La depreciación del yen japonés impulsa el turismo extranjero mientras la economía enfrenta desafíos

turismo yen

La reciente depreciación del yen japonés está abriendo nuevas oportunidades para el turismo extranjero en el país asiático. Esta tendencia llega en un momento en el que la economía de Japón ha decepcionado, cayendo en una recesión técnica después de que el PBI se contrajera en los últimos trimestres del año pasado.

La economía japonesa ha visto en el turismo receptivo un alivio, ya que este segmento ha experimentado un desempeño destacado, alcanzando cifras récord en diciembre pasado. Un yen más barato está atrayendo a los turistas hacia los atractivos del país asiático, lo que ha contribuido a que el número de visitantes extranjeros supere los 2 millones por séptimo mes consecutivo en diciembre.

Según cifras de Bloomberg, el yen ha sido la moneda asiática más depreciada en comparación con el dólar en lo que va del año, perdiendo un 6,29% de su valor.

El Gobierno japonés tiene como meta alcanzar los 60 millones de viajeros para el año 2030, lo que representa un aumento significativo en comparación con los 25 millones de turistas que visitaron el país el año pasado.

Japón diversifica la exportación de mariscos

A pesar de la depreciación del yen, la inflación en Japón ha aumentado considerablemente, lo que modera en cierto sentido la euforia por un yen más débil entre los turistas. El índice de precios al consumidor (IPC) subió un 3,1% en 2023, la mayor alza en 41 años, lo que ha encarecido los costos de vida en el país.

A pesar de estos desafíos, los viajes a Japón siguen siendo relativamente costosos. Budget Your Trip estima que un viaje de una semana a Tokio puede costar alrededor de $1,125 dólares en promedio para una persona, y $2,250 dólares para dos personas, considerando alojamiento, comida, transporte local y visitas turísticas.

Si bien se espera que la competencia entre las aerolíneas aumente y traiga consigo mejores precios en los próximos meses, los boletos de avión siguen siendo una de las partes más costosas de un viaje a Japón.

A pesar de la depreciación del yen, los precios de los vuelos hacia Tokio no están reaccionando de la misma manera en Latinoamérica, donde las búsquedas de vuelos han aumentado pero los precios no han bajado significativamente debido a presiones adicionales sobre las aerolíneas, como los precios de los combustibles y otros factores.

+ posts

Buscá en Reporte Asia