La nueva era de Xi Jinping ya está aquí

Nueva era Xi Jinping
Xi Jinping liderando el XIX Comité Central del Partido Comunista (Imagen: Xinhua)

La nueva era de Xi Jinping realmente ha comenzado. Si alguien todavía tiene alguna duda de que dominará la política china en los años venideros, la histórica resolución adoptada por una reunión de altos dirigentes que finalizó el jueves ha proporcionado la resplandeciente justificación teórica para la continuación de su reinado.

Puede que se la llame Resolución sobre los principales logros y experiencias históricas del Partido durante el siglo pasado, pero se trata menos de historia que de la era de Xi, y los altos funcionarios no escatiman palabras para enfatizar que se trata de «defender resueltamente la posición central del camarada Xi Jinping» en el Partido Comunista, el Estado y el Ejército.

Un comunicado emitido después del sexto pleno del XIX Comité Central del Partido Comunista instó al país a unirse al partido, con Xi en el centro, para hacer realidad su visión de rejuvenecimiento nacional.

El PCCh solidifica el poder de Xi pero no deja clara la sucesión en China

A medida que la resolución coloca a Xi como timonel, elevando su estatus a la par con Mao Zedong y Deng Xiaoping, allana el camino para que busque un tercer mandato histórico como jefe del Partido y presidente del Estado en 2022 y 2023, respectivamente. No solo eso, se espera que el control de Xi en el poder y su influencia en el curso del país duren aún más, a juzgar por el comunicado y las explicaciones de los altos funcionarios.

En el momento de redactar este artículo, el liderazgo no ha publicado el texto completo de la resolución, pero el comunicado ha proporcionado un resumen de los puntos más destacados.

En el lenguaje del partido, las palabras «resolución histórica» tienen un significado e implicaciones políticas especiales. Anteriormente, solo dos veces en los 100 años de historia del partido sus líderes habían adoptado un documento de este tipo para resolver problemas históricos en coyunturas críticas y construir una nueva narrativa para unirlo en torno a los líderes elegidos y sus visiones.

La primera fue aprobada en 1945 y guiada por Mao Zedong, estableciendo su autoridad y marcando una ruptura con las influencias estalinistas que finalmente permitirían al partido llegar al poder en 1949. La segunda resolución fue orquestada por Deng Xiaoping, quien repudió las políticas de extrema izquierda de Mao. Unió el pensamiento del partido en torno a su política de reforma y apertura, allanando el camino para que China se convierta en una potencia económica.

En muchos sentidos, las dos resoluciones anteriores tenían como objetivo cortar los lazos con el pasado y aprender las lecciones de la historia. Pero el tercero mira más hacia el futuro. Simplemente utiliza la historia del Partido como telón de fondo para reforzar a Xi como el timonel que conducirá al país hacia adelante.

En una conferencia de prensa el viernes, altos funcionarios del partido señalaron con interés que la tercera resolución estaba deliberadamente orientada a destacar los logros de China en los nueve años desde que Xi llegó al poder a fines de 2012.

PODCAST – Descifrando al Partido Comunista Chino

Wang Xiaohui, un alto funcionario de propaganda, dijo que la resolución había permitido que se mantuvieran las evaluaciones existentes de los predecesores de Xi, incluidos Mao, Deng, Jiang Zemin y Hu Jintao. Por lo tanto, es poco probable que se vuelva a abordar el delicado tema de la sangrienta represión contra las manifestaciones estudiantiles de 1989, que una vez dividió a la dirección del partido.

En un lenguaje que evoca recuerdos de los elogios que recibió Mao en el apogeo de la Revolución Cultural, Jiang Jinquan, otro alto funcionario del partido, dijo el jueves que el estatus de Xi como «el núcleo del partido», «líder del pueblo» y «comandante militar ”, junto con su filosofía política conocida como “Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con las características chinas para una nueva era”, aseguraría el éxito futuro de China.

Desde que llegó al mando, Xi ha consolidado rápidamente el poder a través de una campaña anticorrupción sin precedentes y al fortalecer los controles del partido en todos los niveles de la sociedad. Estableció su autoridad política en 2016 cuando fue designado el «núcleo» del partido, y en los dos años siguientes, cambió la carta constitutiva del partido y la constitución estatal para eliminar el límite de mandato para la presidencia e incluir su pensamiento como el principio rector del partido.

En 2017, después de solo cinco años en el cargo, declaró que estaba llevando a China a una nueva era, en medio de especulaciones de resistencia dentro del partido. La aprobación de esta nueva resolución significa que cualquier oposición a la construcción de su marca autoritaria personal ha sido anulada.

Reunión Xi-Biden: sin discordia, sin concordia

¿Qué pasará después? El liderazgo del partido está listo para lanzar una campaña de adoctrinamiento a nivel nacional exhortando al estudio de la resolución y la lealtad absoluta a Xi no solo entre sus más de 95 millones de miembros, sino también entre los ciudadanos comunes. Se espera que la campaña dure mucho tiempo. Desde 2017, el pensamiento de Xi ya se ha entretejido en la psique nacional, con sus comentarios escritos en libros de texto para estudiantes desde el nivel primario hasta la universidad, y los miembros del partido deben iniciar sesión en aplicaciones móviles todos los días para estudiarlos. La campaña para promover la resolución definirá aún más el liderazgo de Xi como la característica más importante de la política china en los años venideros.

Además, la resolución proporciona la base política para que Xi busque un tercer mandato en el congreso del partido de 2022 el próximo otoño, a los 69 años, y posiblemente un cuarto mandato en 2027 a los 74 años.

Es poco probable que la ratificación de la resolución indique un cambio significativo en las políticas de China, ya que Xi ha establecido la dirección política para todo, desde la economía hasta los asuntos exteriores durante los últimos nueve años. Los medios estatales se han complacido en destacar la frase «cambios no vistos en un siglo» para describir los desafíos internos y externos que justifican el liderazgo dictatorial de Xi para impulsar a China hacia adelante.

Por el contrario, la frase también ilustra la escala y la multitud de desafíos que enfrenta Xi, incluido el empeoramiento de las relaciones de China con Estados Unidos y sus aliados occidentales, así como su difícil transición hacia un crecimiento económico impulsado por la calidad.

Si bien Xi se ha atribuido el mérito de todos los logros importantes que ha logrado China en los últimos nueve años, tendrá que asumir la responsabilidad exclusiva de cualquier percance en el futuro.

Al final, no importa qué posición políticamente exaltada ocupe, tendrá que cumplir para confirmar la legitimidad de su gobierno, o arriesgarse a perder la confianza y el apoyo de la gente.

 

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en el portal SCMP, y la reproducción del mismo en español se realiza con autorización directa del autor. Link al artículo original: https://www.scmp.com/week-asia/opinion/article/3155915/xis-new-era-here-historic-communist-party-resolution-just-start

Acerca del autor

Ex editor en jefe del South China Morning Post (SCMP). Tiene una maestría en periodismo y una licenciatura en inglés. Durante 20 años se desempeñó en el China Daily y fue corresponsal de la BBC China. Ahora reside en Beijing como asesor editorial del SCMP.