Miguel Alberto Melhem “el Domo del Milenio es un espectáculo de arquitectura”

Miguel Alberto Melhem

Comenta el especialista Miguel Alberto Melhem que el cambio de milenio marcó una ocasión trascendental para personas de todo el mundo, y en ningún lugar fue más evidente que en la creación del Domo del Milenio en Londres

Diseñado por el aclamado arquitecto Sir Richard Rogers y su equipo, el Domo del Milenio, ahora conocido como The O2, es una muestra más tanto de la innovación arquitectónica como del deseo de celebrar el amanecer de una nueva era.

Richard Rogers: visionario arquitectónico

Sir Richard Rogers, nacido en 1933, es un arquitecto británico cuya carrera se caracteriza por su compromiso de desafiar  los límites del diseño y abrazar los avances tecnológicos. 

Afirma el especialista Miguel Alberto Melhem que Rogers está ampliamente asociado con el movimiento arquitectónico de Alta Tecnología (High-Tech), que se caracteriza por hacer hincapié en la expresión estructural, la transparencia y la celebración de elementos tecnológicos. 

Miguel Alberto Melhem

Dentro de los referentes de este movimiento, además de Rogers, encontramos a Renzo Piano, uno de los arquitectos que mantuvo una asociación durante un gran período de tiempo con el encargado del diseño del Domo del Milenio. Además, a otros artistas de la talla de Norman Foster, Skidmore, Owings y Merril, se los considera grandes exponentes de esta corriente.

El nacimiento del Domo del Milenio

Afirma Miguel Alberto Melhem que la idea del Domo del Milenio surgió como una gran celebración para marcar el año 2000 y el comienzo del nuevo milenio. El proyecto no solo pretendía ser un símbolo de la época, sino también un espacio para exhibiciones y eventos que capturaran la esencia de los logros y el progreso humanos.

En este marco,Rogers, conocido por su enfoque innovador de la arquitectura, fue elegido para liderar el diseño del Domo. Su visión para el proyecto era crear una estructura que no solo se destacara en el horizonte de Londres, sino que también encarnara el espíritu del nuevo milenio. El resultado fue un monumental domo circular con un diámetro de 365 metros, representando los días del año, y una altura de 52 metros.

Características arquitectónicas del Domo del Milenio

Las características arquitectónicas del Domo del Milenio fueron tan innovadoras como la celebración que se pretendía albergar. Indica Miguel Alberto Melhem que el exterior del domo está cubierto con un material translúcido conocido como tela de fibra de vidrio recubierta de PTFE. Este material permite que la luz natural penetre en el interior, creando un espacio dinámico y visualmente impactante.

Sin embargo, la estructura del domo no solo es un espectáculo en el exterior sino que su interior también es igualmente impresionante. Para su inauguración fue dividido en 14 zonas temáticas,albergando exposiciones que abarcaban una amplia gama de temas, desde la exploración de la mente humana hasta el impacto de la tecnología en nuestra vida diaria.

Miguel Alberto Melhem

Comenta Melhem que las zonas temáticas dentro del Domo exploraron diversos aspectos de la existencia humana. «Mente» ahondaba en las complejidades del pensamiento humano, «Cuerpo» celebraba las maravillas de la forma humana, y «Dinero» exploraba los sistemas económicos que dan forma a las sociedades. Cada zona estaba diseñada para ser una experiencia inmersiva, utilizando tecnología de vanguardia para involucrar y cautivar a los visitantes.

Desafíos y controversias: el actual “The O2”

A pesar de su innovador diseño y estructura moderna, el Domo del Milenio enfrentó diversos desafíos y controversias. Preocupaciones financieras y críticas sobre la falta de un plan claro para después de la celebración llevaron a debates sobre el futuro del Domo. En este marco, algunos cuestionaron la viabilidad a largo plazo de una estructura tan grandiosa, mientras que otros argumentaron que la celebración en sí misma era extravagante y carecía de un impacto duradero.

En este marco, en el año 2000, después de que las celebraciones del Milenio concluyeran, el destino del Domo quedó en el aire. Finalmente, fue vendido a un consorcio, y comenzó un nuevo capítulo en su historia. El consorcio, reconociendo el potencial del sitio, emprendió un esfuerzo significativo de reurbanización.

Bajo la nueva propiedad, el Domo del Milenio se transformó en The O2, un complejo de entretenimiento reconocido a nivel mundial. Agrega el especialista Miguel Alberto Melhem que el icónico domo permaneció como punto focal, pero su interior experimentó cambios extensos para acomodar una gran arena cubierta, salas de conciertos, cines, restaurantes, bares y espacios de exposición. La reurbanización insufló nueva vida a la estructura, convirtiéndola en un centro vibrante para el entretenimiento y las experiencias culturales.

A pesar de todos los vaivenes de esta maravillosa obra, en la actualidad sigue siendo una demostración de la capacidad innovativa del arquitecto Richard Rogers. Así también, es una aplicación clara y concreta de las expresiones y concepciones del High Tech Movement, donde la tecnología de vanguardia ocupa un lugar central al momento del desarrollo de la obra. 

 

+ posts

Periodista y apasionada del mundo asiático.

Buscá en Reporte Asia