El terremoto de Japón sometió a la central nuclear a una tensión superior a su diseño

Japón central nuclear

El fuerte terremoto de la semana pasada en el centro de Japón provocó tensiones en partes de una central nuclear local que superaron el límite previsto en el diseño de la instalación, según un informe compartido por la agencia de noticias Kyodo News.

El informe, debatido en una sesión ordinaria de la Autoridad de Regulación Nuclear, indicaba que las lecturas potencialmente alarmantes de aceleración del terreno no parecían suponer una amenaza inmediata para la seguridad de la instalación de Shika, en la península de Noto.

El seísmo, de magnitud 7,6, sacudió la central cuando la autoridad, dependiente del gobierno, estaba estudiando las medidas de seguridad propuestas para reactivar uno de los dos reactores operados por Hokuriku Electric Power Co. Ambos estaban fuera de servicio cuando se produjo el seísmo el día de Año Nuevo.

El terremoto registró un máximo de 7 en la escala de intensidad sísmica del país en Shika, prefectura de Ishikawa, en la costa del Mar de Japón, según la agencia meteorológica.

Durante la reunión del miércoles, Akira Ishiwatari, geólogo que se ocupa de los asuntos relacionados con los terremotos en el panel, declaró: «Como el último seísmo ha causado enormes impactos, tenemos que basarnos en los resultados de las investigaciones de los expertos» en el futuro examen de las medidas de seguridad.

Shinsuke Yamanaka, jefe de la autoridad, declaró a la prensa que la investigación sísmica por parte de expertos puede llevar años, y que la actividad de las fallas submarinas que provocaron el último seísmo «debe tenerse en cuenta como un nuevo conocimiento» a la hora de actualizar las normas de seguridad.

Taiwán realiza donación para apoyar la reconstrucción tras el terremoto en Japón

Yamanaka, experto en ingeniería de energía nuclear, también instó al operador a llegar al fondo de una avería en los transformadores eléctricos instalados en sus reactores nº 1 y 2 que ha impedido parcialmente que la central de Shika reciba energía suministrada desde el exterior.

Hokuriku Electric ha afirmado que la central puede seguir enfriando los combustibles utilizados tras el último seísmo.

Nobuhiko Ban, otro miembro del panel y experto en protección contra la exposición a la radiación, calificó de «enorme problema» que no se hayan monitorizado en tiempo real los niveles de radiación en algunos lugares cercanos a la central de Shika tras el seísmo, y propuso utilizar aviones y drones para ello.

Los operadores de las centrales nucleares de Japón han mantenido apagados muchos reactores en los últimos años mientras mejoraban los sistemas de obtención de energía en caso de emergencia, después de que el complejo de Fukushima Daiichi sufriera la fusión de reactores debido a un apagón total tras el terremoto y el tsunami de marzo de 2011.

+ posts

Buscá en Reporte Asia