Toyota prevé un beneficio neto récord a pesar de los escándalos de calidad

TOYOTA VENTAS

Toyota Motor Corp. elevó su previsión de beneficio neto para el ejercicio que finaliza en marzo hasta la cifra récord de 4,5 billones de yenes (30.300 millones de dólares), frente a una proyección anterior de 3,95 billones de yenes, debido a la robusta demanda tras la pandemia, pero también rebajó las perspectivas de ventas de automóviles del grupo tras una serie de escándalos de calidad.

Según informó Kyodo News, la última cifra para el ejercicio fiscal 2023 representa un aumento del 83,6% respecto al año anterior. Ahora se prevé que las ventas alcancen la cifra récord de 43,5 billones de yenes, un 17,1% más que la estimación de noviembre de 43 billones de yenes.

Las revisiones al alza se produjeron incluso cuando el grupo Toyota recortó su previsión de volumen de ventas anuales de 11,38 millones de unidades a 11,23 millones, afectado por los recientes escándalos de calidad en los que se han visto implicadas las empresas del grupo Daihatsu Motor Co. y Toyota Industries Corp.

Se descubrió que las empresas del grupo habían amañado los datos de las pruebas de seguridad y de rendimiento de los motores, lo que provocó la paralización de los envíos de algunos coches Toyota. Los analistas automovilísticos han afirmado que los trabajadores de esas empresas estaban bajo presión para mantener el elevado ritmo de producción de Toyota.

«Ha sido un sprint a corta distancia, y algunos proveedores se sentían tensos», dijo a la prensa el vicepresidente ejecutivo de Toyota, Yoichi Miyazaki. «Esperamos revisar nuestra velocidad de crucero para poder correr una carrera de fondo».

En 2023, el grupo Toyota vendió la cifra récord de 11,23 millones de vehículos, encabezando la clasificación mundial de ventas de automóviles por cuarto año consecutivo al superar a Volkswagen AG de Alemania, que vendió 9,24 millones de coches.

La debilidad del yen también ha contribuido a impulsar sus beneficios en el extranjero y a aumentar la competitividad de los precios de sus productos en el exterior, afirmó Toyota, añadiendo que las subidas de precios de sus automóviles mejoraron su margen de beneficios.

Toyota espera que el dólar estadounidense se negocie a 143 yenes de media durante el año fiscal, frente a la estimación anterior de 141 yenes. Se espera que la nueva estimación incremente su beneficio operativo anual en 235.000 millones de yenes.

Según el fabricante, cada caída de 1 yen frente al dólar aumenta su beneficio operativo en 50.000 millones de yenes.

El escándalo de la calidad de Toyota se agrava al detectarse datos manipulados en 10 modelos

A pesar de los problemas de calidad, Toyota obtuvo unos resultados estelares en los nueve meses finalizados en diciembre, ya que aumentó la producción en todo el mundo para responder a la demanda acumulada tras la pandemia de coronavirus.

Su beneficio neto de abril a diciembre se duplicó con creces, hasta los 3,95 billones de yenes, con unas ventas de 34,02 billones de yenes, un 23,9% más.

En los nueve meses que finalizaron el 31 de diciembre, el grupo Toyota vendió 8,56 millones de coches en todo el mundo, un 8,6% más que el año anterior. Gracias a la gran demanda de vehículos híbridos, las ventas aumentaron en los principales mercados, como Japón, Norteamérica y Europa.

«Las ventas de coches híbridos están aumentando en todos los segmentos regionales», afirmó Miyazaki. «Nuestros clientes siguen montándolos como la solución optimizada» a los problemas medioambientales.

Las ventas de coches híbridos gasolina-eléctricos de la empresa aumentaron un 37,9% hasta los 2,65 millones de unidades en los nueve meses, en medio de una tendencia de ralentización de las ventas de vehículos totalmente eléctricos en todo el mundo debido a su kilometraje relativamente inferior y a la escasez de estaciones de carga.

Los resultados fueron recibidos positivamente en el mercado de valores, y la capitalización bursátil de la empresa al cierre de la sesión del martes en Tokio superaba los 50 billones de yenes, una cifra inédita para una empresa japonesa.

A pesar de las optimistas perspectivas, la empresa aún se enfrenta a incertidumbres, ya que desconoce cuánto tiempo durarán las paradas de producción y envíos en las empresas de su grupo.

«El número de vehículos afectados por los escándalos de Daihatsu y Toyota Industries seguirá siendo un factor incierto», declaró Miyazaki. «Consideraremos el ritmo de nuestra producción para el próximo año fiscal» tras revisar las operaciones actuales.

+ posts

Buscá en Reporte Asia