¿Prepara China la invasión de Taiwán?

CHINA INVASIÓN

¿Se dirige China a una guerra urbana contra Taiwán y a convertir Taipei en un Bajmut o Soledar de Ucrania? Un diputado militar del máximo órgano legislativo chino ha pedido que el Ejército Popular de Liberación (EPL) refuerce su estudio del combate urbano.

Esto marca una clara dimensión política en la preparación militar de China para apoderarse de la isla, donde posiblemente esté dispuesta a soportar toda la gama de operaciones militares y las consecuencias político-económicas de unos combates urbanos intensos y sangrientos.

Continúan las tensiones sin precedentes en el Pacífico occidental tras la visita de la ex presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a la isla en agosto de 2022. Toda la región del extremo oriente asiático ha sufrido un aumento de las tensiones militares en sus tres puntos álgidos: la península de Corea, el estrecho de Taiwán y el mar de China Meridional.

La Federación Rusa, la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y la República Popular China (RPC) están viendo cómo se intensifica la rivalidad con Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, mientras la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) también intenta afianzarse en la región.

Aunque China aboga oficialmente por la «reunificación pacífica», nunca ha descartado un recurso militar en caso de que perciba provocaciones irreversibles por parte de Taiwán o Estados Unidos: que Taiwán declare la independencia; que la isla reciba grandes capitales o sistemas de armamento estratégico; o que Estados Unidos o un país importante reconozca a la isla como nación revocando la política de «una sola China».

El General exhorta a estar preparados para la guerra urbana

El teniente general del Ejército Popular de Liberación Ma Yiming, también diputado de la Asamblea Popular Nacional (APN), participó en una mesa redonda en la que participaron delegados de la APN del Ejército Popular de Liberación y de la Policía Armada Popular (PAP) en la sesión anual del organismo celebrada el domingo. «(China debería) reforzar la investigación sobre cuestiones específicas como las operaciones urbanas y el apoyo (logístico)», se citó a Ma en la lectura oficial, según un informe del South China Morning Post (SCMP).

Las declaraciones de Ma se produjeron el mismo día en que el gobierno presentó un aumento del presupuesto de defensa del 7,2% en la sesión inaugural de la APN, lo que se traduce en 1,55 billones de yuanes (224.300 millones de dólares). Ma también fue jefe adjunto del Departamento de Estado Mayor Conjunto de la Comisión Militar Central (CMC) de 2017 a 2020.

Según un estudio de abril de 2022 del Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), el PLA ha estado «aumentando su estudio, entrenamiento y preparación para la futura guerra urbana durante la última década.» El informe añade que «a menudo se basa en observaciones de otros ejércitos para informar su perspectiva (porque) tiene experiencia limitada con la guerra urbana.»

El Eurasian Times había informado sobre vídeos en los que el EPL utilizaba la realidad virtual y aumentada, junto con drones especializados y rifles de asalto cuerpo a cuerpo, practicando el transporte de cientos de tanques, camiones y vehículos blindados de combate a través del estrecho de Taiwán en buques civiles de carga rodada. Esto indicaba que el Partido Comunista de China no descartaba la lucha calle a calle, cruenta y políticamente costosa que implica la ocupación de una región.

La naturaleza de sus ejercicios militares y vuelos en la zona de identificación de defensa aérea (ADIZ) de Taiwán desde agosto de 2022 también ha sido más específica, e incluso los observadores militares occidentales han señalado la velocidad y la escala a la que el EPL está afianzando sus planes de ataque. Del mismo modo, se ha reconocido que el ejército estadounidense está lejos, desde el punto de vista doctrinal, numérico, logístico y tecnológico, de poder frustrar con éxito al PLA en el Pacífico occidental.

Pero la ecuación cambia cuando se trata de guerra urbana. Mientras que el informe del ISW señala cómo una campaña de este tipo podría presentar un desafío particular, dado que más del 90% de la población de Taiwán vive en ciudades», el informe del SCMP establece paralelismos con la guerra en curso en Ucrania. «Los mayores esfuerzos del PLA por investigar el combate urbano también podrían estar impulsados por la experiencia de Rusia en Ucrania, donde las batallas urbanas han sido destructivas y difíciles de ganar», señala.

Continúan las tensiones sin precedentes en el Pacífico occidental tras la visita de la ex presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a la isla en agosto de 2022

Combate callejero: una dimensión diferente

Posiblemente en referencia a las batallas campales de Soledar y Bakhmut (Artemovsk), que fueron testigos de brutales combates casa por casa, el escenario será aún más sangriento, con miles de bolsas para cadáveres y un fuerte desgaste, especialmente si la resistencia taiwanesa se convierte en insurgencia.

Pero lo que merece ser examinado es el posible cálculo político que se esconde tras los preparativos de la guerra urbana. El desarrollo desafía ciertas lecturas comúnmente creídas sobre las estrategias geoeconómicas y político-económicas de China que informan su doctrina militar.

China conoce las repercusiones económicas de la destrucción de Taiwán, tanto para sí misma como para el mundo, y el impacto en el suministro mundial de semiconductores. Por ello, desde hace tiempo se considera que China prefiere acciones menos cinéticas y maniobras militares más abrumadoras desde el punto de vista psicológico.

Tales tácticas de «zona gris» se han observado en el SCS y en Ladakh, donde Pekín suscita el temor a una escalada que disuada a los países de contrarrestar la afirmación militar china de sus reivindicaciones territoriales. Taiwán es consciente de las consecuencias de la destrucción de las fundiciones de chips de Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) en un ataque del Ejército Popular de Liberación.

Cambia la narrativa a favor de Estados Unidos y Taiwán. Pone en peligro la neutralidad de la que China gozaba entre los países asiáticos, que se mantuvieron herméticos y no criticaron a Pekín en sus ejercicios con fuego real alrededor de Taiwán tras la visita de Pelosi. China lo ha conseguido en gran medida gracias a sus profundos lazos económicos, comerciales y de intercambio con todos los países de la región, donde es el principal socio comercial de casi todas las naciones. Así pues, el enfoque chino ha sido erosionar la influencia estadounidense ofreciendo algo que Washington no ha ofrecido en términos de comercio e inversión y, en su lugar, volviéndose proteccionista. La Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés) y la Iniciativa del Cinturón y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés) son esfuerzos en este sentido.

El combate urbano es inevitable

Por tanto, la atención prestada a la guerra urbana indica tres posibles tendencias en los cálculos de China. En primer lugar, cree que el cerco y la destrucción gradual del escaso ejército de Taiwán no forzarán a sus dirigentes a capitular y adherirse a China, ya que la influencia estadounidense ha garantizado posiblemente la resistencia de una gran parte de su sociedad. Esto requiere combates urbanos en las ciudades de Taiwán. Esto significa que China está dispuesta a soportar la censura diplomática y el colapso económico de la región y arriesgarse a dar una victoria diplomática a Washington. En otras palabras, es mejor que verse continuamente desafiada por EEUU.

Zhao DaShuai, un destacado observador de las cuestiones políticas y militares de China en Twitter, no niega que China reaccionará militarmente si fracasa la reunificación pacífica. Pero discrepa de que sea a costa de su capital diplomático y económico regional. Indica que el PCCh y Xi Jinping utilizarán la fuerza, sólo que no cuando aún queden objetivos económicos y militares por alcanzar, asegurando el éxito de la guerra en todos los frentes.

«Cuando se habla de reunificación, el ‘timing’ es lo más importante. Cuando China alcance la suficiente gravitación financiera, como que el renminbi (RMB) se negocie de forma prominente a nivel internacional, y cuando China alcance la independencia en alta tecnología», dijo Zhao en declaraciones al EurAsian Times. Pero sostiene que «la gravitación financiera puede llevar más tiempo, pero no es del todo necesaria» y considera más importante la «independencia de la alta tecnología», sobre todo en semiconductores. Un vistazo a los beneficios de riesgo y recompensa de la internacionalización de la moneda y el avance tecnológico da crédito a la valoración de Zhao.

China sigue siendo un «país de renta media», que aún debe abandonar su crecimiento basado en las exportaciones y hacer la transición a su economía de doble circulación. Este concepto prevé que la colosal población china se convierta en consumidora de muchos de sus productos manufacturados, en lugar de clientes extranjeros.

Si una parte sustancial del comercio mundial se realiza en yuanes, China se convertirá en una economía muy endeudada como la estadounidense. La posición del dólar como moneda de reserva preeminente ha hecho que EE.UU. tenga un déficit por cuenta corriente de un billón de dólares al año. Estados Unidos compra al resto del mundo más de lo que vende y financia ese déficit vendiendo un activo de reserva (el dólar) a los países. Además, es probable que los chinos no residentes adquieran saldos en yuanes en China y compren activos. Una gran tenencia de esos activos financieros podría aumentar la vulnerabilidad a los choques externos.

Instrumentar la tecnología y la economía para buscar la neutralidad asiática

Los dirigentes y la comunidad estratégica de China defienden el avance tecnológico para mantener una ventaja sobre Estados Unidos y traducir esa preeminencia en beneficios económicos y militares. En julio del año pasado, el profesor Song Jin, de la Academia China de Ciencias Sociales (CASS), pidió que se invirtiera en educación, ciencia y tecnología sanitarias, innovación, investigación y desarrollo (I+D) y desarrollo de capacidades. Según Jin, todo ello redunda en beneficio del desarrollo económico equitativo, la resistencia industrial y de la cadena de suministro, la mejora de la sanidad pública y el avance militar. En la sesión en curso de la APN, el primer ministro Li Keqiang dijo que las políticas de ciencia y tecnología del país deben crear «autosuficiencia» para los «avances tecnológicos clave».

https://hosting56220us-96570.webempresa.site/opinion/2023/03/10/china-pierde-ante-taiwan-en-hong-kong/

Política de semiconductores

En cuanto a los semiconductores, las sanciones impuestas por Estados Unidos al acceso de China a la tecnología y el software de forja de semiconductores son contraproducentes. Ha acelerado el desarrollo de la tecnología autóctona china de fabricación de semiconductores, especialmente para chips por debajo del nodo de 7nm. El proceso FinFET N+1 de Semiconductor Manufacturing International Corporation (SMIC) promete fabricar chips de 7nm sin máquinas de ultravioleta extremo (EUV) mientras desarrolla su sistema de litografía. También el Centro Nacional de Nanociencia y Tecnología anunció una nueva tecnología de litografía láser de 5nm en 2020.

«Según las estimaciones más conservadoras, China desarrollará la litografía DUV por inmersión en cinco años y la litografía EUV en 10 o 15 años», opina Zhao. El desarrollo tecnológico y los pactos comerciales como el RCEP que integran geoeconómicamente la región del este asiático jugarán un papel «primordial» para «tranquilizar a las naciones de Asia Pacífico en la preparación de un posible movimiento militar sobre Taiwán.» Esto hará que las sanciones estadounidenses sean casi ineficaces.

Esto, según Zhao, es China «preparándose a fondo en todos los frentes» antes de realizar un movimiento militar sobre Taiwán, que es la segunda posibilidad. Está en consonancia con su creencia de que si hay que librar una guerra, hay que ganarla a toda costa. Sólo considerando todas las contingencias aumentan las posibilidades de esa victoria decisiva. La cantidad de preparativos podría materializarse en la década de 2030, presentando un cálculo coste-recompensa más favorable para China, incentivándola a actuar – si Taiwán no se ha reunificado «pacíficamente» hasta entonces. Y si China actúa contra Taiwán y se reduce a una batalla urbana, la mayor lección que puede extraer de la guerra entre Rusia y Ucrania es si está dispuesta a librarla.

¿Puede China librar una sucia guerra urbana?

«La mayor lección de China es la adquisición de grandes cantidades de municiones guiadas de precisión (MGP), especialmente en la categoría de 250 kg. Como Taiwán está muy urbanizado, se necesitan PGM de pequeño diámetro para desalojar a los enemigos que ocupan granjas o edificios residenciales», dijo Zhao. «El PLA ha aprendido que la doctrina de combate orientada a la artillería tiene sus limitaciones. El EPL solía seguir la doctrina soviética de artillería pesada. Desde las reformas de 2016, ha adaptado la fuerza aérea de la OTAN y el enfoque de armas combinadas centrado en la red. Por lo tanto, el PLA invertirá fuertemente en Apoyo Aéreo Cercano (CAS) y entrenará a la PLAAF para que sea capaz de llevar a cabo misiones complejas de coordinación con las fuerzas terrestres del PLA», cree Zhao.

China sigue siendo un «país de renta media», que aún debe abandonar su crecimiento basado en las exportaciones y hacer la transición a su economía de doble circulación

La repentina concentración en la guerra urbana podría transmitir a Estados Unidos y Taiwán que China está preparada para todas las formas de guerra convencional. Washington conoce la preferencia de Pekín por la diplomacia y la preservación de las grandes apuestas económicas. Esto puede llevar a algunos en el Departamento de Defensa, el Departamento de Estado y la Casa Blanca a asumir que la RPC no empezará a desembarcar tropas en Taiwán. Así, China podría transmitir que no teme las viejas batallas de desgaste. Aún así, debemos seguir de cerca la evolución de los acontecimientos.

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente los puntos de vista del Gobierno de India ni de Defence Research and Studies.

Artículo cortesía de: The Eurasian Times

Artículo republicado en el marco de un acuerdo con Dras (Defense Research and studies) para compartir contenido. Link al artículo original:https://dras.in/is-china-preparing-for-invasion-of-taiwan/

+ posts

Periodista afincado en Mumbai que lleva más de una década cubriendo el sector de la defensa en la India. Es investigador y cubre la intersección de los asuntos militares con la política exterior, la política, la economía y la tecnología. Actualmente es redactor jefe de Eurasian Times.

Buscá en Reporte Asia