El árbol que salvó vidas en el tsunami de 2011 es honrado a través de cuentos

tsunami

Sin que muchos lo sepan, hay un viejo y marchito árbol en la ciudad de Kesennuma, Japón, que sigue en pie casi 13 años después de salvar milagrosamente la vida de ocho residentes que treparon por sus ramas para escapar de un inminente tsunami tras el terremoto de marzo de 2011.

Keiko Onodera, de 62 años, una residente local que perdió a su padre en el desastre, ha escrito una historia que presenta al árbol japonés de zelkova como un héroe, para enseñar a la gente sobre el tsunami desencadenado por el mega terremoto que causó destrucción en la comunidad.

El terremoto de Sanriku de 1896, ocurrió en la costa del Pacífico de Japón en la región de Tohoku y resultó en dos enormes olas de tsunami que arrasaron miles de hogares y causaron más de 20,000 muertes.

Un árbol de zelkova resistió el tsunami desencadenado por el terremoto de Tohoku de marzo de 2011 y salvó las vidas de ocho residentes en Kesennuma, prefectura de Miyagi, en el noreste de Japón. Aunque su altura y edad exactas no se conocen, el árbol caducifolio relacionado con el olmo, se ha vuelto popular entre los lugareños debido a su folclore como «protector del pueblo».

Onodera se refugió en un área cerca del cabo donde ocurrió el incidente, pero su padre murió. Los ocho lugareños que habían evacuado hacia el promontorio pudieron escapar del tsunami debido a lo que parecía ser una pizca de suerte: una escalera que flotaba cerca de su ubicación y que usaron para trepar por el árbol de zelkova.

Cómo inició el proyecto

Varios años después del tsunami, Onodera se enteró de que el árbol se estaba muriendo debido al daño causado por la sal y pensó en contar su historia antes de que fuera demasiado tarde. Comenzó a escribir su relato, titulado «Keyaki no Omoi» («Pensamientos de Zelkova»), en el invierno de 2020 y lo completó en tres meses.

En la historia, el árbol está personificado, narrando el tsunami inminente y su papel como salvador de la gente.»He pedido el deseo de que ninguno de aquellos que se aferran a mí, caiga», dice Zelkova, que es como se llama árbol en la historia. El relato intenta mantenerse cerca de los corazones de los residentes que aún lidian con la pérdida de familiares y amigos.

«La gente trabaja en la playa y sale a pescar, soportando la tristeza de perder a sus familiares y amigos», dice Zelkova en una parte. «Me alegra y me anima cuando los veo», continúa.

La colaboración de dos generaciones

En mayo de 2023, Onodera comenzó a pensar en cómo transmitir la historia del árbol a los niños nacidos después del desastre. Coincidentemente, se encontró con Misato Kikuta, una estudiante universitaria de 22 años en la Universidad de Arte y Diseño de Tohoku, una local que había conocido en el pueblo y que terminó realizando las ilustraciones para el cuento.

La casa de la familia Kikuta cerca del árbol de zelkova fue completamente destruida por el tsunami. Kikuta tenía solo nueve años, y sus abuelos estaban entre los ocho que treparon al árbol. La estudiante, a quien le gusta la pintura como pasatiempo, aceptó voluntariamente la oferta de Onodera para dibujar las ilustraciones para el cuento. «Quería contribuir de cualquier manera que pudiera», dijo.

Los históricos jardines del Palacio Imperial: ReporteAsia en Japón

Kikuta hizo una serie de bocetos mientras recordaba la experiencia de sus abuelos y las escenas de la vida en el distrito antes de que ocurriera el desastre. Sus ilustraciones, siete de las cuales son a color, representan a las ocho personas reunidas debajo del árbol de zelkova, entre otras imágenes.

Las ilustraciones se presentaron en un recital realizado por Onodera a finales de octubre, donde leyó su historia frente a niños de la escuela primaria en Kesennuma.

Onodera y Kikuta tienen como objetivo presentar un recital de la historia y las ilustraciones en YouTube, además de agregar ocho dibujos más a la obra antes de finales de marzo de este año.

«Queremos seguir contándole a la gente (independientemente de la edad) no solo sobre aquellos que perdieron la vida, sino también sobre las personas que sobrevivieron al desastre y las acciones de la gente en nuestro pueblo», comentó la escritora.

+ posts

Colaboradora en ReporteAsia.

 

Buscá en Reporte Asia