El ramen, un plato japonés icónico: su historia y cómo prepararlo en casa

ramen

El ramen es un plato de fideos originario de Japón, pero su historia tiene influencias de China. Los fideos de trigo, la base del ramen, fueron introducidos en Japón desde China durante el siglo XIX, y a partir de entonces, el plato ha evolucionado para convertirse en una parte icónica de la gastronomía japonesa. El ramen se caracteriza por sus fideos en caldo, que pueden variar en sabor y textura según la región y el estilo de preparación.

Durante el período Edo en Japón (1603-1868), hubo un intercambio significativo de cultura y comercio entre Japón y China. Los fideos de trigo, que se originaron en China, llegaron a Japón a través de este intercambio. Se cree que los fideos fueron introducidos por inmigrantes chinos o por comerciantes chinos que visitaban Japón.

Inicialmente, los fideos eran consumidos por la comunidad china en Japón, pero con el tiempo, la popularidad de este alimento se extendió a la población japonesa en general. Los fideos fueron adaptados y reinterpretados para satisfacer los gustos locales, lo que eventualmente llevó al desarrollo del ramen tal como lo conocemos hoy en día, con una amplia variedad de estilos y sabores.

Dragon Ball Z: la saga épica llega a Prime Video

Cómo hacer ramen casero paso a paso

Ingredientes:

  • Fideos de ramen (puedes encontrarlos en tiendas de comestibles asiáticas o utilizar fideos de trigo)
  • Caldo de pollo o de cerdo (puedes hacerlo casero o usar caldo envasado)
  • Proteína: pollo, cerdo, tofu, huevo
  • Verduras: cebolla verde, champiñones, espinacas, brotes de bambú, maíz
  • Condimentos: salsa de soja, miso, aceite de sésamo, jengibre, ajo, mirin

Prepara los ingredientes: corta la cebolla verde en rodajas, los champiñones en láminas, y cualquier otra verdura que desees utilizar.

Cocina la proteína: si estás utilizando pollo o cerdo, cocínalo en una sartén hasta que esté dorado y cocido por completo. Si estás utilizando tofu, puedes saltearlo en cubos.

Prepara el caldo: hierve el caldo de pollo o de cerdo en una olla grande. Agrega el jengibre y el ajo picados, y cocina a fuego lento durante unos 15-20 minutos para que los sabores se mezclen.

Cocina los fideos: en otra olla, hierve agua y cocina los fideos de ramen según las instrucciones del paquete. Escúrrelos y enjuágalos con agua fría para detener la cocción.

Monta el plato: coloca los fideos cocidos en un tazón grande. Agrega la proteína cocida y las verduras cortadas.

Sazona el caldo: agrega salsa de soja, miso, aceite de sésamo y mirin al caldo según tu gusto. Prueba y ajusta los condimentos según sea necesario.

Vierte el caldo caliente sobre los fideos y los ingredientes en el tazón.

Opcional: agrega un huevo pochado o huevo cocido cortado por la mitad.

Sirve caliente y ¡disfruta de tu delicioso ramen casero!

+ posts

Buscá en Reporte Asia