Asia Pacífico, APEC y Chile: consideraciones de fin de año

APEC
Imagen: APEC

Finaliza el año y también el ciclo de reuniones de alto nivel del foro de Cooperación del Asia Pacífico (APEC), que realizó recientemente su cumbre de líderes, en Tailandia, con la participación del Presidente Gabriel Boric.

Tuve la oportunidad de asistir a varias de las actividades de APEC en Bangkok y a todas las del Consejo Asesor Empresarial de APEC (ABAC) -cuya Secretaría dirijo en Chile-, de cuyos resultados creo que vale la pena destacar algunos aspectos. Primero, que no hay dos opiniones con respecto a que el Asia Pacífico constituye un espacio absolutamente estratégico de proyección política, comercial y de inversiones para nuestro país, un ámbito de acción prioritario para nuestras relaciones económicas internacionales.

Es en esa cancha donde nos jugamos una parte substancial de nuestras posibilidades de desarrollo, me atrevo a decir que más que en cualquier otra, y en la que estamos obligados a jugar el partido más complicado, ya que exige política de alto vuelo para profundizar acuerdos y capear, con inteligencia y decisión, la compleja situación económica y niveles de incertidumbre actuales, así como las tensiones geopolíticas entre Beijing y Washington, nuestros dos principales socios de inversión y comercio.

Dos, que apostar por el Asia Pacífico, pero hacerlo desde nuestra región latinoamericana, sólo puede beneficiarse si se hace desde la Alianza del Pacífico. Estimo que revitalizar el sentido de la Alianza del Pacífico como espacio de integración que se proyecta hacia el Asia Pacífico en su conjunto aumenta significativamente las posibilidades de avances concretos en la apertura de mercados y la facilitación del comercio y las inversiones. A pesar de los vaivenes que ha tenido este proceso de integración en los últimos años, no siempre muy auspiciosos, aún sigue siendo muy atractivo como bloque para el Asia y para muchos países interesados por incorporarse como Estados asociados o miembros plenos.

Tres, que la naturaleza colaborativa público-privada que moviliza a APEC es más necesaria que nunca, tiene excelentes bases para que sea cada vez más fructífera y se apronta para un año 2023, bajo la presidencia de Estados Unidos, con una agenda llena de sentido para los desafíos que enfrentan Chile, el Asia Pacífico y buena parte del mundo.

APEC promueve la inmunización sostenible

Durante el 2023, ABAC -que a mediados de este año estrenó nuevos integrantes en representación de Chile- acordó organizar su trabajo de manera tal que sus recomendaciones incluyan propuestas más concretas, teniendo como centro la sustentabilidad y la transformación e inclusión digital para la facilitación del comercio. En Bangkok, con nuestros colegas de ABAC Estados Unidos, concordamos colaborar desde ABAC Chile a través de iniciativas en el terreno de lo que se conoce como reskilling (reconversión) y upskilling (capacitación) en el ámbito digital y para la educación que nos demanda el siglo 21.

apostar por el Asia Pacífico, pero hacerlo desde nuestra región latinoamericana, sólo puede beneficiarse si se hace desde la Alianza del Pacífico

Finalmente, algo clave que esperamos de estas reuniones y de la agenda de trabajo de ABAC/APEC durante el 2023 tiene que ver con cómo podemos integrar de forma efectiva las múltiples respuestas para enfrentar la crisis climática. Compartir experiencias exitosas en beneficio de nuestras economías es parte del ADN de APEC y es uno los temas cruciales a atender en línea con las hojas de ruta de APEC: la Visión de Putrajaya y el Plan Acción de Aotearoa. Por nuestra parte, mientras tanto, queremos hacer vivo nuestro lema ABAC para el próximo año:  Equidad. Sustentabilidad. Oportunidad. Desde ABAC Chile nos esforzaremos para que así ocurra.

 

Acerca del autor

Directora Ejecutiva Fundación Chilena del Pacífico – Secretaría Nacional del Consejo Asesor Empresarial de APEC.