India en el Ártico: actores en la región

India estableció su estación de investigación en el Ártico en el año 2008. El programa ártico de India tiene como objetivo contribuir al desarrollo, consolidación y difusión de factores que afectan el cambio climático, sus impactos y adaptaciones. India ha iniciado recientemente una expedición al Ártico bajo el Ministerio de Ciencias de la Tierra.

Investigaciones de la India

La primera expedición invernal de la India al Ártico comenzó el 18 de diciembre de 2023, dirigida por el Ministro de la Unión Kiran Rijiju del Ministerio de Ciencias de la Tierra (MoES), y avanzará significativamente en los estudios del país sobre biodiversidad, aumento del nivel del mar y el clima global. Kiren Rijiju, el Ministro de la Unión de Ciencias de la Tierra, lanzó esta expedición científica de invierno a la región ártica con el objetivo de mantener una presencia durante todo el año en la estación de investigación Himadri en Svalbard, Noruega. La misión permitirá la observación durante todo el año de las condiciones climáticas y astrofísicas polares.

Desde el punto de vista de la investigación climática, los estudios realizados en el Ártico y la Antártida son críticos. Dado que el objetivo actual es impulsar la investigación y mantener una presencia junto con los países del A5, India ha optado por mantener operativa la estación ártica de India, Himadri, durante todo el año. El plan es rotar y mantener un equipo en Himadri durante todo el año.

El equipo espera llevar a cabo una variedad de estudios, que incluyen la observación de señales de ondas de radio desde el espacio y el estudio de la formación del cosmos, la precipitación y el efecto del cambio climático en el invierno ártico. También están planeando investigar las partículas atmosféricas y cómo influyen en la temperatura polar.

Actores existentes

Países A-5

El Grupo de los Cinco del Ártico es una reunión de los cinco gobiernos litorales árticos (Canadá, Dinamarca, Noruega, Rusia y Estados Unidos) que aborda cuestiones relacionadas con el Ártico. Cabe destacar que esta organización no tiene poder ni existencia autónomos, aparte de los estados que la conforman. Los estados litorales árticos se reúnen con frecuencia y negocian de manera ad hoc. No existe una estructura administrativa oficial o permanente que respalde este grupo; es simplemente una plataforma para la interacción entre estas cinco naciones para deliberar y decidir involucrarse y organizarse en ciertas situaciones en la región ártica. Sin embargo, esto no disminuye la relevancia de la asociación. Las reuniones y acciones concertadas de los gobiernos litorales árticos tienen enormes repercusiones regionales.

El consejo del Ártico

A diferencia del carácter ad hoc del Grupo de los Cinco del Ártico, y aunque es el resultado de una declaración no vinculante llamada «La Declaración de Ottawa de 1996», en lugar de un tratado, el Consejo Ártico es un grupo relativamente permanente y organizado que ha sido denominado como una «organización cuasi internacional». Se autodenomina un «foro intergubernamental de alto nivel», a pesar de que no es un organismo internacional con un estatus legal independiente, sino más bien un lugar y un marco para la acción estatal. India es miembro observador del Consejo Ártico, habiendo obtenido este estatus en 2013.

El Consejo sirve como un foro, ya que reúne a diferentes actores en una institución jerárquica para examinar problemas en el Ártico. Los actores principales son los ocho Estados miembros (los Cinco del Ártico, más Islandia, Suecia y Finlandia), que toman todas las decisiones del Consejo Ártico por consenso. A continuación, se encuentran los Participantes Permanentes, que constan de seis grupos de pueblos indígenas que representan a los nativos del Ártico y tienen plenos derechos de consulta en todas las conversaciones y decisiones del Consejo.

Pero, además de ser una plataforma, el Consejo es, probablemente, más importante como una plataforma de investigación.

 Rusia

Rusia, una potencia euroasiática, comprende su inherente preeminencia ártica. Desde la Segunda Guerra Mundial, ha establecido un histórico punto de apoyo militar en esta región. Y, bajo el liderazgo de Putin, la política de «Defensa del Bastión» se basa en el compromiso de mantener alejados a los demás, principalmente a través de actividades de negación y control marítimo. En resumen, el Kremlin ve el Ártico como su patio trasero y afirma tener la capacidad de controlar los movimientos y actividades militares, comerciales y científicas.

La costa ártica de Rusia incluye la península de Kola, que alberga la Flota del Norte, así como gran parte de las armas nucleares, sitios de misiles, campos de aviación y estaciones de radar del país. En la última década, el Kremlin ha invertido recursos significativos en la renovación de instalaciones y puestos soviéticos abandonados en el Ártico, la construcción de nuevas bases y la expansión de sitios de prueba para nuevas armas rusas, desde misiles hipersónicos hasta drones nucleares Poseidón.

Cooperación sino-rusa en el Ártico

El autoproclamado estatus de China como «estado cercano al Ártico» se respalda con la creciente actividad del país en la región. La fuerza naval de China, su asociación con Rusia y los avances científicos lo posicionan como un recién llegado al área ártica. En la última década, China ha invertido alrededor de 90 mil millones de dólares en proyectos rusos de combustibles fósiles y minerales en el Ártico. Gradualmente, ha comenzado a colaborar con Moscú en el desarrollo de su «Ruta de la Seda Polar», la última vertiente de la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda de Xi Jinping. Con gran parte de la atención de Pekín aún centrada en el Mar del Sur de China, es probable que la política de China para 2024 influya en las actividades chinas en el Ártico en la próxima década.

A medida que el cambio climático abre el potencial de una ruta marítima del norte factible y convierte el área ártica en otro campo de batalla en el conflicto entre Estados Unidos y China, ambos países han estado fortaleciendo su asociación ártica, desde la energía y la investigación hasta la defensa a lo largo de la Ruta del Mar del Norte (NSR, por sus siglas en inglés), uno de los dos canales de navegación cruciales a través del Ártico.

Proyectos extractivos e infraestructuras relacionadas sustentan la cooperación sino-rusa a lo largo de la NSR. Después de la guerra en Ucrania, las sanciones de la Unión Europea llevaron a Moscú a buscar nuevos mercados para su petróleo crudo, con la mayoría de sus envíos moviéndose ahora hacia China e India a través de la larga y costosa ruta marítima del sur a través del Canal de Suez. La inquietud por las aspiraciones de China hacia Taiwán los acercó. Rusia necesita inversión y productos básicos para eludir las sanciones occidentales. China necesita recursos. Ambos se están ayudando mutuamente. Sin embargo, la disminución del hielo marino ha ofrecido posiblemente una ruta más rentable, que se cree que Rusia está explorando con un cargamento de petróleo crudo a través del océano Ártico.

Implicancias para la India

La reciente misión de investigación científica de la India en el Ártico tiene el potencial de ejercer una gran influencia en su presencia en la zona y servir como un punto de partida. La Política Ártica de la India, construida sobre seis pilares importantes: investigación, cambio climático, crecimiento económico, conectividad, gobernanza y capacitación, podría incluir a Rusia en todos estos aspectos. En algunos de estos campos, India y Rusia ya tienen estructuras de coordinación de gobierno a gobierno, mientras que la colaboración en otros requiere un impulso significativo. India, con su estrategia ártica bien definida, podría emerger como una opción poderosa. A pesar de la continua crisis en Ucrania y las intensas presiones occidentales, los lazos entre India y Rusia han permanecido fuertes al cumplir 75 años de interacción diplomática.

La abundancia de recursos minerales y energéticos en el Ártico ruso, junto con la creciente necesidad de estos recursos por parte de India, tiene el potencial de llevar el comercio bilateral a alturas sin precedentes en las próximas décadas. Es un momento adecuado para que India considere nuevas inversiones energéticas a largo plazo en la zona. De manera similar, Rusia ve estas colaboraciones con India en el Ártico como una opción potencial frente a la creciente primacía económica y geopolítica de China en la región.

India debe fortalecer sus lazos bilaterales con Rusia al mantener las actuales interacciones con los demás miembros del Grupo de los Cinco del Ártico (A5). Asimismo, el A5 debe comprender que la creciente colaboración de India con Rusia en el Ártico no representa una amenaza para los intereses regionales occidentales/nórdicos.

Nota: este es un artículo republicado del medio «Defence, research and studies » a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

 

+ posts

Joven investigador y analista de Defensa en "The Global Strategic and Defence News Analysis". Inicialmente hizo prácticas en "The Kootneeti" y es autor de numerosos artículos sobre las relaciones internacionales y de defensa de India. Está cursando un máster en Defensa y Estudios Estratégicos. Antes se licenció en Ciencias Militares. Está especializado en asuntos de defensa, relaciones internacionales y geopolítica.

Buscá en Reporte Asia