El papel de China en la deuda externa pública de los países DSSI y la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) en 2020

Deuda
Imagen: Pixabay

La carga de la deuda de los países de bajos ingresos del mundo aumentó un 12% hasta alcanzar la cifra récord de 860.000 millones de dólares en 2020 ¿Cuál es el rol de China y la iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI)?

Principales resultados

Alrededor del 60% de los países de bajos ingresos corren un alto riesgo o ya están en dificultades de endeudamiento, frente al 30% en 2015;
En general, los mayores aumentos de la deuda externa pública pendiente de 2019 a 2020 fueron con el FMI (más 18.300 millones de dólares), el Banco Mundial (más 17.100 millones de dólares), el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) (más 6.100 millones de dólares) y Japón (más 5.300 millones de dólares);

A finales de 2020, el total de la deuda externa pública pendiente con China (como acreedor bilateral oficial) en 68 países analizados elegibles bajo la iniciativa de suspensión del servicio de la deuda (DSSI) aumentó de 105 mil millones de dólares en 2019 a 110 mil millones de dólares;
Los países con los mayores aumentos de la deuda china fueron Guinea (+94,8% total, o +0,7% de la RNB), Lesoto (+60,3% total, o +2,9% de la RNB). Al mismo tiempo, la exposición de la deuda de la mayoría de los países a prestamistas no chinos aumentó a un ritmo más rápido;

En los 68 países, la exposición a la deuda de China fue mayor que la deuda combinada de todos los demás acreedores bilaterales oficiales y sólo es superada por el Banco Mundial;
China fue el mayor acreedor individual en 17 de los países del IDSS, con la mayor proporción en Tonga (55% de toda la deuda externa pública), Yibuti (55%), RDP de Laos (52%), Camboya (44%), República del Congo (42%), República Kirguisa (40%);
Se estima que el 26% del servicio total de la deuda pagado por los 68 países del SDSS en 2022 iría a parar a China (frente al 17% de los tenedores de bonos y el 9% del Banco Mundial-IDA).

Para hacer frente a los problemas de deuda de los países del DSSI, China ha aplazado pagos por valor de 5.700 millones de dólares, frente a los 4.500 millones de dólares de los miembros del Club de París;
Para hacer frente a los problemas de deuda de los países del DSSI, China ha aplazado pagos por valor de 2.100 millones de dólares, frente a los 2.500 millones de dólares de los miembros del Club de París para finales de 2020;

En 2021, China prometió redistribuir 10.000 millones de dólares, es decir, el 23% de sus Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI a los países africanos (en comparación con el 20% de redistribución de DEG a los mercados emergentes comprometido por otros países del G20, como Francia, Italia, EE.UU. y el Reino Unido);

Abordar el desafío de la deuda es complejo y requiere mayor transparencia, claridad y confianza sobre una base multilateral, y debe considerar las posibilidades de reestructurar la deuda sin perder el acceso a futuros préstamos;
Se están aplicando nuevas soluciones para la reestructuración de la deuda, como los canjes de deuda por naturaleza, por ejemplo, una reestructuración de la deuda de 553 millones de dólares en Belice a cambio de su compromiso de protección marina en noviembre de 2021, pero no se han ampliado para una aplicación más amplia

1. Introducción

En diciembre de 2021, el FMI dio la voz de alarma cuando su Directora Gerente, Kristalina Georgieva, escribió que «alrededor del 60% de los países de bajos ingresos corren un alto riesgo o ya están en dificultades de endeudamiento», frente al 30% de 2015.Igualmente, el Banco Mundial observó que la carga de la deuda de los países de bajos ingresos del mundo «aumentó un 12% hasta alcanzar un récord de 860.000 millones de dólares en 2020».

Con la COVID-19 todavía obstaculizando las actividades económicas que requieren un mayor gasto público, por ejemplo, en salud y otros servicios públicos, junto con la disminución de los ingresos fiscales, la deuda externa pública pendiente en la mayoría de los países considerados vulnerables y parte de la iniciativa multilateral de suspensión del servicio de la deuda (DSSI) ha aumentado desde finales de 2019 hasta finales de 2020, a excepción de unos pocos países como la República del Congo y Mozambique (que vieron una ligera caída del 3,5% y 2,2% de la deuda pendiente, respectivamente).

La carga de la deuda de los países de bajos ingresos del mundo aumentó un 12% hasta alcanzar la cifra récord de 860.000 millones de dólares en 2020

Estos aumentos de la deuda externa pública pendiente son impulsados, por ejemplo, por la ayuda de emergencia de las instituciones financieras multilaterales para cubrir los gastos sanitarios y sociales (por ejemplo, las vacunas COVID-19) y estimular la actividad económica. Por ejemplo, en 2020, Bangladesh obtuvo un préstamo de 250 millones de dólares del BAII para mitigar el impacto de la pandemia en las PYME y el sector informal, y un desembolso de 732 millones de dólares del FMI para hacer frente a la balanza de pagos y las necesidades fiscales en medio de la pandemia.

Sin embargo, también la deuda bilateral siguió aumentando, pasando de unos 182.000 millones de dólares a más de 200.000 millones, por ejemplo mediante un paquete de préstamos de 3.200 millones de dólares que incluía la ayuda a siete proyectos de Japón (véase la Figura 1).

Figura 1: Deuda externa pública de los países de renta baja con prestamistas bilaterales (Fuente: FMI)

 

Si bien los nuevos empréstitos durante la pandemia ayudan a los países a garantizar la salud pública y a estimular la economía, también crean una nueva presión sobre el pago de la deuda. Desde finales de 2019, seis países –Argentina, Belice, Ecuador, Líbano, Surinam y Zambia- han dejado de pagar su deuda soberana, de los cuales sólo Zambia pertenece al grupo de países del IDS.

En este informe, analizamos los últimos datos del IDS del Banco Mundial y examinamos la evolución reciente de la deuda externa pública en 68 de los 73 países elegibles para el IDS (los datos de Sudán del Sur, Micronesia, Tuvalu, Kiribati y las Islas Marshall no están disponibles en la base de datos del IDS), centrándonos en la deuda con China y en su evolución entre 2019 y 2020.

Para ello, en la sección 2, presentamos un panorama completo de la exposición de China a la deuda de estos países, incluyendo el estado actual de los préstamos de China, una comparación entre China y otros acreedores multilaterales y bilaterales, y la proyección de reembolso de la deuda en 2022; en la sección 3, discutimos las estrategias actuales y potenciales para abordar los problemas de la deuda y, finalmente, en la sección 4, concluimos el informe con las perspectivas de los próximos pasos.

Nota sobre los datos Al igual que el anterior informe publicado en octubre de 2020, este informe actualizado se basa en la última versión de las Estadísticas de la Deuda Internacional (IDS) del Banco Mundial. Las IDS incluyen datos de la deuda pública autodeclarada de 68 de los 73 países elegibles para la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI). Para un país deudor concreto, las IDS miden los agregados globales y la composición de los stocks de deuda externa pública por tipo de acreedor y por acreedor.

En el siguiente análisis, nos centramos especialmente en la deuda externa pública contraída con los acreedores oficiales chinos, es decir, los préstamos concedidos por los gobiernos chinos y todas las instituciones públicas en las que la participación del gobierno es del 50% o superior. Aunque un país deudor también puede obtener préstamos de prestamistas no oficiales chinos o mediante la emisión de bonos, ambos son de menor tamaño y se ven menos afectados por las políticas de reestructuración o alivio de la deuda del gobierno chino.

2. La exposición de China a la deuda externa pública en el IDSS

2.1 Estado de los préstamos de China en el SDSSI

A finales de 2020, el total de la deuda pendiente con China (como acreedor bilateral oficial) en los 68 países del DSSI aumentó de 105.000 millones de dólares en 2019 a 110.000 millones de dólares. Mientras que la deuda con China se redujo en algunos países, la mayoría de los países del DSSI experimentaron un aumento, especialmente en Bangladesh (un aumento de 972 millones de dólares), Guinea (628 millones de dólares), Costa de Marfil (547 millones de dólares) y Uganda (457 millones de dólares).

Con la COVID-19 todavía obstaculizando las actividades económicas que requieren un mayor gasto público

De 2019 a 2020, los tamaños relativos de la deuda total y de la deuda con China en los países DSSI en comparación con sus RNB también aumentaron en los países DSSI. Como muestra la Figura 3, mientras que la mayoría de los países se encuentran dispersos alrededor de la esquina inferior izquierda (lo que significa un cambio neto muy bajo o incluso negativo), algunos países destacados sobresalen. Países como Angola, Maldivas, Cabo Verde, Zambia, Lesoto, Yibuti y Guinea han experimentado un mayor aumento de la relación entre la deuda y el INB de 2019 a 2020.

Además de un aumento general de los valores absolutos de su deuda pendiente en 2020, estos cambios notables también son el resultado de una caída significativa de la RNB debido a la pandemia, lo que hace aún más difícil el pago de la deuda. En 2020, la RNB de 24 de los 68 países del IDSS se redujo en menos del 10%, mientras que en 13 de los 68 países del IDSS, su RNB se redujo en más del 10%.

2.2 China en comparación con los acreedores internacionales

En el año 2020 se produjo un aumento de más de 70.000 millones de dólares en el total de la deuda externa pública de los 68 países del SDSS en comparación con el año 2019. Si se observan los acreedores individuales, los más importantes son:

La deuda total pendiente con el Banco Mundial-IDA en estos 68 países del DSSI aumentó de 111.000 a 128.000 millones de dólares a finales de 2020, lo que representa el 21% del total de la deuda externa pública pendiente y el 43% de la deuda contraída con todos los prestamistas multilaterales;
En 2020, la deuda pendiente con China (bilateral oficial) aumentó en 5.000 millones de dólares hasta los 110.000 millones de dólares, lo que representa el 18% del total de la deuda externa pública pendiente y el 64% de la deuda pendiente con los acreedores bilaterales oficiales;

En 2020, la deuda contraída con los tenedores de bonos de los 68 países del DSSI aumentó en 4.000 millones de dólares hasta alcanzar los 71.000 millones de dólares, lo que supone un 12% del total de la deuda externa pública de los países del DSSI.
En general, el mayor aumento de la deuda pendiente de 2019 a 2020 fue con el FMI (más 18.300 millones de dólares), seguido por el Banco Mundial (más 17.100 millones de dólares), el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) (más 6.100 millones de dólares) y Japón (más 5.300 millones de dólares).

Un examen más detallado de la composición de la deuda pendiente con los distintos acreedores en los diferentes países del SDSS a finales de 2020 se muestra en la Figura 5. Así, dependiendo del país, han surgido diferentes composiciones de prestamistas multilaterales, bilaterales y privados.

En 2020, los multilaterales siguen siendo los principales prestamistas de los países del ASSI. Los acreedores multilaterales son el mayor prestamista en 37 de los 68 países del IDSS:

El Banco Asiático de Desarrollo es el mayor acreedor en 6 países, entre ellos Timor Oriental (61% del total de la deuda externa pública pendiente), Fuji (45%), Islas Salomón (44%), Papúa Nueva Guinea (35%), Nepal (33%) y Uzbekistán (28%);
El FMI es el mayor acreedor en 4 países: República Centroafricana (44%), Sierra Leona (34%), Kosovo (29%) y Chad (19%);
El Banco Mundial-IDA es el mayor acreedor en 18 países, como Tanzania (46%), Burkina Faso (45%), Ruanda (43%);

En los 9 países restantes (Burundi, Dominica, Gambia, Guyana, Honduras, Mauritania, Moldavia, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas), el mayor prestamista es «otros multilaterales», lo que muestra las obligaciones de confidencialidad de un país deudor con una sola entidad acreedora.
Los acreedores bilaterales oficiales son la principal categoría de prestamistas en 24 de los 68 países del IDSS:

China es el mayor acreedor en 17 países, entre ellos Tonga (55%), Yibuti (55%), RDP de Laos (52%), Camboya (44%), República del Congo (42%), República Kirguisa (40%), Vanuatu (39%), Samoa (35%), Angola (34%), Tayikistán (34%), Guinea (32%), Comoras (31%), Maldivas (31%), Camerún (29%), Zambia (25%, y la cuota del total de los tenedores de bonos es del 23%), Pakistán (24%), Togo (24%);
India es el mayor acreedor de Bután (69% del total de su deuda externa pública pendiente);

Japón es el mayor acreedor de Myanmar (32%);
En los 5 países restantes (Afganistán, Haití, Santo Tomé y Príncipe, Somalia, Yemen, Rep.), el mayor prestamista es «otros bilaterales oficiales», lo que muestra las obligaciones de confidencialidad del país deudor con la entidad acreedora.
Los tenedores de bonos son el mayor prestamista en 6 países: Ghana (39%), Santa Lucía (38%), Mongolia (38%), Costa de Marfil (37%), Guinea-Bissau (28%) y Senegal (25%).

Los prestamistas no oficiales son los mayores acreedores de Cabo Verde (27% del total de la deuda externa pública).

2.3 Proyecciones del servicio de la deuda para 2022

Sobre la base de las estimaciones de reembolso de la deuda realizadas por el Banco Mundial para 2022, el gasto total de los 68 países del SDSS en el servicio de la deuda será de 52.800 millones de dólares.

Si se observa la proporción del servicio de la deuda en la economía general de cada país (es decir, la renta nacional bruta o RNB), varios países de la IDRS tendrán que pagar más del 10% de su RNB en concepto de servicio de la deuda en 2022, como Maldivas (18,3%), Mongolia (17,7% de la RNB), Zambia (12,9%) y Angola (11,6%).

El receptor más importante del servicio de la deuda de los países de la IDSS sería China, que esperaría el 26% del servicio total de la deuda que se espera que paguen los 68 países de la IDSS en 2022. Le sigue el 17% del servicio de la deuda destinado a los tenedores de bonos, y el 9% al Banco Mundial-IDA.

En 2022, se espera que ocho países destinen más del 2% de la RNB al pago de la deuda a los acreedores oficiales chinos: Angola (4,9%), Yibuti (3,8%), Tonga (2,8%), RDP Lao (2,8%), Maldivas (2,7%), Zambia (2,6%), República del Congo (2,4%), Samoa (2,3%).

3. Enfoques y desafíos para tratar los problemas de la deuda

Para el desarrollo nacional sostenible, así como para el comercio mundial, se considera de gran importancia tratar las cuestiones de la deuda existentes y que se están acelerando. El tratamiento de los problemas de la deuda soberana ha estado en la agenda desde el estallido de la COVID-19 tanto a nivel multilateral como bilateral, pero hasta ahora no ha dado resultados suficientes y debe acelerarse.

3.1 Enfoques actuales para el alivio de la deuda con la participación de China

A nivel multilateral, la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI) del G20, iniciada por el Banco Mundial y el FMI y en vigor desde mayo de 2020 hasta diciembre de 2021, fue el primer esfuerzo para abordar los problemas de la deuda de cara a la COVID-19. Para acceder a la DSSI, los países también debían comprometerse a limitar sus préstamos no concesionales a los niveles acordados en el marco de las políticas de préstamos no concesionales del Banco Mundial y los programas del FMI.

China es el mayor acreedor en 17 países

A finales de 2021, el DSSI proporcionó una suspensión temporal de los pagos del servicio de la deuda a los acreedores bilaterales oficiales para 40 de los 73 países elegibles por un valor de 10.300 millones de dólares. Los países que más utilizaron el DSSI fueron Pakistán (unos 5.200 millones de dólares de ahorro potencial sólo en 2021), Angola (unos 2.900 millones de dólares de ahorro potencial en 2021) y Kenia (unos 1.200 millones de dólares de ahorro potencial en 2021).

En el año 2020, como uno de los participantes en el DSSI, China ha aplazado pagos por valor de 2.100 millones de dólares (con unos 1.353 millones de dólares de suspensión de la deuda de CIDCA y China Exim, y 748 millones de dólares de suspensión voluntaria de la deuda de China Development Bank). Esto se compara con los 2.500 millones de dólares de los miembros del club de París a finales de 2020 (que aplazaron otros 2.000 millones de dólares en 2021).

Sin embargo, la participación en el DSSI fue menor de lo esperado, ya que los países elegibles para el DSSI temen quedar excluidos de futuros préstamos por parte de los acreedores si aplazan los pagos. El presidente del Club de París y responsable del Tesoro francés, Emmanuel Moulin, ha declarado que «algunos países han decidido no solicitar la última prórroga [de la DSSI] porque no querían crear dificultades con China (…) [y] preferían hablar con China y otros acreedores sobre nuevos fondos en lugar de solicitar ayuda en el marco de la DSSI». Además, a pesar de la ampliación del periodo de suspensión original desde el 31 de diciembre de 2020 hasta finales de 2021, la DSSI aún no se ha ampliado hasta el año 2022.

Sobre la base de la DSSI, a finales de 2021 se puso en marcha el Marco Común del G20 para el Tratamiento de la Deuda con el fin de incentivar la participación de los acreedores privados y mejorar la escala del alivio de la deuda a través de la acción colectiva. El Marco Común ofrece un tratamiento de la deuda caso por caso, impulsado por las solicitudes voluntarias de los países deudores. Sin embargo, hasta ahora sólo han participado tres países (Chad, Etiopía y Zambia), pero aún no han recibido alivio.

El FMI también está proporcionando alivio del servicio de la deuda a los países más pobres y vulnerables a través de varios servicios de préstamo (por ejemplo, el servicio de crédito rápido RCF, el instrumento de financiación rápida RFI), financiados por el Fondo Fiduciario para la Contención y el Alivio de Catástrofes (CCRT) que se estableció originalmente en 2015. En marzo de 2022, el FMI puso a disposición de los países miembros unos 250.000 millones de dólares, por ejemplo, unos 730 millones de dólares para Bangladesh y 610 millones de dólares para Nepal. China ha aportado 8 millones de dólares para apoyar el CCRT.

Además, en agosto de 2021, el FMI puso a disposición la mayor asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG) de la historia del FMI, equivalente a 650.000 millones de dólares. Estos DEG no se destinaron específicamente a los países del DSSI, sino que se distribuyeron a los 190 miembros que participan en el Departamento de Derechos Especiales de Giro en proporción a sus cuotas existentes en el fondo.

En consecuencia, Estados Unidos, con su asignación de 82.994 millones de DEG (17,43% del total), habría recibido 113.000 millones de dólares, China, con sus 30.482 millones de DEG, habría recibido 42.000 millones de dólares y, por ejemplo, Pakistán, con sus 1.946 millones de DEG, sólo 2.700 millones de dólares. A finales de noviembre de 2021, el Presidente Xi se comprometió en el Foro de Cooperación China-África (FOCAC) a redistribuir unos 10.000 millones de dólares de DEG a los países africanos. Otros países del G20, como Francia, Italia, Estados Unidos y el Reino Unido, se comprometieron a redistribuir alrededor del 20% de sus DEG a los mercados emergentes.

Mientras tanto, algunos países deudores han tratado de reestructurar su deuda externa de forma innovadora: en noviembre de 2021, por ejemplo, Belice llegó a un acuerdo de canje de deuda por naturaleza con The Nature Conservancy (TNC), Credit Suisse y la Corporación Internacional de Financiación del Desarrollo de Estados Unidos para reestructurar 553 millones de dólares de su deuda a cambio de su compromiso de protección marina.

3.2 Desafíos de los enfoques actuales para el alivio de la deuda

Las estrategias actuales de alivio de la deuda no han resuelto eficazmente los problemas de la misma. La influencia de la DSSI ha sido modesta a la hora de proporcionar un alivio real de la deuda: en 2021, los aplazamientos estimados del servicio de la deuda representaban menos del 2% de su PIB en la mayoría de los países participantes en la DSSI. Con su expiración en diciembre de 2021, el DSSI no está actualmente en condiciones de ofrecer a los países elegibles nuevas opciones para reducir el servicio de la deuda.

El Marco Común se diseñó para superar las limitaciones de la DSSI e incorporar a los acreedores oficiales y a los prestamistas no oficiales del Club de París, pero hasta el momento ha avanzado con lentitud: de los tres países (Chad, Etiopía y Zambia) que solicitaron el alivio de la deuda, ninguno ha completado el proceso.

Se pueden encontrar varias razones:

Uno de los retos es la mayor complejidad de los pasivos soberanos, donde los acreedores, en comparación con hace una década, incluyen una mayor proporción de prestamistas comerciales y no tradicionales. Además, «el potencial endeudamiento del sector público fuera de balance y a menudo no registrado de las empresas estatales y los vehículos de propósito especial también han tendido a aumentar».

Alcanzar un consenso sobre la clasificación de la deuda entre los prestamistas multilaterales y bilaterales es clave para abordar la cuestión de la transparencia. En los casos en los que los países deudores tengan necesidades urgentes de alivio de la deuda, los acreedores podrían considerar el levantamiento de algunos de los acuerdos de confidencialidad a cambio de una acción colectiva eficiente.

2. Aumentar la voluntad política y la coordinación entre los acreedores bilaterales y multilaterales

A pesar de la voluntad de los acreedores bilaterales de comprometerse y de los mayores esfuerzos de las IFIs para apoyar a los países menos desarrollados dentro de sus propios marcos, abordar los problemas de la deuda durante y después de la pandemia necesitaría una acción colectiva más sistemática y coordinada de los actores públicos y privados, bilaterales y multilaterales.

Prácticas globales para la financiación de la transición a la energía verde

Por ejemplo, un «mecanismo de garantía» para incentivar la participación de los acreedores privados, como propusieron el Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Universidad de Boston, la Fundación Heinrich Böll y el Centro de Finanzas Sostenibles de SOAS en 2021, o un acuerdo del G20 para combinar los esfuerzos nacionales y multilaterales. El compromiso internacional de luchar contra el cambio climático ha dado resultados significativos y, por tanto, ha aportado experiencia en la movilización de la voluntad política no sólo para prometer, sino también para actuar.

3. Acelerar soluciones innovadoras y no convencionales para los canjes de deuda

Los acreedores y los deudores deben explorar y acelerar soluciones innovadoras y no convencionales para canjear partes de la deuda que probablemente nunca se devolverán para que se utilicen en la protección del medio ambiente (por ejemplo, canje de deuda por naturaleza), en fines relacionados con la salud (por ejemplo, canje de deuda por salud) o en un desarrollo más amplio (por ejemplo, canje de deuda por ODS).

El FMI también está proporcionando alivio del servicio de la deuda a los países más pobres y vulnerables a través de varios servicios de préstamo

Algunas soluciones ya se han aplicado con éxito probado, como el canje de deuda por naturaleza de Seychelles en 2015 para reestructurar 21,6 millones de dólares de deuda y el canje de deuda por naturaleza de Belice para reestructurar 553 millones de dólares de deuda en 2021. Del mismo modo, en 2021, Alemania e Indonesia firmaron un acuerdo para un canje de deuda por salud de 50 millones de dólares con el apoyo del Fondo Mundial.

4. Utilizar los mercados de capitales con instrumentos de deuda vinculados a la sostenibilidad y garantías públicas

Al contrario que los canjes de deuda, los instrumentos de deuda vinculados a la sostenibilidad emiten nueva deuda en los mercados de capitales y ofrecen oportunidades de inversión en las economías nacionales sin reducir los niveles de deuda actuales. En el caso de los países muy endeudados con poco acceso a los mercados de capitales o con elevados costes de endeudamiento para emitir nueva deuda, podrían emitir instrumentos de deuda vinculados a la sostenibilidad para atraer capital paciente, en los que los tipos de interés disminuirían o aumentarían en función de los resultados de sostenibilidad acordados para el país (por ejemplo, protección de la naturaleza, educación de los niños,…).

Estos instrumentos de deuda ligados a la sostenibilidad podrían mejorarse aún más mediante garantías públicas y/o seguros de impago en asociación con los socios de desarrollo (por ejemplo, fondos especiales, instituciones financieras de desarrollo de los países desarrollados). Esto debería reducir aún más los costes de los préstamos y mejorar el acceso a los mercados de capitales (la reestructuración de la deuda de Belice fue posible gracias a un seguro de riesgo político de 610 millones de dólares de la Corporación Financiera Internacional de Desarrollo de Estados Unidos DFC).

Los socios del desarrollo también deberían vincular la garantía y el apoyo al cumplimiento de los resultados de sostenibilidad por parte del gobierno deudor.

5. Utilizar la reestructuración de préstamos para proyectos específicos

En particular, para la construcción de infraestructuras chinas en los países de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), los préstamos basados en proyectos han desempeñado un papel importante, muchos de los cuales habían sido apoyados a través de garantías del gobierno local o habían sido pagados a través de préstamos de gobierno a gobierno. En la actualidad, estos préstamos pueden ser etiquetados como deuda no oficial, o sus garantías son invisibles en las estadísticas de deuda.

En estos casos, se podrían considerar medidas de reestructuración de préstamos específicos para cada proyecto. Por ejemplo, los bancos y los inversores podrían considerar la titulización de proyectos de infraestructuras mediante la agrupación y venta de los valores en un mercado secundario (por ejemplo, uno similar a la plataforma de titulización de infraestructuras respaldada por activos Bayfront de Singapur) o a través de un fondo nacional/multilateral de titulización de proyectos. Esto permitiría obtener más capital de los mercados de capitales a través de valores respaldados por activos, al tiempo que se reduciría la carga de la deuda para los países deudores.

5. Conclusiones y perspectivas

El panorama económico mundial sigue siendo más difícil que nunca, con una crisis de COVID-19 no resuelta y una guerra en Ucrania que está haciendo estragos en todo el mundo.

Alcanzar un consenso sobre la clasificación de la deuda entre los prestamistas multilaterales y bilaterales es clave para abordar la cuestión de la transparencia. En los casos en los que los países deudores tengan necesidades urgentes de alivio de la deuda, los acreedores podrían considerar el levantamiento de algunos de los acuerdos de confidencialidad a cambio de una acción colectiva eficiente.

Para evitar un mayor deterioro de la economía mundial y proporcionar una posible trayectoria para una recuperación sostenible en muchas de las economías emergentes más afectadas, es necesaria una independencia financiera que requiere una solución a la crisis de la deuda. Las economías necesitan un espacio fiscal significativo para permitir la inversión en una transición verde que reduzca las emisiones de carbono y la pérdida de biodiversidad al tiempo que proporciona servicios públicos como la educación y la salud, así como oportunidades de empleo para la movilidad social. Si no se resuelve la crisis de la deuda, se corre el riesgo de agravar los problemas sociales y la desigualdad, de reducir el acceso al capital y a la tecnología mundiales, así como de impulsar las dependencias bilaterales en lugar de ofrecer opciones para la cooperación internacional.

Abordar la crisis de la deuda requiere esfuerzos multilaterales y bilaterales. La transparencia de la deuda a través de un marco multilateral es un requisito previo para reducir la desconfianza y el bloqueo, ya que los acreedores temen que cualquier reestructuración de la deuda sólo beneficie al acreedor no transparente en lugar de al país deudor. Sin embargo, tanto los pequeños como los grandes acreedores pueden ofrecer también opciones de reestructuración de la deuda bilateral, idealmente con «condiciones» de desarrollo sostenible. Asimismo, de forma bilateral, los países pueden apoyar mediante garantías la reestructuración de la deuda actual o la emisión de nueva deuda.

China, como mayor acreedor bilateral de la mayoría de los países emergentes, ha asumido un papel especial: se considera una economía emergente y ha aportado miles de millones para financiar proyectos de infraestructuras, especialmente a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI). Ha participado activamente en el alivio de la deuda, sobre todo en los préstamos sin intereses. Sin embargo, en este momento, la estrategia coherente de China para hacer frente a la deuda y colaborar sobre una base multilateral aún requiere más claridad.

Dado que la confianza mutua y la transparencia son ingredientes cruciales para la reestructuración de la deuda, China debería comprender igualmente las preocupaciones de los socios internacionales en cuanto a proporcionar más transparencia y claridad sobre los préstamos chinos, y debería comunicar y negociar sus requisitos para participar en la reestructuración de la deuda. Como principal acreedor bilateral en los países que cumplen los requisitos del DSSI, China tiene más responsabilidad y oportunidades de proporcionar apoyo bilateral y multilateral para la reestructuración de la deuda que otros países. Como tal, el trabajo del Consejo Chino para la Cooperación Internacional sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CCICED) y otros pueden proporcionar una base de ideas y colaboración internacional.

Yue, Mengdi y Nedopil, Christoph (marzo de 2022): «China’s Role in Public External Debt in DSSI Countries and the Belt and Road Initiative (BRI) in 2020», Green Finance & Development Center, FISF Fudan University, Shanghai; DOI: 10.13140/RG.2.2.33997.72169

Acceso al reporte original

Acerca del autor

Mengdi Yue es investigadora visitante en el Green Finance & Development Center y anteriormente fue investigadora en el Green BRI Center del IIGF. Tiene un máster en Relaciones Internacionales por la School of Advanced International Studies (SAIS) y ha trabajado con el American Enterprise Institute (AEI), la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China y la Cooperación Ambiental China-ASEAN del Ministerio de Ecología y Medio Ambiente. Le fascinan la financiación de la energía verde en China y la Iniciativa Belt and Road y el análisis de datos.

Director del Centro de Desarrollo y Finanzas Verdes de la Universidad de Fudan | Sitio web