La seguridad alimentaria de la India se debe a la Revolución Verde

India

Mientras celebramos los 75 años de la independencia de la India, hay un aspecto del que podemos estar justificadamente orgullosos.

Aunque últimamente la revolución verde ha sido objeto de muchas críticas por diversos daños causados al suelo, al agua y al medio ambiente, no cabe duda de que es la revolución verde la que ha traído la seguridad alimentaria a la India. Sin la revolución verde, India no sería una nación segura, capaz no sólo de satisfacer su propia demanda de alimentos, sino también de generar excedentes para la exportación. Así, la agricultura india contribuye a la seguridad alimentaria de otros países.

La historia de la agricultura en las dos primeras décadas después de la independencia no sólo es fascinante sino también inspiradora por la sagacidad de los líderes políticos, el compromiso de la alta burocracia, la visión de los científicos agrícolas y la agilidad de los agricultores de Punjab y Haryana para adoptar nuevas tecnologías.

La agricultura india no volverá a ser la misma.

El perspicaz documento de Ashutosh Varshney de 1989 «Ideas, intereses e instituciones en el cambio de políticas: Transformation of India’s Agricultural Strategy in the Mid 1960s» documenta las pruebas y tribulaciones de los líderes políticos indios en los primeros años de este exitoso viaje. Los críticos de la revolución verde harán bien en leer este documento.

La inflación en India basada en el índice de precios al por mayor se reduce al 13,93% en julio

En el momento de la independencia, India sólo contaba con un 15% de superficie de regadío y el resto era de secano. Apenas se utilizaban fertilizantes químicos, ya que no había fabricación en el país y las divisas eran tan escasas que la importación de fertilizantes no se consideraba prudente. Nehru tuvo que pedir ayuda alimentaria para la nueva nación independiente.

La comisión de política de granos alimenticios de 1948 recomendó aumentar la producción nacional de alimentos. La comisión de investigación sobre los cereales alimentarios (1949) fue la primera en abogar por la mejora de las semillas, los fertilizantes químicos y la inversión en riego. Estos elementos se convertirían más tarde en los pilares de la revolución verde.

A pesar de las recomendaciones anteriores y de otros esfuerzos para aumentar la producción de alimentos, la verdadera historia comienza en 1964, sólo después de la muerte de Nehru.

Lal Bahadur Shastri no había estudiado en instituciones de élite en el Reino Unido y estaba más arraigado al escenario rural de la India. La constante dependencia de los cereales alimentarios importados en la década de 1950 le habría convencido de que el camino para reducir la dependencia de las importaciones no iba a ser fácil, incluso cuando él había sucedido a Nehru como primer ministro.

Una de sus primeras decisiones fue nombrar a C. Subramaniam, originario de Tamil Nadu (y no de las llanuras del Ganges), como ministro de Alimentación y Agricultura en 1964. Nehru lo había nombrado ministro de Acero e Industrias Pesadas, pero Shastri era consciente de su compromiso con la ciencia y lo llevó al ministerio de Agricultura. Tiene ilustres predecesores en Krishi Bhawan: el Dr. Rajendra Prasad, el Dr. Rafi Ahmad Qidwai y K.M. Munshi. Sin embargo, la dependencia de las importaciones de alimentos continuó durante todos estos años.

Shastri también nombró a un economista y burócrata, L.K. Jha, como su secretario principal. Este fue el comienzo de la Oficina del Primer Ministro, que se convirtió en un importante centro de poder en el gobierno.

En el momento de la independencia, India sólo contaba con un 15% de superficie de regadío y el resto era de secano

El Ministerio de Agricultura, bajo el mando de Subramaniam, propuso una nueva política agrícola que incluía la importación de semillas y fertilizantes y la inversión en riego, comercialización y servicios de extensión como componentes importantes. Además, una política de precios para incentivar a los agricultores a producir más fue una iniciativa innovadora.

El ministro de finanzas T.T. Krishnamchari se opuso a la propuesta de apoyo a los precios de los agricultores. La comisión de planificación dirigida por V.K. R.V. Rao también se opuso a la importación de semillas y fertilizantes, ya que se consideraba que la importación suponía una merma de las escasas reservas de divisas. En su libro Accidental India, Shankar Aiyar menciona que Subramaniam se ofreció a dimitir si sus propuestas no eran aceptables para el gobierno.

Finalmente, el Primer Ministro Shastri creó un comité de expertos y burócratas bajo la dirección de L.K. Jha. El comité respaldó el plan preparado por el Ministerio de Agricultura y formuló recomendaciones sobre tecnología, inversión y política de precios para los productos agrícolas, a un precio remunerativo. Esto condujo a la creación de la Comisión de Precios Agrícolas (posteriormente Comisión de Costes y Precios Agrícolas) y de la Corporación Alimentaria de la India.

El resto, como se dice, es historia.

El éxito de la revolución verde de la India demostró que la ciencia, unida a una buena política, una burocracia eficiente, el apoyo de los jefes políticos y el federalismo cooperativo en sentido real podían derrotar las predicciones maltusianas de hambre y hambruna. La revolución verde convirtió a India en una nación con seguridad alimentaria.

Desde 1970-71, la producción de alimentos en el país ha aumentado a una tasa de tendencia de alrededor del 3%. Esto es más que la tasa de crecimiento de la población, que es del 1,86%. Es un hecho que India tiene que importar alrededor del 55-60% de sus necesidades de aceite comestible. En el gobierno de Modi 1.0, hubo un programa exitoso para aumentar la producción de legumbres y la misma aumentó de 16 millones de toneladas en 2015-16 a 25,58 millones de toneladas en 2020-21. Esto también fue posible gracias a las mejores variedades de semillas de legumbres y al impulso político.

A pesar de nuestros éxitos, la malnutrición sigue siendo un gran desafío y no es un hecho reconfortante que en 2019-20, el 57% de las mujeres en el grupo de edad de 15 a 49 años estaban anémicas, al igual que el 67% de los niños menores de cinco años.

Los beneficios de la revolución verde son evidentes para los agricultores de Rajastán y Gujarat también. En estos lugares, la prosperidad rural de los últimos años se debe a una mayor cobertura de riego, mejores semillas, uso de fertilizantes y mejor comercialización a través de los APMC.

Sin embargo, también es un hecho que muchas zonas que se beneficiaron de la revolución verde han visto cómo se agotan las aguas subterráneas y se deteriora la calidad del suelo. El uso excesivo e indiscriminado de plaguicidas ha provocado daños en la salud de los agricultores y los trabajadores agrícolas.

La revolución verde convirtió a India en una nación con seguridad alimentaria

Hay una clara necesidad de reimaginar la agricultura india para ponerla en consonancia con las necesidades ecológicas de las distintas regiones. La agricultura india está asumiendo la carga de mantener el 45,6% de la mano de obra en 2019-20, mientras que su contribución al Valor Añadido Bruto fue solo del 18,29%. Las políticas económicas deben crear suficiente empleo no agrícola para que se reduzca la excesiva dependencia de la agricultura.

La ciencia ayudó a la India a alimentarse mediante la revolución verde. Sus excesos también se resolverán a través de la propia ciencia.

Artículo republicado de The Wire en el marco de un acuerdo entre ambas partes para compartir contenido. Link al artículo original:https://thewire.in/agriculture/food-security-green-revolution

+ posts

Promotor - Arcus Policy Research

Buscá en Reporte Asia