Inversiones latinoamericanas en India: lecciones de los pasos en falso

inversiones latinoamericanas India

En general, hay poco que vincule a las 15 empresas latinoamericanas que han salido de la India. Los inversores más grandes con unidades de fabricación fueron testigos de fracasos con o sin socios de joint ventures. Algunas de las empresas se enredaron en la red burocrática de la India, en concreto las que trataban directamente con el gobierno central y los gobiernos estatales; otras sucumbieron a la feroz competencia del enorme mercado de consumo indio.

Un estudio más profundo podría revelar lagunas en las decisiones de gestión, problemas legales y fiscales con las fusiones y adquisiciones, y a veces simplemente la incapacidad de adaptarse a las realidades locales. Algunas empresas, como Codelco e IMPSA, siguen colaborando estrechamente con los clientes indios desde su sede o a través de otras oficinas regionales.

Los tropiezos de las tres grandes empresas brasileñas constituyen una lección de prudencia y paciencia para el mercado indio. Los numerosos retos que plantea la India pueden ser bastante abrumadores, incluso para las grandes empresas que poseen capital. Marcopolo y Gerdau contaban con socios locales, pero optaron por retirarse tras una década de rendimiento bastante moderado y varios años de pérdidas.

Inversiones latinoamericanas en India: los pasos en falso

Votorantim, por su parte, no tenía ningún socio local y salió apenas seis años después de su adquisición. Estas tres empresas entraron en el mercado indio con instalaciones de fabricación y formaban parte de las cadenas de valor de sus respectivos sectores y de los estados en los que invirtieron. Las salidas de Gerdau, Votorantim Cimentos y Marcopolo (por un total de 617 millones de dólares) requieren un análisis más profundo. Lo que está claro es que no son señales alentadoras para los futuros inversores brasileños.

Total de inversiones latinoamericanas en India, por país (valor de la inversión, en dólares)
India América Latina
Cálculos del autor, basados en investigaciones primarias

El mercado indio no es para principiantes. Esto es cierto para todos los inversores latinoamericanos, y quizás para todos los extranjeros. El gran tamaño del mercado indio y la competencia a la que invita es un reto para cualquier inversor. Dos lecciones clave son válidas para cualquier inversor extranjero que se adentre en cualquier sector de la India:

1- En primer lugar, hay que pensar en la India como un continente y no como un país. Después de todo, la población de la India es mayor que la de todos los continentes del mundo, además de Asia. Los innumerables estados de la India son como países. El mayor estado de la India, Uttar Pradesh, tiene la misma población que el mayor país de América Latina, Brasil. Hay grandes diferencias a la hora de hacer negocios de un estado a otro. Andhra Pradesh, que suele encabezar las clasificaciones de facilidad para hacer negocios en India, ha sido hasta ahora el destino de sólo el 5% de las inversiones latinoamericanas en India.

Sin embargo, Delhi y Maharashtra, que ocupan los puestos 12 y 13, respectivamente, son el destino de casi el 50% de las inversiones latinoamericanas en India. Delhi y Bombay, las ciudades más grandes de India, pueden ser una opción obvia para establecer oficinas extranjeras, pero ciudades menos pobladas como Bangalore, Chennai, Hyderabad o Pune pueden ser una apuesta más segura, al menos para empezar. Los inversores latinoamericanos deben conocer a fondo los 36 estados y territorios de la unión de la India, si quieren mejorar sus posibilidades de éxito en el país.

Inversiones latinoamericanas en India: el camino de las multilatinas

2- En la India se trata de un juego a largo plazo. Si los inversores buscan rendimientos a corto o medio plazo, es probable que se sientan decepcionados. Para los que se dedican a los sectores extractivos, el transporte y las infraestructuras, el largo plazo puede no ser ni siquiera una década, sino varias. Además, tienen que estar preparados para años de posibles pérdidas y estar dispuestos a infundir el capital necesario para competir con otros actores extranjeros y nacionales.

Muchos inversores extranjeros, e incluso empresas de nueva creación, alcanzan el punto de equilibrio después de años (o incluso décadas) de iniciar sus empresas en la India. Las multilatinas que han aguantado más de una década en la India están cosechando ahora los beneficios de su paciencia y perseverancia.

 

Nota: El artículo es la octava parte de un informe publicado originalmente en inglés por la Observer Research Foundation (ORF). La reproducción del mismo en español se realiza con autorización directa del autor. Link al artículo original: https://www.orfonline.org/research/latin-american-investments-in-india-successes-and-failures/

Acerca del autor

Tiene una Maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Stanford. Es Global Fellow en el Woodrow Wilson Center y asesor comercial para India y Oriente Medio de ProColombia, agencia gubernamental de promoción de inversiones y comercio. Se especializa en las relaciones entre India y América Latina, la política y la economía de América Latina y la política exterior de la India.