El escándalo de la calidad de Toyota se agrava al detectarse datos manipulados en 10 modelos

Toyota

Toyota Motor dijo que se habían manipulado los datos de potencia de 10 de sus modelos vendidos en todo el mundo, en un nuevo golpe al mayor grupo automovilístico del mundo, que se ha visto afectado por una serie de problemas de control de calidad en los últimos años.

Según informó Kyodo News, la filial Toyota Industries Corp. fabricó los datos de los motores diesel que fabrica y suministra para el fabricante de automóviles, dijo Toyota, añadiendo que suspenderá el envío de los vehículos afectados, incluidos el Land Cruiser 300 y el Hilux.

«Nos disculpamos sinceramente por haber causado tremendos problemas a nuestros clientes», dijo el presidente de Toyota, Koji Sato, a la prensa en Tokio, añadiendo que el fabricante de automóviles hará todo lo posible para resolver el problema lo antes posible.

La revelación se produce cuando una serie de problemas de calidad han estado sacudiendo los cimientos del grupo.

La unidad de coches pequeños de Toyota, Daihatsu Motor Co., detuvo todos sus envíos nacionales e internacionales el mes pasado después de que una investigación de terceros descubriera que las pruebas de seguridad de la mayoría de sus modelos estaban amañadas.

Hino Motors Ltd., otra filial de Toyota, admitió en marzo de 2022 haber presentado datos fraudulentos sobre emisiones y ahorro de combustible a las autoridades de transporte.

Los 10 modelos también incluyen el Hiace, el Fortuner y el Innova. Los coches se vendieron en Japón, Europa y Oriente Medio, entre otros mercados. El amaño de los datos de producción se remonta a 2017, dijo Toyota Industries.

«Nos sentimos profundamente responsables por la mala conducta, que persistió durante mucho tiempo, y por no haberla descubierto y rectificado», dijo el presidente de Toyota Industries, Koichi Ito, en una conferencia de prensa. «Haremos todo lo posible para reconstruir la empresa con el cumplimiento legal como máxima prioridad».

Toyota cierra su planta histórica en São Bernardo, Brasil, tras 60 años de operación

Toyota ha decidido detener seis líneas de producción en cuatro de sus fábricas nacionales hasta el 1 de febrero debido a la paralización de los envíos, según informó.

Toyota Industries adulteró el volumen de inyección de combustible en las pruebas de rendimiento de los motores en un intento de hacer que el par, o fuerza de rotación, de los motores pareciera mejor de lo que era, según un informe de un panel de terceros.

El grupo de expertos culpó a la cultura corporativa de la empresa, diciendo que carecía de la voluntad de aumentar activamente el cumplimiento en un entorno en el que se sentía segura en su posición como proveedor de Toyota.

Hiroshi Inoue, director del grupo de expertos, declaró en una rueda de prensa aparte: «El cumplimiento de la normativa en materia de datos es cada vez más laxo».

Toyota dijo que ha confirmado los motores afectados y que, tras una reevaluación después del descubrimiento de los amaños, los vehículos cumplen ahora las normas de potencia del motor.

El Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón dijo que el problema sacude los cimientos del sistema de certificación de automóviles, y dio instrucciones a Toyota Industries para que averigüe la causa del problema. El Ministerio de Territorio, Infraestructuras, Transporte y Turismo también anunció que el martes iniciará una inspección in situ en la fábrica de la empresa en la prefectura de Aichi.

El anuncio siguió a la revelación de marzo del año pasado, cuando Toyota Industries admitió haber falsificado los datos de emisiones de sus motores de carretillas elevadoras. El panel de terceros ha estado investigando el asunto.

Toyota Industries dijo que la falsificación de datos se había detectado en más motores de sus carretillas elevadoras y que había suspendido el envío de todos los productos afectados.

+ posts

Buscá en Reporte Asia