Confianza en aumento en las relaciones México – China

Tal parece que el clima post-COVID ha fortalecido la relación entre México y la República Popular China (PRCh), y no es para menos. Derivado de la ayuda internacional que ha recibido el gobierno mexicano en cuanto al suministro de vacunas de la marca CANSINO, a nivel político y tecnológico la relación va viento en popa – vamos a ver -.

Por un lado el pasado 19 de abril, el Senado Mexicano reconoció el buen momento de la relación sino-mexicana, al elogiar el acercamiento a través del legislador Eduardo Ramírez con su contraparte ante el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China, Li Zhanshu; formando con ello el buen momento de la cooperación científica por el envío de vacunas a tierras aztecas.

Y no es para menos, al señalar el legislador mexicano que China es el segundo socio comercial -después de los Estados Unidos– más importante, puesto que la cifra de intercambios alcanza los 81 mil millones del dólares al año. Aunado a lo anterior, otro senador, Héctor Vasconcelos, a cargo de la Comisión de Relaciones Exteriores, destacó y colocó a China en un lugar muy especial al designarlo como “país estratégico para México”, ya que la colaboración entre ambos países podrá visualizarse en los próximos meses, a través de encuentros multilaterales en el marco de temas en común, como son el cambio climático, los derechos humanos, la seguridad internacional, entre otros temas de interés mutuo.

Esto como una primera etapa en la era post-COVID, y con alcances a nivel de los respectivos foros legislativos, el Congreso Mexicano y la Asamblea Popular Nacional de la RPCh. Los esfuerzo parlamentarios serán evidentes mediante la creación de comisiones ad hoc, para ratificar los esfuerzos conjuntos que conlleven a una agenda multilateral con visión asiática y latinoamericana.

Por otro lado y por si fuera poco, la cooperación tecnológica entre China y México destaca ante la próxima cobertura de la red 5G en el territorio mexicano. A través de la empresa Huawei México, se busca hacer sinergia con la Máxima Casa de Estudios, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al proponer la creación del Centro de Innovación para la docencia, investigación y desarrollo tecnológico en Inteligencia Artificial (IA).

Cabe señalar que la donación de equipos será por cuenta de la empresa china con filial en México, con el objetivo además de lograr la cooperación e investigación sobre los impactos económicos y sociales derivados del COVID-19. Este gran logro de cooperación científica – empresarial destaca por los alcances en materia de IA, incluye investigaciones profundas en la ciencia de datos, con el compromiso de hacer este proyecto una mecanismo para que México cumpla con lo correspondiente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y por supuesto una invitación para que se sumen otras empresas relacionadas, como por ejemplo Tesla, Nissan, así como instituciones de gobierno como el Instituto Nacional de Geografía e Informática (INEGI).

Este ambicioso proyecto que está en marcha, prevé alcanzar una cobertura significativa, si se considera que en México aproximadamente el 45 por ciento de la población cuenta con un equipo personal de cómputo, y el 57 por ciento de la población tiene al menos enlace vía internet. Sin duda es un panorama amplio para empresas tecnológicas, que conlleva a la interacción, cobertura y soporte para cientos de familias mexicanas en todo el país.

Además, es un síntoma de confianza a nivel empresarial y gubernamental, si se considera el actual proceso de aplicación de vacunas contra el COVID, al igual que en muchos otros países a nivel global, por el que atraviesa México de cara a una economía con ciertas tempestades generadas por la pandemia. Y esto no es todo, si revisamos la frágil relación bilateral que mantiene México con los Estados Unidos, particularmente con la administración de Joe Biden, ante temas que saltan a la opinión pública como la migración indocumentada y la seguridad fronteriza.

Ante este distanciamiento en la relación México-americana, esto representa sin duda una oportunidad para China, si se interpreta como el tener un aliado en las proximidades de Norteamérica, y México no es la excepción. Por si fuera poco, la empresa petrolera China National Offshore and Oil Corporation, mantiene cierta participación en proyectos de exploración en aguas profundas en el Golfo de México; por lo que es evidente que seguiremos viendo mayor interacción entre los países, y con ello apostar por este nuevo escenario que representa la confianza y el aumento en las relaciones mexicanas con China.

Acerca del autor

Es director en la Universidad Anáhuac Querétaro y licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional Autónoma de México/FES Acatlán. Obtuvo el grado de Maestro en Administración Pública por el Instituto Nacional de Administración Pública. Es doctor en Administración Pública, por la Universidad Anáhuac México Norte. Ha sido invitado a impartir conferencias a nivel internacional en el Instituto para América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales; el Centro para Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Nankai; la Oficina de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Fudan, en Shanghai; en Beijing City University, y el Instituto Tecnológico de Pekín (BIT por sus siglas en inglés).