Marco digital del ASEAN: avances y contenido

digital

El 1 de diciembre, los Estados miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) iniciaron la primera ronda de negociaciones para el acuerdo marco digital de la ASEAN (DEFA), que, de concluirse, se convertiría en el primer pacto económico digital regional del mundo.

Desarrollar un entorno digital más sostenible, resiliente e inclusivo a través de este marco podría generar un beneficio financiero significativo de hasta $2 billones mediante el desarrollo de la economía digital de la región para el año 2030.

La iniciativa DEFA es crucial para sostener el reciente y fuerte crecimiento de la economía digital en la región. A pesar de la incertidumbre macroeconómica global, las economías digitales del Sudeste Asiático alcanzaron con éxito los $100 mil millones en ingresos, después de aumentar ocho veces en los últimos ocho años. La implementación del DEFA ampliará este crecimiento y potencialmente fortalecerá la posición de la región en la economía digital global en medio de la creciente rivalidad geoestratégica entre China y Estados Unidos.

El objetivo principal del DEFA es promover la convergencia en los marcos regulatorios de la gobernanza de la economía digital en el Sudeste Asiático en nueve áreas clave, que incluyen el comercio electrónico transfronterizo, pagos, flujos de datos transfronterizos, identificación digital, movilidad y cooperación de talentos, comercio digital y colaboración en temas emergentes como blockchain e inteligencia artificial. La armonización de la legislación en estas áreas es vital para garantizar la equidad y la competencia en los mercados digitales de la región.

Otra parte importante del DEFA es la interoperabilidad. Esta juega un papel crucial en la búsqueda de la integración regional por parte de la ASEAN, al desmantelar las barreras digitales entre los estados miembros. Esta interconexión se alinea con el objetivo principal de crear un entorno digital interconectado, lo que a su vez fortalecerá el poder colectivo de la región en la arena digital global.

Para facilitar el flujo suave de información y servicios en los mercados digitales, es crucial establecer un marco que priorice la interoperabilidad de diversas plataformas digitales. Por lo tanto, un mecanismo de interoperabilidad más convergente desempeñará un papel fundamental en fomentar la innovación y la competencia abierta para impulsar un crecimiento exponencial de la economía digital regional.

Para el sector empresarial, la interoperabilidad actúa como una fuerza impulsora crucial para el crecimiento del mercado al permitir transacciones sin problemas a través de las fronteras. Esto brinda a las empresas más oportunidades para implementar la expansión comercial y contribuye al objetivo general de establecer una economía digital cohesiva en toda la ASEAN. La integración de sistemas digitales promueve la innovación al permitir a las empresas mejorar sus productos y servicios en lugar de simplemente lidiar con desafíos de compatibilidad. Esto tiene el potencial de transformar la región en un epicentro de la economía digital global.

Además, el DEFA permitiría a los consumidores utilizar servicios digitales en diversas plataformas, mitigando el impacto negativo de estar limitados a mercados nacionales y mejorando simultáneamente la experiencia del usuario. La mayor variedad de opciones disponible para los consumidores fomentaría una competencia saludable y mejoraría el estándar general de los servicios digitales en toda la región.

Sin embargo, la implementación de la interoperabilidad entre las economías del Sudeste Asiático aún podría verse obstaculizada por tres factores: la falta de claridad sobre la categorización de la interoperabilidad, la desigual resistencia cibernética de la región y la atención insuficiente de la ASEAN a los derechos de propiedad intelectual.

Al implementar un marco de interoperabilidad, es imperativo definir y categorizar claramente el nivel de integración técnica necesario para facilitar la convergencia en un momento de rápido avance tecnológico en la región. En este sentido, los gobiernos del sudeste asiático pueden aprender de la Unión Europea, que ha distinguido entre dos formas de interoperabilidad: la interoperabilidad horizontal y vertical. La primera se designa para productos o servicios que operan en las mismas capas de sistemas, como plataformas de correo electrónico, mientras que la segunda se aplica a productos o servicios en diferentes niveles de la cadena de valor, como servicios transfronterizos.

Además, la brecha evidente en las economías del sudeste asiático en términos de prevención de incidentes cibernéticos también es alarmante. Estas deficiencias se pueden atribuir al desarrollo desigual de estándares para la protección de datos personales entre los estados miembros, lo que ha creado una amenaza en línea para los consumidores. Entre los estados miembros de la ASEAN, solo Singapur, Malasia, Tailandia, Filipinas, Indonesia y recientemente Vietnam han promulgado legislación específica sobre protección de datos personales.

La mayoría de los países no están dispuestos o no pueden establecer regulaciones de protección de datos porque son, en ciertas formas, un impuesto a las industrias intensivas en datos. También pueden necesitar más capacidad administrativa para hacer cumplir medidas de privacidad y protección de datos para resguardar información sensible. Simultáneamente, esto sugiere la necesidad de que la ASEAN reduzca la brecha proporcionando programas de empoderamiento a países como Laos, Myanmar y Camboya basados en las mejores prácticas de países con sistemas de ciberseguridad más avanzados, como Malasia, Singapur e Indonesia.

Finalmente, la formulación de medidas de interoperabilidad también se enfrenta al desafío de salvaguardar los derechos de propiedad intelectual (PI). El DEFA debería incorporar las acciones ejecutables en el Plan de Acción de Derechos de Propiedad Intelectual de la ASEAN 2016-2025 para mejorar la protección de PI del marco, con el fin de garantizar que las pequeñas y medianas empresas en la región puedan competir en un entorno empresarial regional justo. Esto proporcionaría a los consumidores opciones más diversas de bienes y servicios y evitaría que un solo jugador de mercado monopolice los mercados digitales.

La implementación exitosa de la interoperabilidad impulsaría el crecimiento del mercado para las empresas y proporcionaría a los consumidores una gama más amplia de opciones, situando finalmente a la ASEAN como un centro de la economía digital global.

Nota: este es un artículo republicado del medio «The Diplomat» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

Albert Jehoshua Rapha es un estudiante de posgrado en KU Leuven que estudia la intersección entre la gobernanza digital y la innovación con fines públicos.

Buscá en Reporte Asia