Akiko Naka, la joven emprendedora japonesa fundadora de Wantedly que está haciendo historia

Siguiendo con el espacio que en Reporte Asia le dedicamos a las emprendedoras asiáticas, en esta ocasión vamos a revisar la exitosa trayectoria de Akiko Naka, fundadora y directora ejecutiva de Wantedly, la plataforma de búsqueda laboral más importante de Japón.

Akiko nació en Japón en 1984. Luego de graduarse de la Universidad de Kyoto en 2008 como licenciada en Economía, empezó a trabajar para Goldamn Sachs vendiendo acciones. Aunque no estuvo allí mucho tiempo. Su interés por las redes sociales la llevarían a incorporarse al gigante Facebook. De hecho, participó en la consolidación de esa empresa en su país natal, como responsable de Marketing.

Terminada su labor en la compañía de Mark Zuckerberg, y con esa experiencia a cuestas, en 2012 se independizó con el objetivo de llevar adelante su propio emprendimiento: crear una plataforma para búsquedas laborales, a la que llamó Wantedly. Hoy, su creación es considerada una de las más populares de Japón para el sector laboral. Tiene presencia en Hong KongSingapur, cuenta con más de 20.000 empresas registradas en su directorio y alrededor de 1.2 millones de visitantes activos mensuales. Desde que en 2017 cotiza en la Bolsa de Valores de Tokio, el precio de las acciones de Wantedly se ha triplicado. Su valor de mercado actual es de US$233 millones.

¿Qué es Wantedly y por qué está haciendo historia?

Para el mercado de búsquedas laborales de Japón, la llegada de Wantedly representó la renovación de una cultura tal vez más conservadora, relacionada a las grandes corporaciones y a la manera en la que tradicionalmente se vinculaban con sus aspirantes.

Esta forma heterodoxa radica en que los listados de trabajo en Wantedly no ofrecen información sobre salarios o beneficios, sino que se centran en la descripción de las tareas a realizar, en la filosofía corporativa de los empleadores, y muy importante, en la visión de los aspirantes.

En base a esos datos, los candidatos pueden elegir un puesto y, si la empresa está de acuerdo, requerir una visita a la misma, para que ambas partes puedan encontrarse y verificar sus perfiles. Tal como comentó Akiko al respecto: «No es primero el matrimonio, sino primero la cita para conocerse». Por ello, como indica Wantedly en su página web, el aspirante, al hacer click en «Desea visitar», solicita un encuentro informal, que le permitirá tener una idea de cómo es trabajar allí y conocer a sus futuros jefes y compañeros.

El secreto de su modelo es centrarse en las personas

Para Akiko, según expresiones volcadas públicamente, el secreto está en que los postulantes y las empresas coincidan en una misma pasión y tengan los mismo valores. Asimismo, otro de los aspectos que enfatiza es el de conocer el propósito personal que motoriza nuestros deseos y nuestras decisiones a la hora de emprender o de trabajar en relación de dependencia. Por último, considera que es importante conocer no solamente quienes somos, sino enfocarnos en lo que queremos crear. Para ella, la obra explica mejor a las personas que la propia agenda de definiciones que se aplica en general para que ellas mismas se representen.

Wantedly es la plataforma más popular en Japón de búsquedas laborales.

Como consigna Forbes en un artículo dedicado a Akiko, las empresas que publican avisos en Wantedly pagan entre ¥ 40,000 (US$365) y ¥200,000 (US$1800) por mes. Mientras que los usuarios pueden acceder por la plataforma web o descargar la aplicación Wantedly Visit en forma gratuita, donde alojan su perfil, comentan sus experiencias y describen su visión y sus pasiones. Según declaraciones de la propia Akiko, los millenials japoneses están más interesados en las relaciones personales y el hábitat de trabajo que en conocer el salario que podrían recibir. Por ello, afirma que Wantedly tiene las características propias de la nueva generación de trabajadores japoneses y representa su mentalidad.

Otros negocios de Akiko Naka y Wantedly

Además de la plataforma de búsqueda laboral, Wantedly opera una aplicación de gestión de contactos y escaneo de tarjetas de presentación llamada Wantedly People, lo cual es muy valioso en un país donde la cultura de intercambio de tarjetas personales tiene un rol central en el desarrollo de negocios. Asimismo, Akiko, quien es también artista de manga, fundó la plataforma internacional Magajin, donde se comparten obras de manga, historietas de estilo japonés.

La compañía además es propietaria de la firma de juegos y publicidad en Internet CyberAgent, junto a Shoko Kawada, co-fundador del gigante japonés de juegos DeNa. Akiko tiene una participación del 71% de CyberAgent, compañía valuada en unos US$189 millones.

Con su irrupción en el mundo de los negocios, Akiko cree estar desafiando las estructuras de poder de los negocios en Japón, de una manera indirecta y sutil. Pero cree esto en especial por la manera en la que percibe los negocios y su relación con las personas, más que por su rol de mujer. Como declaró en una ocasión:

“por lo general, rechazo las entrevistas que se centran en la perspectiva de la mujer… realmente no pienso en mi como mujer, y serlo no ha sido un problema en mi carrera».

+ posts
+ posts

Buscá en Reporte Asia