Hongkoneses en el extranjero: cocina y adaptación

Hong Kong

Después de más de tres años en Gran Bretaña, la hongkonesa Charlotte Wong, su esposo William Kan y sus dos hijos se están adaptando a los cambios en su estilo de vida.

Antes de dejar la ciudad en el verano de 2020, rara vez cocinaban. «Estábamos ocupados con el trabajo, así que nuestras tres comidas diarias dependían de una empleada doméstica», dijo Wong a HKFP.

Pero en la cocina de su nuevo hogar en Southampton, descubrieron un nuevo interés por la cocina. Comenzando con char siu, un tipo de cerdo a la barbacoa, y mooncakes, pasaron a experimentar con pasteles de nabo, pasteles de arroz y salsa XO.

Hablando con HKFP en cantonés por teléfono, Wong dijo que empezó a cocinar porque extrañaba el sabor de su ciudad natal. En agosto pasado, la pareja decidió probar suerte en la industria de la restauración. Obtuvieron una licencia de alimentos para una cocina casera y lanzaron una tienda en línea con comida al estilo de Hong Kong. Wong dijo:

«Nos sorprendió que hubiera muchas pedidos, principalmente de hongkoneses en el Reino Unido, pero también de personas en Hong Kong que querían comprar regalos para sus amigos o familiares en el Reino Unido.»

Dejando de lado los negocios, ella quería que sus hijos crecieran apreciando la cocina de Hong Kong:

«Cuando dejamos Hong Kong, nuestra hija tenía menos de dos años. Ahora está completamente integrada aquí y tiene un ‘estómago británico’. No tiene muchas impresiones de Hong Kong. Realmente esperamos que los niños puedan saborear el sabor de su ciudad natal y aprender más sobre Hong Kong a través de la comida.»

Salchichas chinas con brandy

Hong Kong fue testigo de una oleada migratoria tras las protestas y disturbios de 2019, junto con estrictos controles por la COVID-19 y la imposición por parte de Pekín de la Ley de Seguridad Nacional (LSN) al año siguiente.

Los hongkoneses se establecieron en el Reino Unido, Canadá, Australia y Taiwán, entre otros destinos. Según el gobierno británico, alrededor de 135,400 hongkoneses llegaron al país entre principios de 2021, cuando se lanzó una ruta de residencia para titulares de pasaportes británicos (de ultramar) y septiembre de 2023.

Parcialmente por nostalgia y parcialmente por la necesidad de ganarse la vida, muchos hongkoneses en el extranjero han abierto cha chaan teng, cafeterías al estilo de Hong Kong, tiendas de aperitivos o tiendas de alimentos en línea.

Josephine Chow tenía ambiciones más grandes. Fundó una fábrica en Birmingham que produce salchichas chinas curadas y panceta curada de cerdo.

Nacida en una familia de Hong Kong especializada en la curación de carne, Chow solía dirigir una fábrica en Yuen Long con su padre. La preservación de la carne mediante sal y deshidratación se remonta a miles de años, y en Hong Kong, la carne curada evolucionó en un alimento estacional para otoño e invierno, a menudo servido con arroz caliente en ollas de barro.

Hong Kong

Los negocios eran difíciles en Hong Kong, con una feroz competencia de docenas de marcas, algunas de las cuales mantenían su dominio en el mercado al producir en fábricas del continente chino. Las altas temperaturas durante todo el año también fueron un factor contribuyente, ya que muy pocas personas compran carne curada cuando hace calor.

Pero fue la política más que la crisis climática lo que finalmente la impulsó a abandonar la ciudad. Sus padres y su hermano también decidieron irse después de presenciar las protestas y disturbios de 2019.

La familia se mudó a Birmingham a principios de 2022 después de vender la fábrica y otros activos en Hong Kong. Después de meses de lucha por adaptarse a un nuevo país, Chow se decidió a abrir otra fábrica de carne curada. «No quiero que este arte se pierda».

Aprendió desde cero las políticas fiscales e industriales de alimentos británicas y trabajó en estrecha colaboración con los departamentos regulatorios para solicitar una licencia de alimentos para sus fábricas. Según las regulaciones nacionales, la familia de Chow no puede hacer su propia salsa de soja para marinar la carne en el Reino Unido.

Cuando faltaba un antiguo sabor, simplemente probó nuevos ingredientes. Tradicionalmente, al embutido chino se le agrega vino de rosa chino. Chow encontró una nueva manera de hacerlo:

«Experimentamos y añadimos brandy VSOP. El sabor es bueno: el vino de rosa aporta una nota alta y el brandy ofrece una nota base.»

Ella ha llamado a su nueva marca británica de carne curada al estilo de Hong Kong «Home Place».

Camaradas hongkoneses

En la ciudad sureña de Southampton, cuando Wong y Kan decidieron hacer pasteles de nabo para el festival del Año Nuevo Lunar, pensaron en Home Place.

«Llamamos a Josephine en frío con la esperanza de cubrir pedidos. Sabemos que Home Place tiene escasez de suministro debido a la gran demanda, pero Josephine trabajó muy duro para cubrir nuestros pedidos. Estamos agradecidos de que los hongkoneses se estén ayudando mutuamente.»

Hong Kong

El pastel de nabo es un plato tradicional chino de dim sum hecho con rábano blanco, embutido chino curado y harina. Algunos chefs también añaden vieiras secas, champiñones secos y camarones secos. Junto con el pastel de arroz, el plato se sirve a menudo durante el festival del Año Nuevo Lunar, ya que su nombre en chino es un homófono de «alto», simbolizando progreso y ascenso.

A medida que se acercaba el Año Nuevo Lunar, los pedidos de pasteles de nabo aumentaron. Desde finales de enero, la pareja trabajaba en su cocina todas las noches después de que sus hijos se iban a la cama hasta las 3 o 4 de la madrugada.

Ganarse la vida en el Reino Unido no era fácil, dijo Wong, quien trabajaba como maquilladora en Hong Kong mientras que su esposo estaba en la industria de adquisiciones.

Durante sus dos primeros años como inmigrantes, Kan encontró trabajos independientes como repartidor, y Wong trabajó como limpiadora en escuelas. Llegaron a fin de mes, pero les resultaba difícil ahorrar.

Tener su propio negocio también presenta desafíos. Para reducir riesgos, comenzaron con una tienda en línea. «El Reino Unido es grande, y los hongkoneses están dispersos en diferentes áreas. Comprar en línea es conveniente para ellos», agregó Wong. Seis meses después de lanzar el negocio, los pedidos fluían.

A finales de enero, participaron en la Feria del Año Nuevo Lunar de Londres, con alrededor de 100 puestos atendidos por hongkoneses que vendían alimentos y artesanías. Después de cerrar la feria, muchos se conocieron, compartiendo sus experiencias de cocina, solicitud de licencias y otros consejos comerciales.

Cha chaan teng como comunidad

Después de graduarse de una universidad de Taiwán en 2018, Andy, quien no quería dar su nombre completo, contempló abrir un restaurante al estilo taiwanés en Hong Kong. Sus planes cambiaron en el verano de 2019 mientras buscaba un lugar para alquilar. Sentado en su cha chaan teng llamado September, que abrió en septiembre de 2019, Andy le contó a HKFP en cantonés,

«Estaba observando si el gobierno escucharía a la gente, ayudaría a la gente. Me sentí decepcionado al final y no podía ver ninguna esperanza. Así que decidí dirigir mi negocio en Taiwán.»

El restaurante en el centro de Taipei se ha convertido en un centro para la comunidad de Hong Kong. No solo ofrece tostadas, té de limón y platos de arroz, sino también proyecciones de películas de Hong Kong, lanzamientos de libros y seminarios. Andy dijo:

«En Cha Chaan Teng September, podemos hacer cualquier cosa y vender cualquier cosa. Espero que este espacio pueda ofrecer un lugar para que los hongkoneses se reúnan y [compartan sus opiniones políticas].»

Desde 2020, muchos hongkoneses se han trasladado a Taiwán a través de un programa de inmigración por inversión, un programa de inmigración profesional o un permiso especial para activistas que huyen de su ciudad natal.

Pero muchos abandonaron posteriormente la isla con destino a lugares como el Reino Unido y Canadá después de no lograr obtener la residencia permanente, informaron medios de comunicación internacionales.

Andy no tuvo el mismo problema y obtuvo un certificado de residente después de mudarse bajo el programa de inmigración por inversión, según dijo a HKFP en enero.

Para dirigir una cafetería, el empresario de 30 años tuvo que innovar y adaptar los sabores al mercado local.

«Inicialmente, cocinábamos arroz jazmín tailandés, que es un favorito de los hongkoneses, pero los taiwaneses no están acostumbrados a eso.»

Exploró múltiples variedades de arroz antes de decidirse por el arroz de la llanura de Chihshang, una especie taiwanesa también apreciada por los hongkoneses. Para hacer fideos fritos al estilo de Singapur, un básico de cha chaan teng, utilizó fideos de arroz de Hsinchu en lugar de los cantoneses.

Andy ha vivido en Taiwán durante más de cuatro años y dijo que se ha integrado bien. La última vez que regresó a Hong Kong fue a finales de 2019. Dijo que no se ha atrevido a visitar desde entonces porque los eventos que organizó en su cafetería podrían ser considerados sediciosos por las autoridades de Hong Kong. Andy dijo:

«Sigo soñando con que regreso a Hong Kong, pero… al final del sueño, de alguna manera no puedo abordar el avión.»

Comida cantonesa, comida de Hong Kong?

En Ximending, el bullicioso distrito comercial de Taipei, Bryan, quien también proporcionó solo su primer nombre, ha dirigido una tienda de aperitivos durante más de tres años. La mayoría de sus clientes son taiwaneses, pero a veces recibe visitantes de Hong Kong.

Bryan trabajaba como empleado de oficina en Hong Kong y rara vez cocinaba. Se unió a la multitud en marchas legales y pacíficas en el verano de 2019, cuando comenzaron las protestas contra una enmienda al proyecto de ley de extradición de la ciudad.

Él y sus padres decidieron irse a Taiwán después de presenciar el ataque de la mafia de Yuen Long en julio de 2019. La policía fue criticada por no intervenir en el ataque a los manifestantes y pasajeros del tren.

Bryan dijo que abrir una tienda de aperitivos costaba alrededor de HKD 100,000 (USD 12,800), mucho menos de lo que habría costado en Hong Kong:

«Aprendí desde cero a cocinar aperitivos como rollos de arroz al vapor, estofado de callos y sopa de aleta de tiburón falsa.»

La tienda se lanzó en febrero de 2021, ofreciendo un menú lleno de aperitivos al estilo de Hong Kong. Durante la ola migratoria de Hong Kong, el negocio era bueno, con los hongkoneses representando casi el 70 por ciento de los clientes. Sin embargo, muchos han abandonado la isla desde 2022 después de esperar mucho tiempo y no lograr obtener la residencia a largo plazo.

Con menos clientes de Hong Kong, Bryan tuvo que cambiar el menú:

«Las culturas culinarias de Hong Kong y Taiwán son bastante diferentes, pero descubrí que a los taiwaneses les encantan los rollos de arroz al vapor. Por lo tanto, la tienda presenta este plato de dim sum, ofreciendo rollos de arroz con diferentes coberturas y sabores.»

Bryan también ha intentado innovar, agregando diferentes salsas a los rollos de arroz para satisfacer los gustos taiwaneses.

Al igual que la salchicha china con brandy en Gran Bretaña y los rollos de arroz en Taiwán, la diáspora de Hong Kong está creando algo nuevo a partir de las tradiciones de sus antiguos hogares. ‘Hagámoslo mejor en cualquier parte del mundo’, dijo Bryan.

Artículo republicado de Global Voices por licencia Creative Commons Attribution 3.0. Link al artículo original.

+ posts

Irene Chan es una periodista en Hong Kong Free Press y tiene interés en cubrir cambios políticos y sociales. Anteriormente trabajó en Initium Media como editora jefe de noticias de Hong Kong y fue organizadora comunitaria en la Society for Community Organisation, sirviendo a los desfavorecidos. Tiene una licenciatura en Periodismo de la Universidad Fudan y una maestría en trabajo social de la Universidad China de Hong Kong.

Buscá en Reporte Asia