Después de 26 años en el South China Morning Post, ha llegado el momento de un descanso, y de volver a Hong Kong

SCMP
Wang Xiangwei es columnista y ex redactor jefe del Post. Foto: Nora Tam

Al sentarme a escribir esta columna para reflexionar sobre mi carrera como periodista, mi mente sigue derivando a "Una buena vida", el título de la autobiografía del periodista estadounidense Ben Bradlee, uno de los mejores periodistas de los tiempos modernos y por el que siento por el que siento un gran respeto.No se me ocurre una descripción más adecuada para resumir el trabajo de mi vida, ya que he decidido estar en la actividad periodística y la redacción durante 33 años. Dejo el South China Morning Post, un periódico en el que he trabajado y amado durante más de 26 años.

Cuando aterricé en Hong Kong en 1993, tras estudiar y trabajar en Londres, me maravilló casi todo lo que brindaba la ciudad y de su espíritu emprendedor, pero no estaba seguro de mi posición como reportera principiante. Encontré mi vocación en 1996, cuando entré en el Post, donde empecé como reportero de negocios de China. En el año 2000, asumí el cargo de editor de China, dirigiendo la cobertura de este país, una de las secciones más importantes del Post.

En aquel momento, Pekín estaba a punto de entrar en la Organización Mundial del Comercio, y su ingreso en 2001 allanó el camino para el despegue económico del país en las dos décadas siguientes.

En 2012, me convertí en redactor jefe del Post y ocupé el cargo hasta finales de 2015, cuando me trasladé a Pekín para estar más cerca de mi familia y permanecí como asesor editorial. Como redactor jefe durante las dos últimas décadas, he tenido el privilegio de dirigir la expansión de nuestra cobertura en amplitud y profundidad. Y lo que es más importante, que el diario haya conseguido una voz única y que se haya convertido en el principal medio de comunicación de Asia, en el que los lectores pueden encontrar información autorizada sobre China.

Donde los lectores pueden encontrar noticias y comentarios independientes y perspicaces
sobre Hong Kong y la China continental. Esto significa que el Post debe cubrir China desde una perspectiva perspectiva interna. Su comprensión y su información de China proviene del hecho de que es parte del país, pero no depende de Pekín.

Xi llegó al poder gracias a su campaña anticorrupción, pero la lucha se ha vuelto más política

Con sede en Hong Kong y beneficiándose del concepto de "un país, dos sistemas", el Post ha podido examinar las cuestiones relacionadas con China de forma crítica e independientemente. Me he animado mucho por la amplia y perspicaz cobertura del Post sobre temas relacionados con China en el día a día. Sus reportajes exclusivos y comentarios perspicaces sobre el cambio de liderazgo en China, que ha roto las normas
y las implicaciones para el resto del mundo, son el último ejemplo de la ambición del periódico.

Las redes sociales y las plataformas digitales han transformado el periodismo. Desde el primer día como redactor jefe, me propuse reformar y renovar las operaciones de la redacción para sentar las bases de la transformación del Post de una editorial tradicional centrada en la impresión a una próspera plataforma de medios digitales con un alcance global.

Su comprensión y su información de China proviene del hecho de que es parte del país, pero no depende de Pekín

Cuando me hice cargo de la redacción, más del 80% del tráfico online procedía de suscriptores de la prensa en Hong Kong. Ahora, esa cifra se ha invertido y la mayoría del tráfico en línea proviene del extranjero, mientras que nuestra base de suscriptores en Hong Kong también ha crecido sustancialmente.

Sería negligente si no mencionara mi larga relación con la familia del magnate malayo Robert Kuok que fue propietaria del diario de 1993 a 2016. No habría llegado hasta aquí sin
su generoso apoyo y confianza. Ni una sola vez Kuok o sus familiares llamaron para interferir en mis decisiones editoriales a lo largo de mis 26 años en el Post, especialmente durante mi etapa como redactor jefe.

Un ávido lector del Post de principio a fin, Kuok me dijo una vez que una historia determinada arruinó su apetito para el desayuno, pero cuando se le presionó para que diera detalles se limitó a sonreír.

Me estaba preparando para dar un paso al costado como editor principal cuando el Grupo Alibaba de Jack Ma estaba en proceso de adquirir el Post. Desde la adquisición, a principios de 2016, he observado que Joe Tsai, el nuevo presidente del Post, ha respetado la independencia editorial y ha invertido más recursos para ampliar la huella digital del Post.

Aun así, como adicto a las noticias, nada me da más emoción que perseguir las pistas de las historias, historias de último momento y producir comentarios impactantes.
Trabajar para el Post me ha permitido a lo largo de los años de primera fila relatar y comentar los tremendos cambios que ha sufrido China: lo bueno, lo malo y lo feo.

Tras más de 40 años de reforma y apertura, que llevaron a la economía china a convertirse en la segunda del mundo, China se encuentra de nuevo en una encrucijada. Desde que llegó al poder a finales de 2012, el presidente Xi Jinping ha cambiado por completo el país y ha consolidado el poder exclusivamente en sus propias manos. Su control del poder se ha hecho aún más estricto después de que lograra destrozar las normas y reglas no escritas durante el congreso de liderazgo del país, introduciendo cambios innovadores y llenando la nueva estructura de poder con sus aliados.

Con facilidad se ha asegurado un tercer mandato sin precedentes como líder del partido que tiene la intención de gobernar el país al menos durante los próximos 10 años.
En su discurso de apertura del 20º Congreso expresó su gran visión de convertir a China en un país moderno y prometió reforzar aún más el control del Partido Comunista sobre la sociedad y la economía.

Mencionó la palabra "seguridad" muchas más veces que la palabra "economía", ya que China se enfrenta al peor entorno internacional en décadas, en medio de una creciente confrontación con Estados Unidos. Lanzó oscuras advertencias sobre las amenazas que se avecinan, incluyendo los intentos externos de reprimir y contener a China, sin mencionar explícitamente a Estados Unidos u Occidente. Al tiempo que subrayaba la autosuficiencia y la autonomía, Xi prometió continuar con la apertura de alto nivel de China a la inversión extranjera y a los aportes del exterior.

Pero los inversores siguen sin estar convencidos, lo que ha provocado una
brutal venta en los mercados bursátiles de Shanghái y Hong Kong, así como de las acciones relacionadas con China en Nueva York el lunes, un día después de que se dieran a conocer al mundo los cambios en la dirección se dieran a conocer al mundo.

Mientras Xi refuerza los controles autoritarios y enfatiza la lealtad y la confidencialidad, la política y el proceso de elaboración de políticas, de naturaleza opaca, se han vuelto aún más impenetrables.

Paradójicamente, esto debería dar al Post más oportunidades de crecimiento. En un momento como éste, la demanda de información creíble, autorizada y perspicaz sobre China - una de las mayores historias de los tiempos modernos - nunca ha sido más crítica.

Cuando estaba en Hong Kong, siempre aprecié y valoré el punto de vista que la ciudad podía ofrecer a un periodista. Después de seis años en Pekín, donde los medios de comunicación están amordazados, la disidencia es silenciada, y los funcionarios comienzan invariablemente sus discursos alabando primero a Xi, mi apreciación de las ventajas únicas de Hong Kong no ha hecho más que crecer.

Tras más de 40 años de reforma y apertura, que llevaron a la economía china a convertirse en la segunda del mundo, China se encuentra de nuevo en una encrucijada

La ciudad está pasando ciertamente por un momento difícil tras la agitación de 2019 y la posterior imposición de la Ley de Seguridad Nacional por parte de Pekín. Cientos de personas se han marchado en medio del pesimismo de que el papel y el prestigio de Hong Kong se desvanezca aún más, y que se convierta en "sólo otra ciudad china".

Yo no estoy de acuerdo. Hong Kong ha tropezado, sin duda, pero se recuperará como antes. En un momento en que China está girando claramente hacia el interior, el papel de Hong Kong como puente a través del cual el mundo exterior se relaciona con la China continental es cada vez mayor.

Por el momento, la gente se centra demasiado en los aspectos negativos y no en los positivos.  El estado de derecho de Hong Kong, su modo de vida capitalista, su
gobierno, la libre circulación de información y sus servicios profesionales de alta calidad son importantes. Todas estas ventajas no han cambiado, lo que la hace diferente de las demás ciudades de la China continental.

Por eso he decidido volver a Hong Kong para seguir un nuevo capítulo de la buena vida. Estoy dispuesta a probar la siguiente cosa buena que me gusta: la enseñanza del periodismo.

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en el portal SCMP, y la reproducción del mismo en español se realiza con autorización directa del autor. 

Acerca del autor

Ex editor en jefe del South China Morning Post (SCMP). Tiene una maestría en periodismo y una licenciatura en inglés. Durante 20 años se desempeñó en el China Daily y fue corresponsal de la BBC China. Ahora reside en Beijing como asesor editorial del SCMP.