Panorama político en Pakistán: a un día de las elecciones

Pakistán

El año 2024 es un año de elecciones cruciales en la región del sur de Asia; sin embargo, la realidad política es poco probable que cambie en los países que celebran elecciones. En este marco, las elecciones de mañana en Pakistán no son ajenas a la situación que se vive en la región.

Esta elección está marcada por varias preocupaciones de seguridad y los intentos de diezmar al partido Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI) manteniendo a su presidente, el ex primer ministro Imran Khan, tras las rejas con múltiples cargos. El comentarista político Nadeem F. Paracha lo califica como «manipulación previa a las elecciones» o manipulación para favorecer a un partido en particular.

En la actualidad, un gobierno interino está a cargo después de la disolución del parlamento del país el 9 de agosto de 2023. Antes de la disolución, el gobierno de Shehbaz Sharif aprobó apresuradamente varias leyes que suprimieron las voces y críticas públicas y limitaron las libertades civiles.

La elección en números

En un país de 234 millones de personas, hay más de 128 millones de votantes registrados y más de 18,000 candidatos. Según los datos de la Comisión Electoral de Pakistán (ECP), hay un total de 41,403 estaciones de votación combinadas, con 25,320 designadas para votantes masculinos y 23,952 para votantes femeninas.

La Asamblea Nacional de Pakistán, la cámara baja del Parlamento bicameral de Pakistán, tiene un total de 336 escaños, de los cuales 266 son elegidos directamente por voto general. Los 70 escaños restantes, divididos en 60 para mujeres y 10 para minorías, se asignan en el sistema electoral. Si un partido obtiene 134 escaños, logra una mayoría simple. También hay 749 escaños en la Asamblea Provincial para votar.

Según la Ley Electoral, la Comisión Electoral de Pakistán (ECP) está obligada a publicar los resultados oficiales dentro de los 14 días posteriores a las elecciones.

Los candidatos

Los partidos políticos en Pakistán abarcan un espectro de ideologías. En las elecciones generales de 2018 en Pakistán, el partido centrista Tehreek-e-Insaf de Imran Khan (PTI) emergió como el partido más grande en la Asamblea Nacional pero no logró obtener una mayoría. El partido posteriormente formó un gobierno de coalición con varios partidos más pequeños. La ideología del PTI se centra en el populismo, el bienestar, el igualitarismo y la democracia islámica.

Imran Khan no pudo completar su mandato ya que perdió una moción de censura en abril de 2022, lo que resultó en su destitución como primer ministro de Pakistán. Más tarde ese mismo año, Khan fue blanco de un intento de asesinato durante una marcha de protesta contra el gobierno.

La Liga Musulmana de Pakistán-Nawaz (PML-N) es un partido centrista liderado por el tres veces primer ministro Nawaz Sharif, quien no pudo competir en las elecciones generales de 2018 ya que fue condenado a 10 años de prisión justo antes de las elecciones. La PML-N tomó el control del gobierno después del juicio político a Imran Khan en abril de 2022, y el hermano menor de Nawaz, Shehbaz Sharif, se convirtió en primer ministro. Durante su mandato de 16 meses antes de ceder el poder a un gobierno interino para prepararse para las próximas elecciones, enfrentó desafíos de hiperinflación y protestas generalizadas lideradas por el PTI.

El otro contendiente principal es el Partido del Pueblo de Pakistán (PPP), liderado por su joven presidente, Bilawal Bhutto Zardari, hijo de la ex primera ministra Benazir Bhutto y del ex presidente Asif Ali Zardari. La ideología del partido se centra en la democracia islámica, la democracia social y el progresismo.

Otros jugadores más pequeños incluyen el partido de centro-izquierda, el Partido Nacional Awami (ANP); el partido político Muttahida Qaumi Movement Pakistan (MQM-P), liberal-social y nacionalista Muhajir; el partido religioso de derecha Jamaat-e-Islami (JI) y el partido fundamentalista islámico de derecha Jamiat-e-Ulema Islam (JUI-F).

Mientras tanto, el Movimiento Nacional Baluch, una organización política nacionalista de la provincia de Baluchistán, instó a la gente baluche a boicotear las elecciones.

Represión y hostigamiento judicial contra el PTI

Hay un fuerte apoyo a Imran Khan en Pakistán, y encuestas independientes en YouTube han indicado una posible victoria importante para el PTI. Temiendo su regreso con una mayoría simple, el tribunal decidió prohibir su símbolo electoral, un bate de cricket, basándose en la acusación de que el PTI no llevó a cabo elecciones democráticas en el partido. Como resultado, todos los candidatos del PTI ahora tienen que postularse como candidatos independientes, utilizando divertidos símbolos electorales como berenjena, mingitorio y cama.

En una burla a la justicia, el ex primer ministro Imran Khan y su esposa fueron condenados a siete años de prisión el 3 de febrero de 2024 por violar las leyes islámicas matrimoniales. Este movimiento sin precedentes para sacarlo de la carrera por el poder ha convertido a Pakistán en objeto de risa a nivel internacional.

Mientras el país lidia con el terrorismo, la amenaza potencial de quiebra y un colapso económico, la elección de la élite de dirigir su atención hacia líderes populares de esta manera no sorprende a muchos, especialmente dada su historia de tales tácticas.

A partir de principios de 2023, el gobierno de Shehbaz Sharif inició una represión contra Imran Khan y líderes del partido PTI, quienes abogaban por elecciones anticipadas como forma de regresar al poder. El país experimentó protestas generalizadas en mayo de 2023, desencadenadas por el arresto de Khan bajo cargos de corrupción, lo que llevó a una desestabilización significativa.

El 5 de agosto de 2023, Imran Khan fue arrestado nuevamente después de que el Tribunal Superior de Islamabad (IHC) lo declarara culpable de prácticas corruptas. A pesar de que el Tribunal Superior de Islamabad ordenó su liberación en agosto de 2023 suspendiendo su juicio, Khan permaneció detenido por diversos cargos.

Censura en redes sociales y cortes de internet

Al PTI se le prohíbe realizar campañas electorales en la televisión, y mencionar el nombre de Imran Khan está prohibido en Pakistán. A pesar de estas restricciones, el PTI, con su sólida presencia en las redes sociales, está realizando esfuerzos como organizar concentraciones virtuales en redes sociales y utilizar tecnología de inteligencia artificial. Muchas personas de clase media simpatizantes del PTI están creando canciones y contribuyendo con fondos para apoyar sus campañas electorales en plataformas como TikTok, Facebook y Twitter.

Varias veces durante las concentraciones electorales «virtuales» del PTI en enero de 2024, millones de pakistaníes no pudieron acceder a YouTube, Facebook, X, Instagram y otras aplicaciones de redes sociales debido a aparentes cortes de internet, mientras que el gobierno los etiquetó como problemas técnicos. El Consejo de Derechos Humanos de Pakistán condenó estos movimientos.

En este contexto, hay informes de un posible corte de internet en Pakistán el 7 y 8 de febrero de 2024, con el objetivo de propagar el pánico y el caos y detener el flujo de información. Aunque el gobierno lo negó nuevamente, los recientes bloqueos de internet ya han causado enormes pérdidas económicas en el país.

La Comisión Electoral de Pakistán (ECP) ha puesto en marcha un servicio de mensajes de texto que permite a las personas determinar sus respectivas circunscripciones. También han establecido una línea de ayuda activa en WhatsApp para facilitar a los ciudadanos la presentación rápida de quejas relacionadas con las elecciones.

En una entrevista reciente, Khan mencionó la necesidad de elecciones libres y justas en Pakistán y solicitó el apoyo de los votantes.

Nota: este es un artículo republicado de Global Voices por licencia Creative Commons Attribution 3.0. Link al artículo original.

 

 

+ posts

Editor regional para Asia del Sur en Global Voices.

Buscá en Reporte Asia