La Armada Argentina intercepta buque chino pescando ilegalmente en la Zona Económica Exclusiva

armada argentina

La noche del martes, a las 22 horas, la Armada Argentina llevó a cabo una operación de interceptación contra un buque chino que estaba realizando actividades de pesca ilegal a 12 millas dentro de la Zona Económica Exclusiva del país.

La nave infractora mostró resistencia durante varias horas ante las órdenes de la Corbeta Espora y el Patrullero Oceánico Cordero de la Armada Argentina para ser abordada y dirigida hacia puerto para una inspección.

El buque chino, cuya identidad no ha sido divulgada, finalmente pudo ser abordado por inspectores de la Subsecretaría de Pesca de la Nación durante la mañana del miércoles.

La conducta engañosa del buque fue descubierta cuando, tras ser detectado, abandonó la Zona Económica Exclusiva, pero regresó horas después, aparentemente pensando que las naves argentinas no regresarían en varios días. Sin embargo, la corbeta y el patrullero oceánico, debido a un cambio de rumbo, regresaron a la zona y confirmaron la operación irregular de la embarcación.

Este operativo se distingue por su envergadura, con la participación de una corbeta, un helicóptero, dos semirrígidos con personal militar y un avión Hércules. En este último vuelo se encuentran el ministro de Defensa, Luis Petri, y el comandante del Estado Mayor Conjunto, Xavier Julián Isaac.

Embajada de China desmiente afirmaciones del vocero presidencial argentino sobre camiones de ayuda contra el Covid-19

Antecedentes preocupantes

Argentina ha enfrentado una grave situación de depredación de especies como el calamar y la merluza negra por parte de embarcaciones extranjeras, particularmente de bandera china, en el suroeste del Atlántico.

El área en cuestión, ubicada aproximadamente a 500 kilómetros al este del Golfo San Jorge, en los límites de la Zona Económica Exclusiva, es de suma importancia para la biodiversidad marina y crucial para el desove y la alimentación de aves y mamíferos marinos, como la ballena franca austral.

El esfuerzo pesquero aparente en la zona ha aumentado drásticamente en los últimos años, pasando de 61,727 horas por cada 500 kilómetros cuadrados en 2013 a 384,046 horas en 2023, según datos de Global Fishing Watch.

Las autoridades argentinas han tomado medidas enérgicas contra esta actividad ilegal en el pasado, habiendo capturado 80 buques pesqueros de bandera extranjera desde 1986, incluidos doce de origen chino, siendo el último caso registrado en 2020.

La semana pasada, se reveló que el buque pesquero Tai An, perteneciente a la empresa Prodesur, propiedad del empresario chino Liu Zhijiang, había sido sorprendido pescando ilegalmente un importante cargamento de merluza negra, una especie protegida y codiciada.

Ayer, el Gobierno a través de la Subsecretaría de Pesca, decomisó casi 140 toneladas de merluza negra capturada ilegalmente por un buque argentino.

Según el comunicado oficial, el operativo se llevó a cabo después de que empresas privadas denunciaran verbalmente que el buque Tai An estaba pescando ilegalmente en una zona de protección de juveniles de merluza negra. Tras seguir el derrotero del barco, las autoridades constataron que la empresa no contaba con la cuota autorizada para la pesca de esta especie y había excedido significativamente las 5 toneladas permitidas de manera incidental.

El valor de mercado de las 139 toneladas decomisadas se estima en 2,500 millones de pesos, los cuales serán ingresados al Fondo Nacional Pesquero (Fonape), conforme a lo establecido en el artículo 53.

Este último episodio subraya la continua lucha de Argentina contra la pesca ilegal en sus aguas y su compromiso con la protección de sus recursos naturales marinos.

+ posts

Buscá en Reporte Asia