En Indonesia, las lagunas normativas frenan las energías renovables

Indonesia Energías Renovables
Paneles solares en el tejado de la Catedral de Yakarta, en Yakarta, Indonesia (Imagen: Willy Kurniawan / Alamy)

Indonesia produce actualmente el 71% de su energías con combustibles fósiles.

La necesidad y la expectativa de que la combinación energética esté dominada por las energías renovables siguen aumentando, agudizadas por los impactos negativos de los combustibles fósiles que ya no se pueden negar.

El 15 de noviembre, en la cumbre del G20 celebrada en Bali, Indonesia lanzó la Asociación para la Transición Energética Justa, que ayudará al país a cerrar las centrales eléctricas de carbón y a ampliar las energías renovables.

Pero en el país la transición energética se ve frenada por la falta de una normativa firme que favorezca las energías renovables. De hecho, la normativa reciente, incluida la Ley Ómnibus de Creación de Empleo y la Enmienda a la Ley de Minas, se centra en el apoyo a las energías fósiles, especialmente al carbón.

Este es el principal obstáculo para una transición energética justa en Indonesia.

¿Qué eficacia tendrá la nueva normativa?

En septiembre, el gobierno emitió un reglamento presidencial (PR 112/2022) diseñado para acelerar la generación de electricidad renovable. Lo hace, por ejemplo, solicitando a los ministerios que ofrezcan incentivos para el desarrollo de proyectos de energías renovables. Curiosamente, el reglamento también menciona la aceleración de la eliminación de las centrales eléctricas de carbón, la primera vez que se menciona en un reglamento. La pregunta es: ¿puede el RP 112/2022 hacer frente al reto? La respuesta es incierta. Se pueden identificar al menos tres problemas.

En primer lugar, el reglamento establece que las centrales de carbón pueden seguir construyéndose si están inscritas en el Plan Empresarial de Suministro de Electricidad antes de que se promulgue el PR 112/2022 el 13 de septiembre. Esto significa que las centrales en fase de planificación que aún no han alcanzado el cierre financiero pueden seguir recibiendo luz verde.

Esta condición contradice las declaraciones políticas del presidente Joko Widodo, que ordenó en 2020 y 2021 que no se construyeran nuevos proyectos de energía de carbón a menos que ya hubieran alcanzado el cierre financiero o estuvieran en construcción. Esto significa que varias centrales de carbón de gran tamaño que aún no han alcanzado el cierre financiero están en camino de ser construidas. Por ejemplo, Jambi-1, con una capacidad de 600 megavatios (MW), Jambi-2 (600 MW) y Sumbagsel-1 (300 MW).

Además, la normativa sigue permitiendo la concesión de licencias para la construcción de centrales de carbón «cautivas» (que sólo dan servicio a una fábrica o parque industrial, y no a la red general), y las que figuran en la lista de Proyectos Estratégicos Nacionales, siempre que dichos proyectos se comprometan a limitar sus emisiones y a no funcionar más allá de 2050. Sin embargo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha aconsejado a los gobiernos que tomen «medidas rápidas e inmediatas» para eliminar el carbón y evitar lo peor de la crisis climática.

El 15 de noviembre, en la cumbre del G20 celebrada en Bali, Indonesia lanzó la Asociación para la Transición Energética Justa

En segundo lugar, el PR 112/2022 aún no ha dado respuesta a varias cuestiones subyacentes al desarrollo de las energías renovables. Por ejemplo, tiende a imitar las regulaciones anteriores que priorizan el uso de productos fabricados localmente, sin reconocer que aún no se ha desarrollado una industria nacional para fabricar componentes de tecnología renovable y que la mayoría de los componentes siguen siendo importados.

En otros países, la normativa sobre productos de origen local no es demasiado estricta durante el desarrollo inicial de las energías renovables, lo que da a la industria local tiempo y espacio para crecer. Aunque la RP 112/2022 ordena al Ministerio de Asuntos Industriales que preste apoyo a las empresas para que puedan priorizar el uso de productos locales, dicho apoyo aún requiere un marco de aplicación.

En tercer lugar, el reglamento ordena a varios ministerios que ofrezcan incentivos para el desarrollo de las energías renovables. Esta disposición puede ser apreciada, pero es muy amplia y general. Por ejemplo, se pide al Ministerio de Energía y Recursos Minerales que formule un plan de desarrollo de la generación de energía que utilice energías renovables. Esta ayuda debería haberse clasificado como una obligación.

Indonesia llama a la acción colectiva para descarbonizar la industria

Además, se pide al Ministerio de Hacienda que ofrezca incentivos fiscales, como el impuesto sobre la renta, la exención de los derechos de importación y la desgravación del impuesto sobre el suelo y la construcción. Sin embargo, estas disposiciones ya han sido ordenadas en varios reglamentos y no se dan más explicaciones sobre su garantía o los mecanismos para llevarlas a cabo.

Tomemos como ejemplo la concesión de licencias y la adquisición de terrenos. Varios ministerios pueden conceder licencias, pero no tienen por qué hacerlo en función del tipo o el tamaño de los proyectos. Esto es muy importante porque ciertos tipos de proyectos de energía renovable a gran escala, como los geotérmicos y los hidroeléctricos, requieren un tratamiento especial – en concreto, firmes salvaguardas medioambientales y de derechos humanos – para que su desarrollo sea justo.

Necesidad urgente de una reforma normativa que apoye una transición justa
La RP 112/2022 es un avance muy esperado, pero no ha cumplido las expectativas.

Adaptación de China al clima extremo

El éxito de la transición energética en Indonesia depende también de otros marcos jurídicos, como el proyecto de ley sobre energías nuevas y renovables que se está debatiendo en el Senado. Este proyecto de ley, publicado en agosto de 2022, incluye una disposición que establece que las centrales eléctricas de carbón que se esfuercen por reducir las emisiones recibirán incentivos, fiscales o no fiscales, como la adquisición de terrenos y la flexibilización de las licencias.

Teniendo en cuenta esto y el PR 112/2022, parece que durante los próximos años los incentivos y las ayudas no sólo irán a parar a las renovables, sino también a las energías fósiles, especialmente al carbón. Esto es lamentable, ya que el despliegue de las energías renovables requiere la intervención del Estado para crear unas condiciones equitativas.

Además, se pide al Ministerio de Hacienda que ofrezca incentivos fiscales, como el impuesto sobre la renta, la exención de los derechos de importación y la desgravación del impuesto sobre el suelo y la construcción

Otras normativas, como la Ley de Creación de Empleo y la Enmienda a la Ley de Minas, ofrecen un enorme incentivo en forma de canon del 0% para las empresas mineras de carbón que aumenten el valor añadido, incluso mediante el desarrollo de centrales eléctricas de boca de mina e instalaciones de gasificación de carbón. Evidentemente, estas normativas no están en consonancia con el consejo mundial de eliminar progresivamente las centrales eléctricas y la minería del carbón, y hacer una transición completa a las energías renovables.

Debemos ser conscientes de que la crisis climática está aquí. Una energía renovable fiable y justa es el futuro por el que hay que luchar inmediatamente. Por ello, Indonesia necesita un marco normativo a largo plazo, ambicioso y sistemático, que favorezca totalmente el desarrollo de las energías renovables. Es crucial que haya voluntad política y un liderazgo fuerte para ofrecer condiciones equitativas a las renovables. El primer paso es revisar todas las regulaciones que obstaculizan el justo desarrollo de las renovables, con la participación de todas las partes interesadas, incluida la sociedad civil, y luego realizar una reforma regulatoria integral que favorezca ese desarrollo.

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en China Dialogue. La reproducción del mismo en español se realiza con la debida autorización. Link al artículo original:https://chinadialogue.net/en/energy/in-indonesia-regulatory-gaps-are-holding-back-renewables/

Acerca del autor

Es director de programas del Centro Indonesio de Derecho Ambiental