¿Cómo los dirigentes chinos mantienen contacto con la realidad?

dirigentes chinos realidad

¿Están los dirigentes chinos bien informados de lo que ocurre en el país? ¿O pierden el contacto con la realidad?

El razonamiento implícito es que los dirigentes del país viven detrás de una «Gran Muralla del Secreto», rodeados de secuaces que no se atreven a contarles las malas noticias, y con unos medios de comunicación estatales que los elogian a diario por sus políticas.

Muchos fuera del país suponen que esto es lo que ha llevado a China a tomar decisiones aparentemente impulsivas en los últimos años, que han hecho tambalearse a los mercados. Para empeorar las cosas para los extranjeros, el control cada vez más estricto de la información por parte del gobierno y los procesos de elaboración de políticas cada vez más opacos hacen que sea aún más difícil para ellos averiguar lo que realmente está sucediendo en el país.

Las preguntas sobre lo que saben los dirigentes chinos son ciertamente intrigantes y válidas, sobre todo en la era actual de las noticias instantáneas que corren por las redes sociales, pero para responderlas es necesario un contexto histórico sobre la enorme burocracia del país.

Por qué el creciente nacionalismo de ultraizquierda es el mayor peligro para el desarrollo de China

La tradición burocrática de China se remonta a milenios atrás, y sus burócratas han perfeccionado durante mucho tiempo sus habilidades para ofuscar los edictos de Pekín o para decir a los líderes lo que quieren oír, como ilustra el proverbio: «El cielo está alto y el emperador está lejos».

En la época feudal, cuando las comunicaciones eran primitivas y los mensajes se transmitían mediante jinetes a caballo, los informes tardaban semanas o incluso meses en llegar a la corte imperial. Los emperadores astutos eran conocidos por establecer elaboradas redes de espionaje para seguir los movimientos y los dichos de los funcionarios locales -y de los mandarines de la corte imperial-, con enviados imperiales enviados por todo el país para controlar a los funcionarios e investigar las quejas del pueblo llano. Se cree que el emperador Yongzheng de la dinastía Qing, que reinó de 1722 a 1735, se apoyó en una eficiente red de espías que le informaban directamente para crear un gobierno eficaz y consolidar el poder en sus manos.

Las preguntas sobre lo que saben los dirigentes chinos son ciertamente intrigantes y válidas

Desde que el Partido Comunista tomó el poder en 1949, los dirigentes chinos han desarrollado un sofisticado sistema conocido como neican en mandarín, que se traduce literalmente como «referencia interna», para estar al tanto de lo que ocurre en el país y en el resto del mundo. El término se refiere a los informes internos recopilados por varios departamentos e instituciones – así como por los principales medios de comunicación estatales – para los ojos de los altos funcionarios del partido y del gobierno.

El funcionamiento exacto del sistema sigue siendo un misterio, pero hay un puñado de informes de los medios de comunicación estatales que constituyen una lectura interesante, ya que revelan cómo Mao Zedong y Deng Xiaoping confiaban en el sistema para estar al tanto de las cosas.

Además de leer los informes de los distintos departamentos del gobierno, Mao y Deng confiaban principalmente en los medios de comunicación estatales, como la agencia de noticias Xinhua y el Diario del Pueblo, para mantenerse informados. Los informes internos, por su parte, se clasificaban según el rango, y los dirigentes de mayor rango recibían las versiones más francas de los acontecimientos, aparentemente para controlar el flujo de información.

PODCAST – Descifrando al Partido Comunista Chino

La poderosa maquinaria propagandística de China es conocida por producir informes brillantes para el consumo público, pero más oscuras son las unidades de referencia internas adscritas a cada uno de los principales medios de comunicación, dedicadas a informar y redactar noticias y análisis sobre la corrupción oficial, las malas prácticas y otros asuntos y problemas.

Se dice que Mao era un ávido lector de estos informes y a menudo basaba sus decisiones en ellos. Se dice que daba instrucciones a Xinhua para que produjera informes objetivos y originales sobre asuntos delicados o negativos, de modo que los dirigentes pudieran tener una visión completa. Los medios de comunicación también elaboraban resúmenes diarios de las cartas de los ciudadanos de a pie, y de la élite, como forma de mantenerse en contacto con las masas.

los dirigentes chinos han desarrollado un sofisticado sistema conocido como neican

En una época en la que China estaba cerrada al mundo exterior y la recepción de noticias extranjeras estaba prohibida, Mao supuestamente recibía y leía un resumen diario de los informes de los medios de comunicación del extranjero sobre los movimientos y discursos de los líderes internacionales y los acontecimientos relacionados con Taiwán.

Para satisfacer la demanda de otros funcionarios, Xinhua llegó a imprimir un diario llamado Reference News para circulación interna, que publicaba informes traducidos de los medios internacionales sobre los acontecimientos mundiales y la propia China. Se convirtió en el periódico más vendido del país en los años ochenta y noventa, después de que se pusiera a disposición del público, aunque los artículos extranjeros se desinfectaron para mostrar sólo a China de forma positiva. Se cree que Xinhua elaboró una versión separada, con todos los comentarios críticos y sin tapujos, para los dirigentes.

El sistema neicano ayudó a Deng a estar informado de todo tipo de cosas, no sólo de los grandes acontecimientos. Después de leer una carta en 1980 de una estadounidense que estudiaba en la Universidad de Pekín y que se quejaba de que le habían impedido casarse con su pareja china, dio instrucciones al Ministerio de Educación para que interviniera, y tres días más tarde se comunicó a la pareja que podían casarse.

Además de leer los informes de los distintos departamentos del gobierno, Mao y Deng confiaban principalmente en los medios de comunicación estatales

Sin embargo, se sabe que algunos dirigentes chinos prefieren la información directamente de la fuente. Por ejemplo, cuando Zhu Rongji fue primer ministro de 1998 a 2003, se cree que mandaba enviar por fax a su oficina cualquier editorial o artículo relevante o interesante de los periódicos de Hong Kong.

Hoy en día, a medida que Internet y las plataformas de los medios sociales han ido dominando la vida de la gente, el sistema neicano -que puede ser lento para reaccionar a las noticias de última hora- ha perdido parte de su encanto y exclusividad.

¿Hacia dónde camina Hong Kong?, identidad nacional y democracia

Pero sigue siendo uno de los instrumentos clave que los dirigentes chinos utilizan para mantenerse al día y obtener una imagen más completa de los acontecimientos, especialmente en un momento en que los censores de Internet del país se lanzan con frecuencia a borrar la información que se considera políticamente incorrecta o perjudicial para la imagen del partido y del país.

Por supuesto, incluso los informes de referencia internos que pretenden ofrecer una versión más realista de los acontecimientos pueden estar sesgados por culpa de escritores que secundan lo que los líderes quieren oír por el deseo de proteger su propio pellejo.
No obstante, los funcionarios chinos están mucho mejor informados de lo que el mundo exterior cree.

 

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en el portal SCMP, y la reproducción del mismo en español se realiza con autorización directa del autor. Link al artículo original: https://www.scmp.com/week-asia/opinion/article/3159216/how-chinas-leaders-stay-touch-reality-behind-great-wall-secrecy

Acerca del autor

Ex editor en jefe del South China Morning Post (SCMP). Tiene una maestría en periodismo y una licenciatura en inglés. Durante 20 años se desempeñó en el China Daily y fue corresponsal de la BBC China. Ahora reside en Beijing como asesor editorial del SCMP.