Manuel Gonzalo: «Los rasgos de la crisis en Sri Lanka tienen que ver con el sector externo»

Sri Lanza China crisis India
Manifestantes toman el palacio presidencial exigiendo la renuncia de los líderes políticos. Foto: CGTN

Rara vez Sri Lanka alcanza las primeras planas de los medios internacionales como lo hizo esta semana, tras la crisis económica que derivó en el derrocamiento del gobierno. Las imágenes recorrieron el mundo, miles de esrilanqueses salieron a las calles en multitudinarias manifestaciones y tomaron el palacio presidencial.

Para echar un poco de luz sobre el asunto, ReporteAsia se comunicó con Manuel Gonzalo, Magister en Economía y Desarrollo Industrial (UNGS) y Doctor en Economía (UFRJ), Investigador y profesor en UNQ y UNdeC y co-coordinador del Grupo de trabajo sobre India y Asia del Sur del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales.

¿Dónde comienza la actual crisis política y económica de Sri Lanka?

Si bien se trata de una crisis política y económica, me gustaría enfatizar algunas dimensiones económicas. La economía de Sri Lanka recibió algunos shocks y ha sufrido errores propios en la implementación de políticas. La crisis del COVID-19, como a todas las economías del mundo, le pegó fuerte a Sri Lanka, pero particularmente restringió una de las principales fuentes de divisas de la economía ceilandesa: el turismo.

Crisis en Sri Lanka: India y Occidente hacen hincapié en el uso de «medios democráticos»

Luego, se le suma el tremendo error de haber querido realizar un extraño proceso de sustitución de importaciones de fertilizantes por cultivos orgánicos, que tuvo resultados desastrosos. Bajaron los rindes agrícolas y con esto la disponibilidad doméstica y las exportaciones de arroz y otros productos del agro. Esto sería un segundo golpe auto infligido que afectó la oferta doméstica de alimentos, la disponibilidad de divisas y, consecuentemente, los precios internos.

Consecuentemente, se ha generado un clima social agitado producto del aumento de precios y de la escasez. En tercer término, se le suma la necesidad de hacer frente a pagos de la deuda externa (en dólares), lo cual termina de conformar un combo de crisis de balanza de pagos devastador para la economía y la política domésticas.

Impresión desmedida de dinero, inflación, conflictos con sectores productivos, parece una situación similar a algunos países de América Latina, ¿puede trazarse un paralelismo?

El principal paralelismo es el de la crisis del sector externo, que aún siguen sufriendo algunas economías latinoamericanas, como Argentina, de Asia y otros países en desarrollo. Si tus exportaciones no crecen o no se diversifican (y tomas malas decisiones de política que hacen que bajen), si el peso de la deuda externa sobre el presupuesto crece, estás en problemas.

se ha generado un clima social agitado producto del aumento de precios y de la escasez

Es a partir de esta crisis de sector externo que se desata el aumento de la inflación, el mal clima social, que trae represión, etc. Luego, se le suman los ribetes pintorescos y nepotistas de la familia Rajapaksa. Pero los rasgos estructurales de la crisis tienen que ver con el sector externo y la vulnerable inserción externa de Sri Lanka.

¿Cuál ha sido la relevancia de la deuda que Sri Lanka mantiene con China en esta crisis? ¿Y de los préstamos de la India y del FMI, apoyado por Estados Unidos?

Según los datos que circularon, sólo el 10% de la deuda externa de Sri Lanka es con China (y otro poco más del 10% con el Asian Development Bank). Con lo cual, si bien se levanta la idea de la trampa de la deuda, me parece que no es correcto ponerlo así. Sí creo que por su ubicación geográfica Sri Lanka es interesante para China, por eso ha financiado obras de infraestructuras, particularmente puertos.

Sri Lanka: «El gobierno ya no tiene el poder de controlar la situación»

Entonces, más que lo de la trampa de la deuda, yo miraría, en esta situación, ¿quién es que está socorriendo a Sri Lanka? Y sobre este punto diría que India, como corresponde porque es su ámbito directo de influencia, ha enviado apoyo financiero, alimentos y petróleo. Es decir, ante la crisis, por ahora, India ha colaborado más que China y el FMI, como es de esperar.

¿Puede una coalición gobernante de amplio espectro político aplacar las manifestaciones y detener la crisis?

No lo sé… Es difícil pensar que la política pueda solucionar coyunturalmente crisis estructurales. Seguramente una gestión menos «familiar» de la política ayude, pero lo más importante me parece es que Sri Lanka recupere sus rindes agrícolas, recupere el ingreso de divisas por turismo y logre ver quien le presta o refinancia su deuda. Su ubicación geográfica debería favorecerle y no perjudicarla. Pero su coyuntura política y social parecen nublar el panorama.

Acerca del autor

Co Fundador ReporteAsia.com
https://www.linkedin.com/in/jmharan