Diana Mondino recibió al embajador de China tras mensajes ambiguos desde el gobierno argentino

Diana Mondino China

La Canciller argentina, Diana Mondino, mantuvo un encuentro de trabajo con el Embajador de la República Popular China en Argentina, Wang Wei, tras los vaivenes en la relación desde la asunción de Javier Milei.

Durante el encuentro, ambos funcionarios destacaron el cordial intercambio epistolar mantenido entre el Presidente de la Nación, Javier Milei, y el Presidente chino, Xi Jinping, con motivo de la reciente elección del mandatario argentino y el interés manifestado por ambos líderes en fortalecer la relación bilateral. En particular, la Canciller Mondino agradeció el pronto otorgamiento del plácet de estilo para el futuro Embajador argentino en China, el diplomático Marcelo Suárez Salvia.

Ambas partes coincidieron en reconocer la relevancia de la Asociación Estratégica Integral establecida entre la Argentina y China, que en 2024 celebra sus primeros 10 años, y en su interés por continuar desarrollando esta asociación. En este marco, los funcionarios conversaron sobre la necesidad de reactivar los distintos mecanismos de cooperación bilateral existentes.

Argentina avanza en el Tratado de Doble Imposición con China

Durante el encuentro, Mondino y Wang desestimaron recientes versiones de prensa infundadas y reafirmaron los lazos de amistad y el principio de una sola China. “No cabe duda de la importancia del intercambio comercial entre ambos países, siendo China el segundo socio comercial argentino, el segundo destino de nuestras exportaciones y el primer origen de las importaciones en el país”, afirmó la Canciller.

Con respecto al financiamiento chino a la infraestructura argentina, se abordó la participación en la Iniciativa de la Franja y la Ruta auspiciada por China, la que integran más de 140 países. Sobre esta cuestión, Mondino señaló que “estos mecanismos de cooperación financiera son de gran utilidad para la Argentina siempre y cuando los proyectos financiados sirvan a su interés nacional”.

Finalmente, conversaron sobre cuestiones de la agenda internacional, tales como el proceso de reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, destacando las coincidencias de ambos países en el marco del grupo negociador Uniting for Consensus, así como la coordinación sino-argentina dentro de los ámbitos multilaterales en los que ambos países tienen posiciones comunes.

Los coqueteos del gobierno con Taiwán, una cuestión clave para la administración de Xi Jinping había puesto en duda la continuidad normal de las relaciones. El gobierno argentino había dado una buena señal con el avance del Tratado de Doble Imposición en el Senado. La aprobación del TDI llega en un momento clave para el gobierno de Javier Milei en sus relaciones con China, que no han comenzado de la mejor forma tras la suspensión del swap de monedas por parte de la administración de Xi Jinping y la negativa de la Cancillería argentina a participar del grupo BRICS. Se suma a señales equivocadas por parte de algunos funcionarios, que se han inmiscuido en la sensible cuestión de Taiwán y la política de Una Sola China que defiende el PRC, e incluso a los dichos negativos de Milei durante la campaña presidencial.

La relación con China resulta clave para el nuevo gobierno argentino, a pesar de sus diferencias ideológicas. Argentina no puede darse el lujo de complicar su comunicación con la administración de Xi Jinping.

+ posts

Buscá en Reporte Asia