Cómo es hospedarse en un templo: conoce los Shukubo

Hola amigos, volvemos esta semana a escribir sobre otra de las opciones de alojamientos que encontraremos aquellos que alguna vez podamos viajar a Japón. Ya hemos visto los hoteles cápsulas y los ryokans o alojamientos tradicionales japoneses. Hoy hablaremos sobre los Shukubo.

¿Qué son los Shukubo?

Pues son templos budistas que ofrecen el servicio de alojamiento. Esto es muy interesante y, en palabras de este servidor, es una de las experiencias a ser vividas si recorremos este país.

Si bien hay Shukubos en varios lugares a lo largo del país, la mayor concentración de los mismos se encuentra en el sagrado Monte Koya, del que ya hablaremos más extensamente en otra oportunidad.

shukubo

Hoy solo me limitaré a decir que el Monte Koya cuenta con 52 templos que brindan ese servicio, distribuidos en una superficie relativamente pequeña.

Llegar al Monte Koya no es fácil

Debemos tomar varios trenes, un cablecarril y un ómnibus para llegar al citado Monte Koya ¡Pero este viaje bien lo vale! Cuando arribé al templo que había elegido para hospedarme, me anuncié en una oficina y me recibieron los monjes que, si bien no son muy cálidos, sí son muy amables.

Crucé todo el templo para llegar a mi habitación, donde me esperaba colgado en una percha un uniforme anaranjado que es el que usan los monjes en sus tareas diarias y que sería mi vestimenta dentro del Shukubo. Una vez instalado, me entregaron los horarios de las comidas y de las oraciones.

En estos templos tendremos la oportunidad de probar la comida Shojin Ryori, que es el alimento vegetariano de los monjes de origen absolutamente natural propio de las montañas. Este tipo de alimentación se basa en el “Fu”, o gluten crudo, y el “Tofu”, o queso de soja, en sustitución de las carnes y pescados.

Mi experiencia en los hoteles cápsula de Japón recorriendo la Ruta del Samurái

¿Cómo son las instalaciones?

Las habitaciones son muy similares a las de los Ryokan de los que hablamos en artículos anteriores, y suelen ser pequeñas y tener ventanas hacia hermosos jardines del templo, invitando a un profundo y placentero descanso y reencuentro con la naturaleza.

Aquí también dormiremos sobre futones en el piso hecho de tatamis o esteras de juncos. Muchos de los Shukubos también cuentan con sus Onsen o Sento, esos baños termales de los que también ya hemos hablado.

Entre sus actividades regulares, algunos Shukubo cuentan con clases de Shakyo o Shodo (caligrafía) y la muy importante ceremonia llamada Gonkyo, que significa “práctica asidua” y que consiste en recitar las sagradas escrituras para venerar al Buda.

Los baños termales «Onsen»: una experiencia imperdible

En Koyasan, todas las mañanas se realiza Gonkyo frente al Buda en una ceremonia solemne. Los monjes solo me pi­dieron no sacarles fotos a ellos ni a la ceremonia matinal.

Ellos dicen que no son un espectáculo para turistas, sino que siguen con su vida diaria y están gustosos de recibir visitantes. Siempre y cuando se ajusten a sus costumbres y horarios. Así que eso hice.

Shukubo

A aquellos interesados en saber más sobre mi viaje a Japón, los invito a seguirme en mis redes sociales, listadas abajo. Asimismo, a quienes quieran adquirir el libro “La Ruta del Samurai”, en el que describo mis vivencias en el “País del Sol Naciente”, los invito a hacer click aquí. Además, mi libro ya está disponible en Amazon en formato E-BOOK y tapa blanda en el siguiente link.

¡Hasta la próxima semana!

Acerca del autor

Practicante de Artes Marciales Japonesas desde 1982 (Karate, Aikido, Iaido y Kobudo okinawense). Es autor del libro "La Ruta del Samurái". Japón para Budokas". Se destaca como estudioso de la historia y cultura de Japón. Es además columnista de la revista norteamericana Bugeisha (https://bugeisha.net/) y fundador de la empresa Budokan Argentina.