El mochi, la historia de un tradicional postre japonés y cómo prepararlo

mochi

El mochi es un postre tradicional japonés que tiene una historia rica y fascinante. Se cree que su origen se remonta a miles de años atrás, durante el período Jomon en Japón (hace más de 10,000 años), donde el arroz comenzó a ser una parte importante de la dieta japonesa. Sin embargo, el mochi como lo conocemos hoy en día se desarrolló y popularizó durante el período Heian (794-1185 d.C.).

Este postre está hecho principalmente de arroz glutinoso, también conocido como arroz pegajoso o arroz dulce. Este tipo de arroz tiene una mayor cantidad de amilosa, lo que le da su característica textura pegajosa y elástica cuando se cocina y se amasa. El proceso tradicional para cocinar mochi implica remojar el arroz glutinoso durante la noche y luego cocerlo al vapor. Una vez cocido, se machaca en un mortero de madera especial llamado «usu» utilizando mazos de madera llamados «kine», hasta que se convierte en una masa suave y elástica. Finalmente, se moldea en formas redondas o rectangulares para su consumo.

El mochi se consume de varias formas en la cultura japonesa. Una de las formas más comunes es el «daifuku mochi», que consiste en bolitas de mochi rellenas de pasta de frijol dulce, conocido como «anko». También se pueden encontrar variantes rellenas de frutas, crema o helado. Además, este pequeño bocadillo se puede tostar, asar o comer simplemente con una pizca de azúcar o salsa de soja.

Una forma fácil de cocinar mochi

Ingredientes:

  • 2 tazas de arroz glutinoso (mochiko)
  • 1 1/2 tazas de agua
  • Azúcar glas (opcional)
  • Relleno de tu elección, como pasta de frijol dulce, frutas, crema o helado (opcional)

Comienza por preparar el arroz glutinoso. Si estás usando arroz glutinoso crudo, lava el arroz en agua fría varias veces hasta que el agua salga clara. Luego, escúrrelo bien.

Cocina el arroz glutinoso al vapor. Si tienes una vaporera, coloca el arroz en una capa uniforme sobre una tela de cocina y cuece al vapor durante aproximadamente 30-40 minutos, o hasta que esté tierno.

Si estás utilizando harina de arroz glutinoso (mochiko), simplemente combina la harina con agua en un recipiente apto para microondas hasta que obtengas una masa suave y elástica.

Una vez que el arroz glutinoso esté cocido, transfiérelo a un recipiente grande y comienza a machacarlo. Puedes usar un mortero y un mazo de madera tradicionales o simplemente puedes amasar la masa con las manos limpias. Sigue machacando o amasando hasta que la masa esté suave y elástica.

Si deseas endulzar el mochi, puedes agregar azúcar glas a la masa y amasar hasta que esté bien incorporado.

Divide la masa de mochi en porciones del tamaño deseado y forma cada porción en una bola o disco plano. Si estás utilizando un relleno, coloca una pequeña cantidad en el centro de cada porción de masa y luego sella los bordes para formar una bola.

¡El mochi está listo para ser disfrutado! Puedes servirlo tal cual o tostarlo ligeramente en una sartén sin aceite para darle un poco de textura crujiente por fuera. ¡Disfruta de tu delicioso mochi casero!

+ posts

Buscá en Reporte Asia