Se necesitan nuevas estrategias para impulsar la base empresarial en Asia, dice informe del ADB

Adb Bonos

Las repercusiones de la invasión rusa de Ucrania en las pequeñas empresas de Asia Central y Occidental ponen de manifiesto la necesidad de mejorar las estrategias para fortalecer la base empresarial de la región, según un informe del Banco Asiático de Desarrollo (ADB).

Los efectos sobre las microempresas y las pequeñas y medianas empresas (MiPyMES) de la región son múltiples y varían según el país, según el primer y el segundo volumen de Asia Small and Medium-Sized Enterprise Monitor 2022.

Las MiPyMES desempeñan un papel destacado en el sector privado de Asia Central y Occidental.

Representan el 98,9% de todas las empresas, el 46,1% de la mano de obra, el 40,7% de la producción económica y casi un tercio (32,4%) del total de las exportaciones en promedio, según los datos disponibles hasta 2021.

Aunque la región se recuperó rápidamente de la pandemia del COVID-19, la invasión rusa de Ucrania y las sanciones correspondientes han puesto en peligro las operaciones de las MIPYMES.

Las exportaciones se han visto especialmente afectadas, debido a la gran dependencia de la Federación Rusa como socio comercial.

El ADB lanza un sistema de energía solar y de baterías en Mongolia

"Los gobiernos de Asia Central y Occidental deben perfeccionar sus estrategias de apoyo al comercio exterior de las MIPYMES, así como desarrollar los mercados nacionales de productos básicos", afirmó el economista jefe del ADB, Albert Park.

"Apoyar a los emprendedores orientados al crecimiento ayudará a desbloquear la nueva productividad, y este apoyo debería seguir centrándose en los jóvenes, las mujeres, los agronegocios y las startups tecnológicas."

Según el informe, la internacionalización de las MiPyMES y el fomento de la innovación pueden contribuir a acelerar la recuperación económica y un crecimiento inclusivo y resistente.

Dado que el sector representa una proporción menor de la población activa que en otras regiones asiáticas -67,3% en el Sudeste Asiático y 76,6% en el Sur de Asia-, la creación de empleo sigue siendo una cuestión fundamental para el desarrollo de las MiPyMES en Asia Central y Occidental.

Los jóvenes y las mujeres empresarias tienen potencial para mejorar los mercados laborales de la región y acelerar el crecimiento inclusivo.

La mejora de las competencias e infraestructuras digitales es fundamental, junto con la diversificación de las fuentes de financiación para las pequeñas empresas.

Según el informe, el mercado de crédito para las MIPYMES sigue siendo pequeño en la región. Los préstamos bancarios a las MIPYMES representaron en promedio el 9,0% del PBI y el 31,4% del total de los préstamos bancarios durante 2015-2021.