La trayectoria de dos talentos argentinos en Nissan

Nissan

Dolores Arias y Santiago Weihmüller son solo dos ejemplos de una serie de profesionales en Nissan América Latina que han decidido trazar su propio camino profesional, desafiando las fronteras geográficas y redefiniendo el concepto de talento en la empresa.

Dolores inició su carrera en Nissan Brasil en 2014 como analista, convirtiéndose rápidamente en un rostro reconocido, especialmente durante el Mundial de fútbol de ese año. Desde entonces, ha desempeñado roles clave en el Program Management Office (PMO), supervisando proyectos en diferentes fábricas de la región, incluida la de Santa Isabel, Argentina. Actualmente, se desempeña como Directora de PMO para Sentra y vehículos eléctricos en Estados Unidos, donde destaca el cambio de paradigma que representan los vehículos eléctricos en la industria automotriz.

Por otro lado, Santiago pasó dos años y medio en Japón liderando un proyecto clave relacionado con la pickup Nissan Frontier producida en Argentina. Durante su tiempo en Japón, experimentó la riqueza de la cultura japonesa y las complejidades de trabajar en un entorno intercultural, pero también celebró la diversidad y las diferencias que lo enriquecieron tanto personal como profesionalmente.

Casi al año de llegar a Japón, Santiago se puso de novio con una chica coreana que también trabajaba en Nissan, en otro sector. «Hoy seguimos nuestra relación con unas mínimas 12 horas de diferencia y medio mundo de distancia». Durante su estadía, tomó clases de kickboxing con un sensei que inicialmente tuvo que explicarle las técnicas por señas, porque Santiago no entendía japonés y los otros miembros del club eran todos nativos. «Fue muy emocionante ver cómo se fueron abriendo de a poco conmigo para celebrar nuestras diferencias».

Trabajar en otro país también implica un esfuerzo profesional y familiar muy grande. «Tiene que ser un proyecto de todos», dice Dolores. «Es importante informarse, comprender un poco la cultura del lugar a donde te estás mudando. Conocer las experiencias de otros, ayuda para entender cómo la familia se adaptaría a esa vida y uno mismo, a su nuevo trabajo».

Nissan cuenta con un proceso de desarrollo de carrera que anualmente se revisa para pensar dónde la persona se proyecta en tres o cinco años. «Una vez que definís qué tipo de experiencia te falta para poder llegar a ese siguiente paso profesional, la próxima etapa es hablar con tu jefe y contactarte con gente que esté en esos roles actualmente para que ellos también te tengan en su radar. En síntesis: ver qué cualidades tenés para ofrecer y qué necesitás para llegar ahí».

Nissan anuncia millonaria inversión para expandir la producción de vehículos eléctricos

Ambos profesionales destacan el valor de las experiencias internacionales en el desarrollo profesional y personal. Estudios citados por Harvard Business Review respaldan esta afirmación, mostrando cómo tales experiencias pueden mejorar la creatividad, reducir los prejuicios intergrupales y promover el éxito profesional.

En el caso de Dolores y Santiago, su origen latino les ha brindado una ventaja en el ámbito laboral, destacando por su flexibilidad, dinamismo y calidez en la formación de equipos. Para ellos, la diversidad cultural no solo es un desafío, sino también una oportunidad para aprender y crecer.

El viaje profesional en un país extranjero no está exento de desafíos, pero ambos profesionales destacan la importancia de la planificación, la adaptabilidad y el apoyo tanto profesional como familiar. En Nissan, se fomenta el desarrollo de carrera y la movilidad internacional como parte de su cultura corporativa, brindando oportunidades para el crecimiento personal y profesional de sus empleados.

Las historias de Dolores y Santiago son solo dos ejemplos del creciente número de profesionales en Nissan América Latina que están explorando nuevas fronteras y redefiniendo el concepto de talento en la industria automotriz.

+ posts

Buscá en Reporte Asia