¿Qué aporta India a la mesa del G20 sobre el clima?

G20

A pesar de las graves advertencias de los científicos y del llamamiento del Secretario General de la ONU para que los países del G20 tomen la iniciativa en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), el gobierno de la India ha mantenido hasta ahora fuera de la agenda del G20 cualquier acción específica para combatir el cambio climático.

India asumió la presidencia del G20 -la agrupación de las 20 mayores economías del mundo, responsables colectivamente del 75-80% de las emisiones mundiales de GEI- en diciembre de 2022. En la transición de la presidencia de Indonesia a India, el primer ministro indio, Narendra Modi, afirmó que los retos del «cambio climático, el terrorismo y las pandemias no pueden resolverse luchando unos contra otros, sino sólo actuando juntos».

Pero a pesar de la presión diplomática de los países desarrollados sobre India para que revise su objetivo de cero emisiones netas a 2050 para ayudar a frenar el calentamiento global, las autoridades indias siguen comprometidas con la fecha límite de 2070.

El clima en las reuniones del G20

Hasta ahora, India ha acogido una serie de reuniones ministeriales durante su presidencia del G20, en las que el ministro de Medio Ambiente, Bhupinder Yadav, ha recibido a delegados de Estados Unidos y varios países de la UE. Según funcionarios de más de una delegación, que hablaron bajo condición de anonimato por tratarse de sugerencias «informales», sugirieron que India está en condiciones de adelantar su año cero neto a 2050, y que un anuncio en este sentido por parte del primer ministro indio en la cumbre del G20 prevista para septiembre sería «algo enorme». Los funcionarios indios hablaron de «presión por parte de los países desarrollados» en este sentido.

Sin embargo, nada de esto se planteó en las conversaciones formales. Amitabh Kant, sherpa indio del G20, descartó la idea y declaró a The Third Pole que «no había visto, oído ni experimentado ninguna presión de este tipo». Sin embargo, Sanjay Vashisht, director de la Red de Acción Climática del Sur de Asia, confirmó que se ha vuelto a presionar a India para que adelante su objetivo de un año neto cero. En declaraciones a The Third Pole: «India estaba bajo presión para [anunciar] el objetivo cero antes de la COP de Glasgow [de 2021] y, cuando se anunció el año 2070, se calmó la presión internacional durante un tiempo, pero las expectativas eran que India renovara su objetivo cero a [un] año anterior».

https://hosting56220us-96570.webempresa.site/opinion/2022/12/20/la-polemica-presa-del-mekong-en-laos-se-enfrenta-a-obstaculos-economicos-y-normativos/

Esta presión forma parte de un esfuerzo por acabar con la diferenciación entre países desarrollados y en vías de desarrollo, según Vashisht. Aunque India ha conseguido mantener esta distinción en las conversaciones sobre el clima, utilizando el argumento de las «responsabilidades comunes pero diferenciadas y las capacidades respectivas» -un pilar de la convención de la ONU sobre el clima-, afirmó que se ha producido una «renovada presión para borrar esta línea una vez más».

Los burócratas que hablaron con The Third Pole dijeron que era improbable que India asumiera compromisos climáticos específicos en el foro del G20.

RR Rashmi, que dirigió la delegación del gobierno indio en las negociaciones de la ONU sobre el clima durante muchos años y ahora trabaja en el think tank The Energy and Resources Institute (TERI), declaró a The Third Pole: «En mi opinión, la cuestión del cero neto no es algo que el G20 intente siquiera abordar… Realmente no hay nada que ofrecer dentro del G20 para inducir a India a revisar su objetivo de cero neto. Es más probable que la cuestión se debata y decida en el seno de la CMNUCC [Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático], donde se tendrán en cuenta los compromisos nacionales tanto a corto plazo (2030) como a largo plazo (2050)».

La cumbre anual o COP de la CMNUCC -la próxima, la COP28, se celebrará en Emiratos Árabes Unidos a finales de este año- estudiará cómo han actuado los países en comparación con las promesas climáticas que hicieron en virtud del Acuerdo de París de 2015, y en qué medida pueden hacerlo mejor. Este proceso se denomina evaluación global, y el Gobierno indio ha empezado a preparar el informe que tiene previsto presentar a la ONU.

En los círculos gubernamentales indios se piensa que en la cumbre del G20 de septiembre, el primer ministro Modi podría hacer hincapié en el concepto de LIFE (estilo de vida para el medio ambiente) que ha estado impulsando en foros internacionales, junto con el trabajo que India ha realizado en materia de energías renovables dentro y fuera del país a través de la Alianza Solar Internacional y de la Coalición para Infraestructuras Resilientes a Desastres.

Necesidad de actuar ya contra el cambio climático

En India, especialmente entre las organizaciones de la sociedad civil, la atención se centra menos en la fecha del objetivo de cero emisiones netas que en cómo una transición más rápida hacia una economía más ecológica puede dar mejores resultados en materia de empleo, salud y seguridad económica sostenida. Los expertos y las ONG afirman que a la India le interesa avanzar más rápido a nivel local, provincial y nacional.

Para Vashisht, lo más importante para que el gobierno acelere sus esfuerzos son los resultados sobre el terreno. «India ha conseguido más de 125 GW de energías renovables de los 175 GW comprometidos por el Gobierno de la India hasta 2022. Este logro dio confianza al GoI para anunciar 500 GW para 2030», declaró a The Third Pole. El éxito de las transiciones a corto plazo podría acelerar la transición de India, explicó, especialmente «en el contexto de que los países desarrollados no han proporcionado financiación ni transferencia de tecnología, lo que aumenta la incertidumbre de alcanzar compromisos a largo plazo».

Una transición verde también aporta beneficios políticos, ya que «brinda nuevas oportunidades de creación de empleo, un medio ambiente limpio y opciones empresariales», añadió. «Los dirigentes… pueden atribuirse merecidamente el mérito de facilitar el cambio por el bien de la sociedad india».

Pero India tiene que acelerar el ritmo si quiere aprovechar plenamente los beneficios de la transición energética, según Vibhuti Garg, directora para Asia Meridional del think tank Institute for Energy Economics and Financial Analysis (IEEFA). En la presentación de un reciente informe del grupo de reflexión Ember, Garg afirmó: «India ha hecho notables progresos en su transición energética: «India ha realizado notables progresos en su camino hacia la transición eléctrica, con un aumento de la cuota de energías renovables en la capacidad total instalada. Sin embargo, el porcentaje de energías renovables en la generación total también tiene que aumentar a un ritmo acelerado… la certidumbre política es clave para impulsar la confianza de los inversores, ya que India necesita alrededor de 400-500.000 millones de dólares de capital para cumplir su objetivo de energía limpia para 2030».

India asumió la presidencia del G20 -la agrupación de las 20 mayores economías del mundo, responsables colectivamente del 75-80% de las emisiones mundiales de GEI- en diciembre de 2022

Desgraciadamente, una mirada hacia dentro no ayudará mucho a la presidencia india del G20 a salvar la brecha entre el Sur y el Norte, según expertos como Avinash Persaud, profesor emérito del Gresham College del Reino Unido y enviado especial del primer ministro de Barbados en materia de inversiones y servicios financieros. En un seminario web a puerta cerrada al que asistió The Third Pole a finales de marzo, Persaud afirmó: «El 40% del mundo, es decir, 3.300 millones de personas, se están quemando y ahogando, y son las más vulnerables al cambio climático. Creo que India necesita un lenguaje diferente al respecto [si quiere ser vista como su defensora]».

«Los países ricos lo son porque han aumentado la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera», dijo Persaud, y añadió que deberían pagar por las consecuencias. «[Pero] ¿pagarán? No. Entonces, ¿qué hacemos?… Tenemos que tener formas alternativas de conseguir la transición de nuestra economía, hacer que nuestros países sean más resistentes y conseguir financiación externa para las pérdidas y los daños».

Cuestión de dinero

La propia India necesita mucho más dinero para la transición energética. El Foro Internacional para el Medio Ambiente, la Sostenibilidad y la Tecnología (iFOREST), un grupo de reflexión, ha calculado en un informe reciente que se necesitarán al menos 900.000 millones de dólares para una transición energética justa en India en los próximos 30 años, cifra que sólo tiene en cuenta las minas de carbón y las centrales térmicas.

En la presentación del informe, Chandra Bhushan, presidente y director general de iFOREST, declaró: «Aunque nuestra estrategia para una transición justa debe guiarse por el objetivo de cero emisiones netas del país y los objetivos de independencia energética, nuestras acciones deben consistir en construir energías e industrias verdes y desarrollar una mano de obra cualificada».

Para ello, India tiene que negociar más flujos de financiación climática de los países desarrollados a los países en desarrollo, con tipos de interés mucho más atractivos, si no como subvenciones. Para muchos expertos de India y del Sur global, éste debería ser su objetivo de liderazgo climático más importante.

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en The Third Pole. La reproducción del mismo en español se realiza con la debida autorización. Link al artículo original:https://www.thethirdpole.net/en/climate/what-is-india-bringing-to-g20-on-climate/

+ posts

Director de Asia Meridional de The Third Pole

Buscá en Reporte Asia