¿Hay sobrecapacidad o suministro insuficiente en la nueva energía de China?

China

Como país en desarrollo profundamente entrelazado en las cadenas industriales globales, China ha estado proporcionando al mundo productos rentables y de alta calidad. Pero curiosamente, Occidente liderado por Estados Unidos ha estado promocionando entusiastamente la supuesta «sobrecapacidad» de China en vehículos de nueva energía (NEVs), baterías de ion litio y productos fotovoltaicos.

¿Es excesiva la capacidad productiva de China como algunos occidentales sugieren o insuficiente para satisfacer las demandas globales?

En economía, solo cuando una capacidad productiva supera las demandas del mercado global puede llamarse sobrecapacidad. Tomemos como ejemplo los NEVs. A pesar de las acusaciones de «sobrecapacidad», la capacidad de suministro de China en NEVs aún no puede satisfacer las demandas globales. Los datos hablan. Según la firma de investigación EVTank, las ventas globales de NEVs alcanzaron los 14,65 millones de unidades en 2023, un aumento interanual del 35,4 por ciento. En el mismo año, China produjo 9,587 millones de NEVs y vendió 9,495 millones de unidades, un aumento del 35,8 por ciento y 37,9 por ciento respectivamente.

De las 9,495 millones de unidades vendidas, aproximadamente 8,292 millones de NEVs se consumieron en China, un crecimiento del 33,5 por ciento desde 2022, y alrededor de 1,2 millones de unidades se exportaron al extranjero, un aumento del 77,2 por ciento interanual. Esto demuestra claramente el equilibrio entre la producción y las ventas en NEVs. Además, la mayoría de los NEVs producidos en China se consumieron en el país, contradiciendo la afirmación occidental de que los coches baratos chinos están «inundando» y «distorsionando» el mercado global.

Según la Perspectiva Global del Vehículo Eléctrico 2023 publicada por la Agencia Internacional de Energía (IEA), se estima que las ventas totales de vehículos eléctricos alcanzarán más de 40 millones de unidades bajo el Escenario de Políticas Establecidas (STEPS), y más de 45 millones de unidades bajo el Escenario de Promesas Anunciadas (APS). En este contexto, la capacidad productiva de China todavía se encuentra muy por debajo de las futuras demandas mundiales. Incluso si China mantiene una tasa de crecimiento anual del 20 por ciento en la producción, solo podría producir alrededor de 34 millones de NEVs para 2030, lo que sigue estando por debajo de la demanda global.

China

Además, si China puede mantener una tasa de crecimiento anual del 20 por ciento en la producción de NEV depende en gran medida de su fabricación de baterías de ion litio. Según el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información, la producción total de baterías de ion litio de China aumentó un 25 por ciento interanual hasta superar las 940 gigavatios-hora (GWh) el año pasado, representando aproximadamente el 70 por ciento de la capacidad global.

Sin embargo, al mismo tiempo, la IEA estima que la demanda de baterías está destinada a «aumentar significativamente» para 2030, alcanzando más de 3 teravatios-hora (TWh) en el STEPS y cerca de 3,5 TWh en el APS. Para satisfacer esa demanda, se necesitarían más de 50 nuevas gigafábricas para 2030 en el STEPS, y cerca de 65 gigafábricas en el APS.

También vale la pena señalar que los minerales clave son vitales en la fabricación de baterías de ion litio. Un asombroso 60 por ciento de litio, 30 por ciento de cobalto y 10 por ciento de níquel se destinaron a las baterías de vehículos eléctricos en 2022, marcando un cambio sustancial respecto a cinco años antes, cuando estas participaciones eran del 15 por ciento, 10 por ciento y 2 por ciento respectivamente. En este contexto, es más probable que una escasez de suministro de alta calidad sea una realidad que la sobrecapacidad en el futuro.

Occidente también acusa a China de subsidios «injustos» para NEV. Es cierto que el gobierno chino ofreció algunos incentivos fiscales para apoyar a las empresas emergentes en los primeros días del desarrollo de NEV. Sin embargo, con el crecimiento de las empresas NEV de China, el gobierno ha retirado gradualmente estos subsidios.

También vale la pena señalar que el gobierno chino ha estado ofreciendo subsidios a empresas NEV extranjeras también. Por ejemplo, la empresa estadounidense Tesla recibió subsidios estatales chinos por más de 100,000 vehículos vendidos en el país en 2020 por un monto total de 2.123 mil millones de yuanes ($329 millones).

Los subsidios de NEV no son exclusivos de China. Para el objetivo de «neutralidad de carbono» y «pico de carbono», varios países han lanzado esquemas de subsidios para vehículos eléctricos e híbridos enchufables. Desde 2016, Alemania ha estado ofreciendo una subvención de compra para vehículos nuevos: 4,000 euros ($4261) para coches eléctricos no híbridos y 3,000 euros ($3196) para híbridos enchufables. El gobierno francés ha ofrecido a los compradores un incentivo en efectivo entre 5,000 euros ($5327) y 7,000 euros ($7457) para tener más vehículos eléctricos en la carretera. Bajo la Ley de Reducción de la Inflación, EE.UU. ofrece un crédito fiscal de hasta $7,500 a quienes compren NEVs y $4,000 para EVs usados.

En este contexto, las políticas industriales de China no tienen nada de lo que hablar. El gobierno chino está comprometido a atraer empresas extranjeras para construir fábricas en China, mejorando la resiliencia de las cadenas industriales nacionales, impulsando el empleo y logrando el objetivo de «doble carbono» en una fecha anterior.

La promoción occidental de la sobrecapacidad de China es una pura mentira. El rápido desarrollo de la industria NEV de China es resultado de las ventajas de coste del país y su efectiva integración de cadenas industriales. En lugar de contener a China, los países occidentales liderados por EE.UU. deberían conformarse con las leyes económicas y las reglas del mercado. La cooperación con China es la mejor solución para un crecimiento sostenido.

Nota: este es un artículo republicado del medio «CGTN» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

Yang Shuiqing, una comentarista especial para CGTN, es investigadora principal en el Instituto de Estudios Americanos de la Academia China de Ciencias Sociales.

Buscá en Reporte Asia