El oficialista William Lai será el nuevo Presidente de Taiwán

Presidente Taiwán

William Lai, vicepresidente bajo la administración de la actual líder Tsai Ing-wen y candidato del Partido Democrático Progresista, se alzó con la victoria en las elecciones del 13 de enero en Taiwán, obteniendo el 40% de los votos.

«Anhelo que toda nuestra ciudadanía participe activamente en las votaciones para demostrar el dinamismo de nuestra democracia taiwanesa y para asegurar el progreso continuo de Taiwán», expresó Lai después de votar el sábado por la mañana.

El segundo lugar fue para el candidato del Kuomintang, Hou Yu-ih, quien favorece un acercamiento con China y logró aproximadamente el 33% de los votos, según cifras oficiales. Yu-ih ya ha admitido su derrota.

En tercer lugar quedó Ko Wen-je, el candidato independiente del Partido Popular de Taiwán, con poco más del 26% de los votos.

William Lai, ahora nuevo Presidente de Taiwán, manteniendo la línea de su predecesora y con una postura claramente soberanista, describió estas elecciones como un enfrentamiento entre la “democracia” y la “autocracia”, haciendo alusión a Beijing. Por otro lado, el representante del Kuomintang ha sugerido que solo un acercamiento con China tras una posible victoria de la oposición podría prevenir un conflicto bélico.

Entretanto, el gobierno chino, a través de su portavoz del Ejército Popular de Liberación, Zhang Xiaogang, declaró antes de las elecciones que están preparados para implementar “todas las medidas necesarias” para contrarrestar el movimiento independentista de Taiwán.

La doctrina de «una sola China», promovida por el gigante asiático respecto a Taiwán, se originó después de la guerra civil de 1949, cuando los nacionalistas derrotados del Kuomintang tuvieron que refugiarse en la isla. Desde entonces, China ha buscado restablecer su autoridad sobre Taiwán.

Durante las últimas décadas, las relaciones entre ambos lados del estrecho han variado significativamente, influenciadas por los diferentes gobiernos que han estado al mando en Taiwán.

Situada en un punto estratégico que conecta el Mar Meridional de China con el Océano Pacífico, Taiwán es el hogar de una industria de semiconductores de gran envergadura, responsable de la fabricación de microchips, elementos clave en la economía mundial que se encuentran en una amplia gama de productos, desde teléfonos inteligentes hasta automóviles y misiles.

En los últimos años, China ha intensificado su presión militar sobre Taiwán, lo que ha generado preocupaciones recurrentes sobre un posible conflicto armado.

El presidente de China, Xi Jinping, afirmó recientemente en un discurso de Año Nuevo que la «unificación» de Taiwán con China era algo «inevitable».

En la red social china Weibo, el hashtag “elecciones de Taiwán” se convirtió en una de las principales tendencias antes de ser bloqueado aproximadamente a las 9:45 a.m. hora local (0145 GMT).

Las fuerzas armadas chinas, con aviones de combate y buques de guerra, realizan inspecciones rutinarias de las defensas taiwanesas casi a diario. Además, Beijing ha llevado a cabo extensos ejercicios militares en los últimos años, que incluyen simulacros de bloqueo de la isla y lanzamiento de misiles en aguas cercanas a Taiwán.

 

+ posts

Buscá en Reporte Asia