Miguel Alberto Melhem: “el Leadenhall es un emblema de Londres”

Miguel Alberto Melhem

Comenta el especialista Miguel Alberto Melhem que en el bullicioso centro del distrito financiero de Londres, se encuentra una obra que destaca no solo por su altura, sino también por su diseño distintivo: el Edificio Leadenhall, vulgarmente conocido como «el rallador de queso». 

Como una de las estructuras más emblemáticas de la ciudad, este rascacielos es un emblema de la arquitectura moderna de Londres. Es una obra que combina funcionalidad con una forma visualmente impactante  lo que cautiva tanto a lugareños como a visitantes.

Diseño y arquitectura

Indica el especialista Miguel Alberto Melhem que el Edificio Leadenhall, diseñado por el renombrado arquitecto Richard Rogers y su destacada firma Rogers Stirk Harbour + Partners, es un rascacielos de 224 metros de altura. 

Agrega Miguel Alberto Melhem que lo que realmente lo distingue es su forma única, que se asemeja a un rallador de queso gigante con su fachada de vidrio inclinada. Este diseño no solo tiene un propósito estético, sino también una importancia funcional, permitiendo que el edificio maximice el uso del espacio al tiempo que minimiza su impacto en el horizonte circundante. 

Miguel Alberto Melhem
The Leadenhall Building, City of London.

Sir Richard Rogers, un arquitecto galardonado con el Premio Pritzker, es conocido por su compromiso con el modernismo y el diseño estructural innovador. En este sentido, afirma Miguel Alberto Melhem que el Edificio Leadenhall es un ejemplo destacado de su filosofía arquitectónica, caracterizada por el uso de estructuras expuestas, flexibilidad en el diseño y un enfoque en la creación de entornos urbanos sostenibles, visualmente impactantes.

El exoesqueleto: una maravilla estructural

Vemos que el exterior del Edificio Leadenhall es una maravilla de ingeniería y diseño, con un estilo estructural expresionista que enfatiza su marco interno de acero. 

En este marco, comenta el especialista Miguel Alberto Melhem que el exoesqueleto no es simplemente una elección estética sino que también sirve a un propósito estructural al distribuir el peso del edificio hacia afuera, reduciendo la necesidad de columnas de soporte internas. 

Al no tener columnas en los interiores genera espacios más amplios y funcionales donde se desarrollan actividades con mayor confort. 

Este enfoque innovador no solo contribuye a la icónica silueta del edificio, sino que también permite espacios interiores más flexibles y abiertos, siendo una marca de la filosofía de trabajo del estudio de arquitectura que estuvo a cargo del diseño y ejecución de esta obra emblema.

El interior del Leadenhall

Más allá de su exterior, el Edificio Leadenhall ofrece un interior meticulosamente diseñado que refleja el compromiso de Richard Rogers con el lujo y la funcionalidad. El rascacielos alberga una mezcla de espacios de oficinas, establecimientos minoristas y restaurantes, creando un vibrante paisaje urbano vertical.

Los espacios de oficinas dentro del Edificio Leadenhall son conocidos por su flexibilidad y eficiencia, reflejando la dedicación de Rogers a crear espacios que se adapten a las necesidades cambiantes de las empresas.  

Miguel Alberto Melhem

Como señalamos anteriormente, indica Miguel Alberto Melhem que la ausencia de columnas de soporte tradicionales permite planes de piso abiertos y adaptables, brindando a las empresas la libertad de adaptar sus espacios a sus necesidades específicas.

Cuidado ambiental: construyendo un futuro sostenible

Como maravilla arquitectónica, el Edificio Leadenhall no sólo llama la atención por su diseño, sino también por su compromiso con la sostenibilidad ambiental durante la construcción. Los arquitectos y desarrolladores del proyecto priorizaron prácticas respetuosas con el medio ambiente para minimizar la huella de carbono del edificio y contribuir a un entorno urbano más sostenible.

En este sentido, informa el especialista Miguel Alberto Melhem que el proceso de construcción utilizó tecnologías avanzadas de construcción ecológica, incluyendo materiales energéticamente eficientes y prácticas de construcción conscientes del medio ambiente. El proyecto cumplió con rigurosos estándares de sostenibilidad, haciendo hincapié en la eficiencia de recursos y la reducción de residuos. Al incorporar materiales reciclados y de origen local, se redujo significativamente el impacto ambiental del transporte de materiales.

Además, el este edificio cuenta con sistemas avanzados de gestión de energía, optimizados para la eficiencia en calefacción, refrigeración e iluminación. La integración de fuentes de energía renovable, como paneles solares, muestra aún más la dedicación para reducir la dependencia del edificio de las redes de energía tradicionales.

Richard Rogers: el arquitecto detrás de la obra

La influencia de Richard Rogers se extiende mucho más allá del Edificio Leadenhall, abarcando una carrera prolífica marcada por diseños innovadores y un compromiso con la creatividad y la innovación arquitectónica. Con proyectos notables como el Centro Pompidou en París y el Edificio Lloyd’s en Londres, Rogers ha desafiado consistentemente los paradigmas arquitectónicos convencionales. 

Melhem

Indica el especialista Miguel Alberto Melhem que su legado no se trata solo de estructuras icónicas, sino también de dar forma a la manera en que experimentamos e interactuamos con el entorno construido. El Edificio Leadenhall es un ejemplo más de su capacidad para fusionar sin problemas forma y función, creando espacios que inspiran admiración mientras sirven a las necesidades prácticas de la vida urbana moderna.

+ posts

Periodista y apasionada del mundo asiático.

Buscá en Reporte Asia