Malasia: a un año de asumir Anwar Ibrahim titubea en sus reformas

Madani

El gobierno del primer ministro de Malasia, Anwar Ibrahim, cumplió su primer año en el poder con diversas partes interesadas presionando para que se apliquen urgentemente reformas políticas.

Durante su toma de posesión, el gobierno de coalición dirigido por Anwar desveló el lema de Madani Malaysia (Malasia civil) para señalar su intención de llevar a cabo reformas tras años de inestabilidad. Los grupos de derechos humanos acogieron con satisfacción la llegada al poder de un nuevo gobierno como una oportunidad para derogar las leyes represivas, ya que el propio Anwar estuvo detenido por cargos cuestionables cuando era líder de la oposición.

¿Cuál ha sido la actuación del gobierno de Madani en el último año? Diversos grupos y analistas reconocieron las reformas promulgadas por el gobierno, como la abolición de la pena de muerte obligatoria, la despenalización del intento de suicidio, compromisos más audaces para hacer frente al impacto del cambio climático y el aumento de las inversiones extranjeras, incluida la decisión del multimillonario tecnológico Elon Musk de establecer una oficina en Malasia.

Sin embargo, los observadores también señalaron que el gobierno de Anwar ha tardado en poner en marcha reformas que reforzarían los mecanismos democráticos y la protección de los medios de comunicación. También se acusa a Anwar de complacer a las fuerzas islámicas conservadoras para reforzar el apoyo de este segmento de la población.

Malasia tiene una población predominantemente musulmana malaya. Bajo el gobierno anterior, la línea dura islámica se mostró agresiva a la hora de exigir una aplicación más estricta de las leyes religiosas que afectaban a las minorías religiosas y a la comunidad LGBTQ+.

La académica Bridget Welsh, del Instituto de Investigación sobre Asia y Malasia de la Universidad de Nottingham, resume el legado de Anwar.

«La actuación de Anwar ha sido desigual; ha conseguido mantenerse en el poder, pero a costa de su credibilidad y de las expectativas y esperanzas de su base política».

Un informe publicado por el Centro de Periodismo Independiente (CIJ) el 10 de diciembre pone de relieve la lentitud de los avances en la realización de las reformas prometidas por el gobierno de Anwar. Alaba la decisión del gobierno de crear un Consejo de Medios de Comunicación, la aprobación de la Ley de Derecho a la Información y la promulgación de medidas para proteger a los denunciantes. Pero también señaló que las autoridades han seguido recurriendo a leyes de la época colonial para acosar a críticos, periodistas y miembros de la oposición. Por ejemplo, CIJ supervisó la presentación de 29 casos de sedición en 2023, frente a 15 en 2022.

Nabila Khairuddin, coordinadora de campaña de Abogados por la Libertad, recordó a los funcionarios del gobierno de Anwar la tiranía que sufrieron cuando el gobierno anterior utilizó la Ley de Sedición como arma contra los miembros de la oposición.

«Resulta aún más decepcionante que muchos de los entonces líderes de la oposición, que ahora están en el poder, no hayan actuado contra el uso de la Ley de Sedición cuando ellos mismos son conscientes, y algunos han experimentado de primera mano, la facilidad con la que se puede hacer un uso indebido de la opresiva legislación para atacar a disidentes y opositores políticos bajo el gobierno anterior.»

Este año, Global Voices publicó artículos que reflejaban la preocupante tendencia a restringir la libertad de expresión, como la confiscación de relojes con motivos del orgullo, el acoso policial a organizadoras de marchas de mujeres, el bloqueo de sitios web críticos antes de las elecciones estatales y las investigaciones por sedición contra escritores y artistas.

CIJ lamentó el estado de la libertad de expresión bajo el gobierno de Anwar.

«Constatamos que los medios de comunicación siguen estando restringidos. CIJ señala que, a pesar de que el cambio de gobierno señaló inicialmente un cambio de mentalidad respecto a la opinión disidente, el gobierno actual sigue intentando restringir las opiniones alternativas y la independencia de los medios de comunicación mediante el uso de la ley y prácticas arbitrarias.»

CIJ y otros grupos de derechos humanos instan al gobierno de Anwar a centrarse en su promesa de promover la democracia derogando leyes represivas como la Ley de Sedición y garantizando el derecho de los medios de comunicación a informar sin temor a ser perseguidos.

Nota: artículo republicado de Global Voices por licencia Creative Commons Attribution 3.0. Link al artículo original.

 

+ posts

Activista y ex miembro de la Cámara de Representantes de Filipinas durante dos mandatos. Blogger desde 2004 en mongster's nest. Se unió a Global Voices en 2006.

Buscá en Reporte Asia