5G en la India: entre Huawei y Estados Unidos

India 5G
El Centro de Investigación y Desarrollo de Huawei en Bengaluru, la capital del estado de Karnataka, en el sur de la India (Foto: CGTN)

La India, por su relevancia geopolítica y militar, por el tamaño de su mercado y por contar con grupos empresariales locales (y transnacionales) con capacidad e interés para participar del negocio del 5G, se ha convertido en un espacio clave en la disputa entre los Estados Unidos y China.

La novedad del 5G es que permite dar soporte físico a la conectividad inalámbrica entre objetos (máquina-máquina), por lo que tiene impactos directos en el ámbito comercial-productivo, al incrementar el avance de la robotización y la llamada internet de las cosas, y en el ámbito militar, al potenciar la conectividad en terreno y posibilitar ataques vía drones y objetos de control remoto.

El 5G: nueva (y potente) fase del paradigma tecnoeconómico

Las principales ventajas del 5G son dos: el aumento de la velocidad de conexión y la baja latencia (tiempo de entrega). Así, uno de los principales objetos de controversia en la implementación del 5G es la arquitectura global de la infraestructura de telecomunicaciones, ya que su puesta en marcha impactará en todas las capas de las telecomunicaciones, por lo que se deberán reemplazar routers, conmutadores, estaciones base, cables de fibra óptica, etcétera.

De hecho, la renovación de la infraestructura mundial de telecomunicaciones mediante el 5G será un desafío tecnológico y de seguridad caro, complejo, y que tomará más de una década en materializarse.

Existen dos infraestructuras esenciales en la disputa por el dominio del 5G: los cables submarinos de fibra óptica, que representan más del 90% del tráfico de datos y de voz intercontinental, y los semiconductores, entendidos como el material inalámbrico que actúa como conductor de señales (integrados en chips) y que sostienen el paradigma tic.

El desarrollo y la implementación del 5G ha puesto a jugadores globales como Cisco y Qualcomm (Estados Unidos), Samsung (Corea del Sur), Ericsson (Suecia), Fujitsu (Japón), Nokia (Finlandia) y Huawei (China) en disputa. Esta competencia se entrecruza y retroalimenta la seguridad nacional de las principales potencias globales, particularmente de los Estados Unidos y China.

Huawei, los Estados Unidos y los desdoblamientos del 5G

La política de China se ha enfocado en la campaña de “Nueva infraestructura”, que da cuenta de la centralidad que tienen las telecomunicaciones en la estrategia industrial China, la cual se manifiesta concretamente en la construcción de miles de estaciones base de 5G por semana.

Demás está decir que cada estación cuenta con una extensa cadena de valor que contempla componentes eléctricos, semiconductores, unidades de antena, tableros de circuitos, etcétera. Todo esto lleva a que una gran cantidad de compañías se involucren en el proyecto y contribuyan al impulso de China post COVID-19. Con todo, hoy Huawei es el productor de equipos de 5G más baratos y con mejores condiciones de financiamiento del mundo.

Para los Estados Unidos, por su parte, las telecomunicaciones han sido un eje central para la proyección de su poder infraestructural, las cuales se consolidaron desde la Guerra Fría y se expandieron globalmente a partir de la década de 1970. El mantenimiento de ese poder infraestructural en materia de telecomunicaciones es un pilar que los Estados Unidos no pretenden ceder, un tema que enfrentan articulando implícita y/o explícitamente el poder político-militar con las corporaciones surgidas en Silicon Valley.

5G: “La Grieta» entre China y EE.UU.

Los Estados Unidos aún mantienen el liderazgo tecnológico alcanzado y la infraestructura desarrollada a partir de la implementación de internet desde 1970. De hecho, la mayor parte del tráfico mundial de datos pasa a través de los Estados Unidos, lo que les da el manejo del sistema internacional de vigilancia y les otorga una ventaja sustantiva en su disputa con China.

Asimismo, el mercado de fibra óptica está dominado por los Estados Unidos (Subcom), Europa (Alcatel Submarine Network) y Japón (NEC). Sin embargo, en los últimos años, Huawei se convirtió en un importante constructor de cables submarinos de fibra óptica a través de Huawei Marine Networks, una empresa conjunta entre Huawei y British Global Marine.

hoy Huawei es el productor de equipos de 5G más baratos y con mejores condiciones de financiamiento

Las empresas estadounidenses, principalmente Intel, Qualcomm, Broadcom, Micron Technology y Texas Instruments, también dominan el desarrollo y la construcción de semiconductores. Pocos países dominan esa tecnología y pocas empresas producen semiconductores de alto rendimiento: entre los Estados Unidos, Corea del Sur y Japón concentran más de dos tercios del mercado, con Intel, Micron, Broadcom y Qualcomm (Estados Unidos), Samsung (Corea), TSMC (Taiwán) y SKHyinix (Corea) entre las principales. Asimismo, los Estados Unidos han adoptado la política de exportar solo equipos de fabricación de semiconductores a China, que están dos generaciones detrás del estado de la técnica.

TSMC, la empresa taiwanesa detrás de la electrónica mundial

Específicamente respecto al 5G, diversas empresas de los Estados Unidos han avanzado en sus desarrollos: AT&T, Verizon, Qualcomm, Cisco, Intel. AT&T ya ha desarrollado una red móvil 5G basada en estándares en vivo, implementada en más de 35 ciudades de los Estados Unidos (Phoenix, Los Ángeles, Atlanta, Nueva Orleans, Detroit, etcétera). Entre 2014 y 2018, AT&T invirtió en los Estados Unidos más de 130.000 millones de dólares para adquirir espectro y en instalaciones inalámbricas. Esta red inalámbrica ahora cubre a más del 99% de los estadounidenses, por lo que se configuró como una de las redes de fibra más grandes del país.

Emergencia del 5G en la India: contexto geopolítico, drivers, límites y actores empresariales

Para los Estados Unidos, la región del Indo-Pacífico gana cada vez mayor relevancia geopolítica con vistas a restringir el avance de China. Luego de la caída de la URSS, las relaciones entre la India y los Estados Unidos se han profundizado sustancialmente tanto con administraciones demócratas como republicanas, y ocupan hoy un lugar de relevancia en la agenda de política exterior de ambos países, basada principalmente en la cooperación nuclear, en energía, en software, en defensa y en real estate.

las telecomunicaciones han sido un eje central para la proyección del poder infraestructural de Estados Unidos

El espectacular crecimiento del software y los servicios informáticos en la India tienen mucho que ver con la relación con los Estados Unidos. El outsourcing de las empresas estadounidenses ha sido la principal fuente de demanda india desde los años ochenta. Hoy, las principales empresas tecnológicas estadounidenses, como Google, Cisco, IBM, Texas Instruments, etcétera, tienen centros de desarrollo en la India. Asimismo, los indios residentes en los Estados Unidos han tenido un rol protagónico en el desarrollo de Silicon Valley ocupando actualmente posiciones de primera línea en las principales empresas estadounidenses de tecnología, y son la minoría étnica más rica de los Estados Unidos.

La relevancia geopolítica y militar del 5G y el tamaño del mercado indio, que se espera sea el segundo más grande del mundo después del de China, son sus principales drivers del 5G. Hoy, el mercado indio de teléfonos inteligentes alcanza los 500 millones de usuarios (aún con un gran potencial de crecimiento), y la India es el mayor consumidor de datos del mundo.

Si bien las conexiones 4G (LTE) están disponibles en gran parte del territorio indio, para avanzar con el 5G primero los operadores inalámbricos deben reforzar y expandir la huella 4G LTE. En este sentido, entre los principales cuellos de botella para el despegue del 5G en la India aparece la falta de infraestructura de fibra óptica. La India aún no es capaz de proveer un servicio constante de buena calidad, lo cual se manifiesta en la baja velocidad de datos y de descarga.

El gobierno indio aún se mantiene ambiguo respecto a la participación en el negocio del 5G de las empresas chinas, como Huawei o ZTE. En 2019, el ministro de Electrónica y Tecnología de la Información y Comunicaciones indio anunció que el gobierno estaba analizando la participación de Huawei en la implementación de las redes 5G en el país, y se estableció un comité para examinar la seguridad de la red china, ya que esta empresa fue acusada de piratear a BSNL. En plena pandemia, la prohibición para operar en la India a la empresa china TikTok, argumentando que se estaba haciendo un uso inapropiado de los datos generados por los usuarios indios, podría anticipar posiciones más duras para con China, en general, y para con Huawei, en particular.

Respecto del escenario competitivo sectorial, las tres principales empresas que se disputan las telecomunicaciones indias son Jio Platforms, Vodafone Idea y Bharti Airtel. En los últimos años, estas empresas se encuentran enfrascadas en una guerra de precios impulsada por Jio Platforms, parte del conglomerado indio Reliance. Jio se quedó con 400 millones de usuarios en julio de 2020. Vodafone Idea pasó de liderar el mercado a ser la segunda, con cerca de 350 millones de suscriptores actualmente. Bharti Airtel se ubica tercera, con 329 millones de subscripciones.

Inversiones latinoamericanas en India: base de consumidores

En términos concretos, es importante marcar que los Estados Unidos, con décadas de inversión acumulada y articulación público-privada en materia de telecomunicaciones, mantiene su dominio sobre los dos pilares del 5G: la infraestructura de fibra óptica y los semiconductores. Huawei, como punta de lanza de China, encuentra en la escala y la concentración de recursos sus principales fortalezas.

De hecho, hoy los equipos Huawei son más baratos y vienen con una propuesta de financiamiento más atractiva. Buena parte de la disputa entre los Estados Unidos y China dependerá de la capacidad de Huawei para desarrollar semiconductores y redes de fibra óptica, sopesada con el acceso o la prohibición a mercados relevantes. La civilizatoria escala temporal y demográfica asiática indican que China no se apresurará.

El gobierno indio aún se mantiene ambiguo respecto a la participación en el negocio del 5G de las empresas chinas

La emergencia del 5G en la India se encuentra principalmente traccionada por el interés de los actores privados nacionales, como el “campeón nacional” Jio Reliance, en articulación con grupos transnacionales como Facebook, Intel o Google, en lo que promete ser el segundo mayor mercado del mundo. Esto configura un escenario de menor independencia relativa para la India, tanto por el lado de las capacidades estatales como por el avance en la penetración de actores empresariales de los Estados Unidos. De hecho, la propia Huawei actualmente opera en la India imponiéndose, como dijimos, por precio y condiciones de financiamiento.

Resta ver en qué medida las aspiraciones de autonomía militar y tecnológica de la India se articulan con los grupos empresariales indios, principalmente Reliance, y qué peso tendrán las relaciones con los capitales estadounidenses, sea Facebook, Intel y/o los distintos fondos de inversión. Como vimos, las relaciones entre Estado y mercado no van por carriles separados.

 

El presente artículo es un resumen del paper original «Economía política de la emergencia del 5G en la India, entre Huawei y los Estados Unidos de América» publicado en la Revista Márgenes (Año VI – N°6).

Acerca del autor

Licenciado en economía por la Universidad de Buenos Aires (UBA), Magister en economía y desarrollo industrial por la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) y Doctor en economía por la Universidad Federal do Rio de Janeiro (UFRJ). Es investigador y profesor adjunto en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQUI) y asociado en la Universidad Nacional de Chilecito (UNDEC) y Co-Coordinador del grupo de trabajo sobre Asia del Sur del CARI (Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales). Sus áreas de especialización son el desarrollo productivo, la CTI y la cooperación internacional. Fue investigador visitante del Center for Development Studies (CDS), JNU, Kerala, India. Realiza asistencias técnicas a gobiernos, universidades, empresas y organismos internacionales.

Licenciada en Relaciones Internacionales (Universidad Católica Argentina) y Magíster en Política Internacional (Universidad Complutense de Madrid). Participa en investigaciones y artículos sobre asuntos globales y relaciones exteriores. Se especializa en nuevas tecnologías, políticas de desarrollo y ambientales.