El Foro Económico Mundial se reúne en un momento de tensión

Foro Económico Mundial

El tema para la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF) de este año en Davos, Suiza, es «Construyendo Confianza». No es una mala elección en un mundo en el que la falta de confianza entre naciones es probablemente mayor que nunca.

Dos conflictos militares importantes, uno en el corazón de Europa y otro en el Medio Oriente, son quizás los más mortíferos de la historia reciente, y ninguno de ellos parece tener una «estrategia de salida» clara. En muchos casos, la falta de confianza política puede superarse mediante cierta cantidad de confianza económica, utilizando el comercio y la inversión para superar algunas de las diferencias geopolíticas.

Sin embargo, aquí también se evidencia claramente la falta de confianza, en el intento de los países de «reorientar las cadenas de suministro» y de descuidar las tradicionales que han traído prosperidad a las naciones. Esto se suma al aumento del uso de sanciones y restricciones comerciales como herramienta política. Esta falta de confianza también se ha vuelto evidente en el ámbito de la ciencia y la tecnología, otro campo que tradicionalmente ha fomentado cierto nivel de confianza entre las naciones. Pero el deseo de Estados Unidos de mantener su posición líder en este ámbito ha llevado a restricciones drásticas en la exportación de productos de alta tecnología como semiconductores.

En ocasiones, el Foro Económico Mundial ha sido la plataforma para reunir a las partes y ayudar a mediar, si no a resolver, conflictos en el ámbito económico y político. Es una gran pregunta si podrá lograr metas útiles en ese sentido bajo las condiciones mundiales actuales. Muchos de los conflictos políticos actuales serán destacados en el Foro.

El presidente ucraniano Volodomyr Zelenskyy volverá a dirigirse a la conferencia sobre su «plan de paz» y su mensaje será nuevamente claro: continuar el conflicto en Ucrania hasta que las fuerzas rusas se hayan retirado. Un plan de paz maximalista que solo amenaza con una mayor pérdida de vidas en medio de un punto muerto no tiene posibilidad de ganar tracción. Juzgando por la lista de oradores, es dudoso que algún político ruso importante se dirija al evento. Quizás no han sido invitados o ni siquiera lo han considerado, dado que la «narrativa» occidental del conflicto tiende a dominar la conferencia.

El otro conflicto importante en el mundo, los ataques israelíes en Gaza, que ya han causado la muerte de más de 20,000 personas, sin duda recibirá cierta atención dada la participación de algunos líderes árabes importantes. A pesar del alto número de muertes en Gaza, nadie espera una condena general de las acciones israelíes debido a la importante presencia de los Estados Unidos, que continúa respaldando las acciones israelíes.

Foro Económico Mundial

Mientras que las discusiones económicas pueden ser menos conflictivas, las diferencias aquí sin duda también se destacarán. Las élites financieras internacionales, que son más prominentes en este evento suizo anual, hablarán sobre el libre comercio y las fronteras abiertas y el fin de las restricciones y barreras comerciales. Pero la inestabilidad fundamental en las estructuras financieras globales actuales, lamentablemente, quedará sin abordar.

Los representantes del Sur Global, que también estarán presentes en Davos, sin duda expresarán sus preocupaciones sobre el funcionamiento, o malfuncionamiento, del actual sistema financiero, y puede que haya una discusión sobre el fin de la dominancia del dólar en las transacciones internacionales por parte de muchas naciones.

Mientras es altamente probable que el Primer Ministro chino Li Qiang reitere el compromiso de China con la continua apertura a la inversión y el comercio, también podría subrayar la importancia de la Iniciativa de Desarrollo Global del Presidente chino Xi Jinping, que ya ha sido acogida favorablemente por las Naciones Unidas. El concepto del presidente Xi de una comunidad global de un futuro compartido recibirá un fuerte respaldo por parte de los representantes de los países en desarrollo presentes.

El Foro Económico Mundial también será una oportunidad para que China consolide lazos con algunos países europeos que han comenzado a cuestionar el impulso de Estados Unidos de dividir el mundo en bloques en conflicto. El retorno a la igualdad entre naciones soberanas vuelve a destacarse como un estado de cosas deseable, ya que las «alianzas» regionales tienden a desmoronarse durante la recesión económica.

Sin embargo, no se puede subestimar la importancia de este evento anual en Suiza. Es principalmente un foro para los intereses financieros y económicos internacionales, que proporcionan la base económica para la influencia de las naciones occidentales en la economía mundial. Es una reunión importante donde se pueden discutir los principales problemas que enfrenta el mundo, pero no es el tipo de encuentro que puede resolver ninguno de los problemas.

Cualquier idea positiva expresada en el Foro Económico Mundial, sin duda, se llevará a otros lugares, como el G20 o los BRICS, donde hay más apoyo y un deseo mucho mayor de actuar sobre ellas.

Nota: este es un artículo republicado del medio «CGTN» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

 

+ posts

William Jones, un comentarista especializado en asuntos actuales para CGTN, es un ex corresponsal de la Casa Blanca para Executive Intelligence Review.

Buscá en Reporte Asia