Mujeres al poder: el feminismo en Taiwán

Annette Lu
Annette Lu, máxima referente del feminismo en Taiwán, quien además fue vicepresidenta. Imagen: CNA.

Hay dos traducciones del término “feminismo” en el mandarín usado en Taiwán: “Nǚquán zhǔyì” y “nuxing zhuyi”. Nuquan tiene dos significados posibles: “derechos de las mujeres” o “poder de las mujeres”. En esta nota analizaremos cómo ambas acepciones están íntimamente relacionadas.

Un poco de historia

En los años 30 del siglo pasado, las mujeres taiwanesas contaban con muy pocos derechos que las protegieran y las pusieran en una situación de equidad con los hombres. No podían decidir su lugar de residencia, no podían poseer propiedades, divorciarse, protegerse a sí mismas, tener la custodia de sus hijos o siquiera decidir con quién casarse.

En los 70 y 80 la situación comenzó a mejorar tanto en la isla como globalmente. Las protestas fueron cada vez más, buscando denunciar las situaciones de abusos y violencia que sufrían día a día, donde eran despedidas de sus trabajos al quedar embarazadas o incluso casarse.

Publicaciones como The Awakening Magazine ayudaron a tomar conciencia sobre los derechos de la mujer. Las protestas consiguieron la atención del público y del gobierno en especial, derivando en movimientos que ampliaron la participación femenina en la política y toma de decisiones.

Cultura y diversidad sexual en Asia

1998 fue un año de suma importancia para la vida de la mujer taiwanesa. Se comenzó a permitir que las mujeres mantuvieran sus propios bienes a su nombre y a evaluar la mejor opción para los hijos en casos de divorcio. En ese mismo año, Taiwán se convirtió en el primer país de Asia que impuso medidas para prevenir la violencia doméstica.

En 1999 se estableció la Ley de Igualdad, modificándose en 2005 la Constitución para que las mujeres formaran parte de un 50% de las listas de los partidos políticos para las candidaturas.

En 2007 se reafirmo la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, siglas en inglés) que entró en vigor recién en el año 2012.

Mujeres representantes al poder

Actualmente, podemos encontrar muchos ejemplos de mujeres que son grandes figuras políticas en la isla, dando así una importante representación al género femenino y la lucha por sus derechos. Dos claros ejemplos son Annette Lu y Tsai Ing-wen.

1. Annette Lu

Nacida como Lu Hsiu−Lian el 7 de junio de 1944, es una política taiwanesa que se considera la fundadora del pensamiento feminista moderno en Taiwán. Instauró los primeros movimientos formales por los derechos de las mujeres en 1972. Después de pronunciar un discurso de apertura durante el incidente de Kaohsiung (una represión de las manifestaciones a favor de la democracia en Kaohsiung, Taiwán, el 10 de diciembre de 1979) Lu fue arrestada y condenada a doce años de prisión, aunque fue liberada en 1985, luego de cinco años y medio debido a una afección médica.

Mientras Lu estaba en prisión, Yenlin Ku y otras activistas publicaron Awakening, una revista feminista. Cinco años después, el mismo grupo fundó la Awakening Foundation y un Programa de Investigación de Mujeres en la Universidad Nacional de Taiwán. En su momento Yenlin Ku cayó presa, pero de vuelta en libertad publicó un artículo titulado “Vendiendo una agenda feminista en un mercado conservador: la experiencia del despertar en Taiwán”, en el que se resume la historia feminista taiwanesa desde los ‘70 en adelante.

Annette Lu
Annette Lu viene militando la causa del feminismo desde su juventud y se mantiene activa hasta la actualidad. Imagen: Friedrich Naumann Foundation.

Desde el 18 de marzo del 2000 hasta el año 2008, Annette Lu se desempeñó como vicepresidente de la República de China.

En 2001 fue premiada con el Premio de la Paz Mundial por la Misión de Cuerpos de la Paz Mundial.

2. Tsai Ing-wen

Abogada y profesora taiwanesa, fue nombrada presidenta en mayo del año 2016, convirtiéndose en la primera mujer con tanto poder en Asia.

Siendo una imagen controversial para los sectores conservadores, que no tardaron en tildarla de “radical” por ser soltera, Tsai se convirtió en una gran referente del feminismo y de las mujeres en Taiwán.

Tsai Ing-wen
Tsai Ing-wen está cumpliendo su segundo mandato como presidenta de Taiwán. Imagen: Twitter.

Durante la Noche del Poder de la Mujer, en la que se conmemoró el Día Internacional de la Mujer en la ciudad de Taipei, Tsai inauguró la Semana de la Igualdad de Género de Taiwán, en vísperas de la 66ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer.

La situación actual

Es un derecho ciudadano, indistintamente del género, competir por un cargo político. Las mujeres taiwanesas han logrado mayor éxito en alcanzar los oficios por elección. Hoy en día, además de una presidenta, Taiwán cuenta con un 16% de mujeres en el gabinete (entre ministros y viceministros), 38,1% de representantes en el Parlamento y 54,8% de jefas en la Cancillería. En la legislatura el 42,5% de los asientos están ocupados por mujeres que ayudan a forjar perspectiva de igualdad de géneros mediante la creación de leyes. Estas cifras superan a naciones como China, Corea del Sur, Singapur y Japón, lo que coloca a Taiwán a la cabeza de los países asiáticos en cuanto a la igualdad de género.

Resulta más difícil para la Ley intervenir dentro de las religiones, debido a las protecciones constitucionales a la libertad de credo, pero hay muchas voces internas que luchan por un cambio. Un ejemplo de esto es la Iglesia Presbiteriana en Taiwán, que está a favor de la igualdad de oportunidades para el mandato de mujeres tanto en la Sociedad como en la iglesia y ha establecido un “comité de justicia de géneros”.

«1998 fue un año de suma importancia para la vida de la mujer taiwanesa. Se comenzó a permitir que las mujeres mantuvieran sus propios bienes a su nombre»

Un grupo de mujeres cristianas en Taiwán propuso publicar una revista llamada “Women’s Mission Magazine” promoviendo material sobre educación con perspectiva de género, donde se tratan temas como la violencia familiar y cómo las autoridades pastorales debería intervenir. A su vez buscan preservar la historia de las mujeres líderes en la iglesia presbiteriana de Taiwán. Por otro lado, se promueve la publicación de libros sobre espiritualidad femenina, ediciones de la Biblia comentada por y para mujeres, el desarrollo de la teología feminista en Taiwán y sermones dictados por mujeres ministras.

Hay un largo camino por recorrer aún, pero Taiwán esta bien encaminado para alcanzar la meta anunciada por la legisladora Fan Yun: “(…) consideramos que alcanzaremos la paridad en 2030”.

Acerca del autor

Nació en el año 2002 en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Actualmente es estudiante de Letras en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Participó en dos ediciones del Mundial de Escritura en Buenos Aires.

Nació en el año 2004. Vive en Buenos Aires, Argentina. Actualmente cursa 5to año de la escuela secundaria y es estudiante del programa UBA XXI. Participó en dos ediciones del Mundial de Escritura en Buenos Aires.