Miguel Alberto Melhem: “El museo del mañana es un ejemplo de sostenibilidad e innovación” 

Miguel Alberto Melhem

Comenta el especialista Miguel Alberto Melhem, que en el corazón de Río de Janeiro, Brasil, el Museo del Mañana, es un edificio dedicado a la sustentabilidad y a la preservación de nuestro planeta.

El Museo del Mañana (Museu do Amanhã), una obra sobresaliente de la arquitectura contemporánea y un símbolo de sostenibilidad e innovación, ha cautivado la atención tanto de locales como de turistas desde su inauguración en diciembre de 2015. 

Diseño arquitectónico y concepto

Indica Miguel Alberto Melhem que el Museo del Mañana es una expresión de la manera de ver las cosas del renombrado arquitecto español Santiago Calatrava. Conocido por sus puentes y edificios escultóricos que a menudo se asemejan a organismos vivos, el diseño de Calatrava para el museo no es una excepción. 

La estructura se extiende sobre la Bahía de Guanabara, asemejándose a un pájaro o una planta que se estira hacia el sol. Esta forma orgánica y dinámica no es solo una elección estética, sino también funcional, reflejando el enfoque del museo en el futuro de nuestro planeta.

Miguel Alberto Melhem

Respecto de la filosofía de diseño del museo, vemos que gira en torno a los temas de sostenibilidad y exploración del futuro. Busca hacer preguntas profundas: ¿Qué tipo de futuro queremos para nuestro planeta? ¿Cómo podemos equilibrar las necesidades ambientales, económicas y sociales? La arquitectura del museo en sí es una respuesta a estas preguntas, demostrando cómo el diseño moderno puede armonizar con las preocupaciones ambientales. 

Uso innovador de materiales y características de sostenibilidad

Destaca el especialista Miguel Alberto Melhem que la sostenibilidad está en el núcleo del diseño del Museo del Mañana. Calatrava y su equipo seleccionaron materiales y tecnologías que minimizan el impacto ambiental mientras maximizan la eficiencia. 

En este sentido, el techo del museo está adornado con espinas solares, una serie de paneles fotovoltaicos que se mueven con el sol, optimizando la recolección de energía solar. Esta característica no sólo suministra una parte significativa de las necesidades energéticas del museo, sino que también simboliza la adaptación y respuesta que nuestro futuro requiere.

Miguel Alberto Melhem

Por otro lado, la fachada del edificio también está hecha de materiales sostenibles y de origen local, reduciendo la huella de carbono asociada con el transporte. El uso de materiales reflectantes y de colores claros mitiga el efecto de isla de calor, un problema común en áreas urbanas. El museo también utiliza agua de la Bahía de Guanabara para sus sistemas de enfriamiento, mostrando un enfoque novedoso en la utilización de recursos. 

Indica Miguel Alberto Melhem que durante la construcción de esta obra de Calatrava, se aplicaron conceptos y tecnologías modernas de la arquitectura. De allí que es un ejemplo de construcción sostenible y se encuentra dentro de las obras destacadas de la arquitectura amigable con el ambiente.

Diseño interior y aspectos funcionales

Parafraseando al especialista Miguel Alberto Melhem, vemos que en el interior, el Museo del Mañana ofrece un viaje a través de exposiciones interactivas y pantallas multimedia. Los espacios interiores están diseñados para ser fluidos y dinámicos, alentando a los visitantes a reflexionar sobre las posibilidades del futuro. 

El área principal de exposición, con su diseño de planta abierta, facilita una exploración no lineal, permitiendo a los visitantes interactuar con las exposiciones de manera personal y reflexiva.

A grandes rasgos, es posible afirmar que en la distribución del museo está estratégicamente planificada para guiar a los visitantes a través de cinco áreas principales, cada una enfocándose en diferentes aspectos del futuro: Cosmos, Tierra, Antropoceno, Mañanas y Nosotros. Estas áreas combinan ciencia, tecnología y arte para crear una experiencia de aprendizaje inmersiva. El uso de tecnologías digitales avanzadas, pantallas interactivas y entornos inmersivos hace del museo un pionero en el aprendizaje experiencial.

El papel del arquitecto: un cúmulo de esfuerzos acumulados

Comenta Miguel Alberto Melhem que el papel de Santiago Calatrava en la creación del Museo del Mañana fue más allá de las funciones arquitectónicas tradicionales. Como arquitecto principal, estuvo involucrado en todos los aspectos del proyecto, desde la conceptualización hasta la selección de materiales y la integración de características de sostenibilidad. Su visión fue instrumental para dar forma no solo a la estructura física, sino también al ethos filosófico del museo.

Sin embargo, la realización de un proyecto tan ambicioso no fue el esfuerzo de un solo individuo. Un equipo de ingenieros, consultores ambientales y diseñadores colaboraron estrechamente para dar vida a la visión de Calatrava. 

Los ingenieros estructurales jugaron un papel crucial en asegurar la viabilidad del diseño único, especialmente dada la ubicación del museo sobre la bahía. Los expertos ambientales fueron fundamentales en la integración de características sostenibles y en asegurar que el edificio cumpliera con altos estándares ambientales. 

Finalmente, es menester destacar la experiencia del arquitecto en proyectos disruptivos, teniendo a cargo el diseño de obras tales como: la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el Puente de la Mujer en CABA, entre otros, cierra Melhem.

+ posts

Colaboradora en ReporteAsia.

 

Buscá en Reporte Asia