ReporteAsia en Japón: descubriendo los Jardines Hama-Rikyu de Tokio

Hama-Rikyu

Como parte del viaje de ReporteAsia en Japón, conocimos los ancestrales Jardines Hama-Rikyu, un oasis de serenidad en medio de la ciudad, con una rica historia que se remonta al periodo Edo (1603-1868), un testimonio vivo de la conexión entre el pasado y el presente.

Los Jardines Hama-Rikyu, también conocidos como Hama-Rikyū Onshi Teien, fueron el jardín familiar del shogun de Tokugawa durante el periodo Edo. Este espacio no solo servía como lugar de descanso para el shogun y su familia, sino también como un exclusivo coto de caza de patos. La dualidad de funciones, entre la serenidad de un jardín y la actividad de caza, refleja la complejidad de la vida en esa época.

Uno de los elementos más fascinantes de estos jardines es su conexión directa con la bahía de Tokio, que permite que el agua marina fluya dentro y fuera de los estanques. La proximidad a la costa se manifiesta en estanques de agua salada, que aportan una característica distintiva al paisaje.

Entre la gran vegetación de los Jardines Hama-Rikyu, destaca un pino de más de 300 años de antigüedad, un testigo de los siglos que han pasado. Este árbol se alza como un símbolo de la duración y la resistencia en medio de un entorno en constante cambio.

El jardín no solo es un testimonio de la historia, sino también un refugio tranquilo en el corazón de la metrópolis. Rodeado de rascacielos y edificios modernos, los Jardines Hama-Rikyu ofrecen un contraste entre dos mundos: el antiguo y el contemporáneo.

Dentro de estos jardines, los visitantes pueden disfrutar de salones de té tradicionales, como el «Nakajima no Ochaya», que ofrece la experiencia auténtica del té japonés. Pasear por sus senderos, cruzar sus puentes y contemplar la armonía de su diseño paisajístico es sumergirse en la esencia de la cultura japonesa. Los Jardines Hama-Rikyu son un portal al pasado y a la compleja historia japonesa.

 

+ posts

Buscá en Reporte Asia