistema de Bombardeo Orbital Fraccionado» (FOBS). El cohete que supuestamente se iba a utilizar para transportar este HGV era un cohete Long March 2C (LM-2C), que según los expertos estadounidenses no fue anunciado por los chinos, lo que contribuyó a la ocultación de esta prueba.

Cohete Long March-2C

Desarrollo histórico de los FOBS

Un FOBS no es un nuevo tipo de sistema de armas inventado o desarrollado por China. El desarrollo histórico de este tipo de sistemas tuvo lugar en la época de la Guerra Fría en la antigua URSS soviética. Un FOBS es un sistema de cohetes que transporta una carga útil (HGV) que primero se pone en órbita y, antes de que complete una vuelta completa a la Tierra, la carga útil se libera en la atmósfera terrestre para bombardear su objetivo. La carga útil se lanza a la atmósfera a una distancia equivalente a 1/4 de la distancia total de la órbita, de ahí el término «Orbital fraccionada».

Una serie de éxitos de los soviéticos condujo al diseño de un sistema rudimentario de bombardeo orbital. El sistema probado en esta serie fue designado SS-X-6. Se creía que el sistema de vehículo de lanzamiento era el SL-11. Las capacidades de este sistema en una función FOBS se evaluaron como capaces de colocar aproximadamente 7200 libras en órbita terrestre baja y de reentrar una carga útil de 2500 a 3100 libras con una probabilidad de error circular de entre 1 y 3 millas náuticas a distancias de hasta unas 16.000 millas náuticas.

Análisis de la prueba FOBS china

A finales de noviembre de 2022, el Pentágono publicó algunos detalles sobre esta prueba FOBS china, afirmando que el HGV viajó casi 25.000 millas o 40.000 kilómetros y alcanzó velocidades hipersónicas en julio de 2021, donde se informó que el HGV viajó durante un tiempo de vuelo total de aproximadamente unos 100 minutos, que es el tiempo de vuelo más largo de este sistema. Como esta prueba tuvo lugar en el mismo mes de julio de 2021, la prueba de agosto de 2021 puede considerarse como una prueba repetida para mejorar los resultados anteriores. Se ha informado de que esta arma ha sido desarrollada por la Academia China de Aerodinámica Aeroespacial (CAAA).

La CAAA es un instituto de investigación dependiente de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (CASTC), la principal empresa estatal que fabrica sistemas de misiles y cohetes para el programa espacial del país. Pero hasta ahora estas dos entidades no han hecho ningún comentario sobre esta prueba del 2021. Como se puede observar en los informes, es muy poca la información que se puede recopilar aquí porque esta prueba ha sido estrechamente vigilada por la RPC. Podemos observar que sólo el tipo de cohete, la distancia recorrida, el tiempo de vuelo, el objetivo, el logro de la misión y el instituto involucrado pueden ser descifrados según el informe del Pentágono y el informe del Financial Times.

En cuanto al tipo de cohete, que pertenece a la serie LM de cohetes, originalmente de la familia de cohetes Cheng Zeng, es un producto de la Academia China de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento (CALVT) y se utiliza principalmente para desplegar satélites en órbitas bajas terrestres y síncronas solares. El LM-2C tiene unos 42 m de longitud y puede utilizar varias etapas superiores para misiones en órbita sincrónica solar (SSO). Puede transportar una carga útil de 3.850 kg (8.490 libras) hasta la LEO. Esta información nos da una pequeña pista de cuál podría ser el peso estimado de la carga útil (HGV) que es el objeto de interés.

Ahora, hipotéticamente, si suponemos que el peso máximo del HGV es de unos 2.000 kg, entonces, si se le carga con 1.850 kg de material convencional o nuclear fisible, tendrá una capacidad de explosión superior a la registrada en los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki. Este tipo de explosión es suficiente para causar una destrucción masiva, el tipo de resultados estratégicos que una nación puede esperar cuando se utiliza un FOBS que también fue planeado por los líderes de la antigua Unión Soviética contra los EE.UU..

El segundo resultado de esta prueba puede ser la velocidad estimada del vehículo pesado, que puede calcularse a partir de los parámetros definidos anteriormente. Se pueden aplicar fórmulas sencillas de velocidad, distancia y tiempo para estimar que el sistema HGV+FOB podría haber viajado a una velocidad de 6.666,6 metros/segundo, que es casi 19 veces (Mach 19) la velocidad del sonido (343 metros/segundo) y puede decirse que viaja en el régimen hipersónico (>Mach 5). Este es el tipo de sistema de transporte de gran tonelaje que sólo Rusia ha desarrollado, y ahora China puede cambiar las reglas del juego si alcanza esta velocidad.

A finales de noviembre de 2022, el Pentágono publicó algunos detalles sobre esta prueba FOBS china, afirmando que el HGV viajó casi 25.000 millas o 40.000 kilómetros y alcanzó velocidades hipersónicas en julio de 2021

La tercera conclusión de esta prueba es el objetivo de alcanzar el blanco. Aunque, según los informes, el sistema no alcanzó el objetivo por casi 25 millas, la prueba puede considerarse un éxito parcial por dos razones. Una es que, aunque el objetivo falló por una distancia considerable, con independencia de ello, la amenaza de que el vehículo pesado entrara en tierra firme a tan alta velocidad es una señal de la creciente confianza china en disponer de un sistema estratégico, porque tradicionalmente el FOBS se considera un sistema estratégico.

La guerra militar convencional se queda obsoleta

Ahora bien, si el FOBS se combina con un HGV, se convierte en una combinación letal. Así pues, que el sistema falle su objetivo por 25 millas o por 1 milla no es un factor a tener en cuenta cuando los chinos tienen planes de causar daños estratégicos en un área de gran extensión. Esto también se puede entender por el hecho de que cuando un sistema de este tipo utiliza una cabeza nuclear, la destrucción masiva causada cubre una gran área, y por lo tanto fallar el objetivo no debería ser una gran preocupación para los chinos, teniendo en cuenta que fue la primera prueba y hay opciones disponibles para su corrección de orientación.

La cuarta y última conclusión de esta prueba tiene ramificaciones globales. La Inteligencia estadounidense fue sorprendida cuando se produjo esta prueba. Por lo tanto, también será increíblemente difícil para los aparatos de inteligencia de otras naciones detectar el lanzamiento de tales sistemas en tiempo de guerra o de paz. Así que, en el futuro, será difícil saber si cualquier despegue de un cohete chino es para un lanzamiento espacial pacífico y civil o para un ataque militar beligerante, lo que introducirá ambigüedad en el proceso de toma de decisiones del defensor. También podría aumentar el riesgo de percepciones estratégicas erróneas, errores de cálculo y equivocaciones; una situación inaceptable en la que intervienen Estados con armas nucleares.

Preocupación por EEUU y sus aliados

Durante una audiencia del Subcomité de Fuerzas Estratégicas del Servicio Armado de la Cámara de Representantes de EE.UU. celebrada en 2022 por el Mando Espacial de EE.UU., los miembros reconocieron la amenaza de esta comisión intercontinental china, que preocupaba a todos sus miembros. Plantearon abiertamente cuestiones sobre la inversión actual de EE.UU. en capacidad de disuasión para asegurar a sus aliados y disuadir a sus enemigos.

Michael Gallagher, miembro republicano del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, indicó que Phytium, una empresa tecnológica china, utiliza tecnología estadounidense para alimentar un superordenador militar que modela el vuelo hipersónico. Aunque la administración Biden incluyó acertadamente a Phytium en la Lista de Entidades del Departamento de Comercio, no ha aplicado la Norma de Productos Directos Extranjeros que se utilizó con éxito para contrarrestar a Huawei. Como resultado, la tecnología derivada de EE.UU. producida por TSMC todavía permite el trabajo maligno de Phytium.

Desde el punto de vista de la defensa, interceptar tales FOBS sería muy difícil, especialmente si se tiene en cuenta que las capacidades de interceptación en curso de EE.UU. se centran en misiles balísticos tradicionales, que siguen una trayectoria parabólica y tienen alcances generalmente conocidos en cada etapa de vuelo. También es un hecho conocido que las defensas antimisiles estadounidenses sólo se diseñaron para proteger contra ataques de países con inventarios de armas nucleares más limitados, es decir, Corea del Norte e Irán; no China ni Rusia.

Contramedidas propuestas

Ninguna nación posee actualmente una capacidad única para contrarrestar estos sistemas. Por ello, EE.UU. desearía reconsiderar los enfoques actuales en materia de disuasión y defensa antimisiles. Estados Unidos quiere aumentar sus sensores espaciales y terrestres para rastrear y detectar estos sistemas.

Desde el punto de vista de la defensa, interceptar tales FOBS sería muy difícil, especialmente si se tiene en cuenta que las capacidades de interceptación en curso de EE.UU. se centran en misiles balísticos tradicionales

También se está estudiando la posibilidad de desplegar interceptores avanzados y sistemas no cinéticos, como láseres de alta potencia (HPM). Dedicar más personal a la misión de defensa aérea y antimisiles, adquirir más software para mejorar la interconexión y comprar sistemas «listos para usar» que ya están disponibles son algunas de las opciones que baraja Estados Unidos. Otras estrategias de defensa pasiva podrían incluir la construcción de infraestructuras adicionales para poder dispersar las fuerzas vulnerables; el endurecimiento de las bases aéreas y otros emplazamientos críticos; el camuflaje, la ocultación y el engaño; y el despliegue de capacidades de reconstitución para permitir una recuperación más rápida tras un ataque.

Conclusión

Esta prueba FOBS debería ser una llamada de atención para que India empiece a prepararse para contrarrestar este tipo de sistemas en el futuro, ya que India tiene disputas fronterizas directas con China y no se puede descartar la amenaza de un conflicto con este país por errores de concepto en el futuro.

Artículo republicado en el marco de un acuerdo con Dras (Defense Research and studies) para compartir contenido. Link al artículo original:https://dras.in/chinese-space-warfare-capability-an-analysis/

+ posts

Cursa actualmente un máster en Relaciones Internacionales, Seguridad y Estrategia (MA-IRSS) en la Jindal School of International Affairs de Sonepat, Haryana. Es licenciado en Ingeniería Química por la Universidad SRM de Chennai. Es investigador y analista independiente en las áreas de asuntos globales, seguridad nacional, estudios de poder aéreo y geopolítica. Escribe para diversos think tanks, foros e institutos y es autor de los libros "Human Security challenges in Democracies and Autocracies" y "Role of Movies as a Soft-Power in Global Politics".

Buscá en Reporte Asia