Nepal-India: dos naciones que se necesitan

Nepal

La India y Nepal comparten una frontera común de más de 1850 km a través de Sikkim, Bengala Occidental, Bihar, Uttar Pradesh y Uttarakhand. Como vecinos cercanos, la India y Nepal comparten una relación única de amistad y cooperación caracterizada por fronteras abiertas y una relación entre personas arraigada en lo más profundo.

Una relación simbiótica

Enclavadas en medio de los majestuosos Himalayas, la India y Nepal comparten un vínculo único que trasciende la mera proximidad geográfica. Su relación, intrincadamente tejida a través de siglos de intercambio cultural, interdependencia económica y necesidad estratégica, presenta un caso convincente de dos naciones que se necesitan mutuamente para la estabilidad y la prosperidad. Este artículo explora la naturaleza multifacética de esta relación simbiótica, destacando las áreas de cooperación y los desafíos que deben abordarse para un futuro más sólido.

La India y Nepal tienen una larga herencia de historia compartida desde la historia registrada. Esto se facilita en gran medida por la proximidad geográfica de estas naciones. Nepal se encuentra a lo largo de las montañas de la porción central del Himalaya. «La tierra desciende desde la casi impenetrable y poderosa muralla del Himalaya del norte hasta que llega a las fértiles llanuras del Terai del sur. El estrecho camino de las llanuras del Terai alguna vez estuvo cubierto por densos bosques tropicales conocidos como Char Kose Jhadi o cortina malarial». La India se encuentra al sur del Terai. El río Mechi, que fluye entre el límite oriental de Nepal y la India, forma la frontera oriental y el río Mahakali en el oeste de Nepal se convirtió en la frontera occidental de Nepal.

Los Himalayas de Nepal consisten en cuatro masivos principales: «Nanda Devi (25,700 pies), Dhaulagiri (26,826 pies), Gosainthan (26,305 pies) y Kanchanjunga (28,156 pies), formando la formidable muralla norte a lo largo de la longitud del país. El Monte Everest de 29,028 pies se encuentra aproximadamente en el medio y no tiene cordilleras principales».

«La forma de Nepal es aproximadamente rectangular, con unos 650 kilómetros de largo y unos 200 kilómetros de ancho, comprendiendo un total de 147,181 kilómetros cuadrados de tierra. Un país sin litoral, está rodeado por la India en tres lados y por la Región Autónoma del Tíbet de China (Xizang) al norte. Está separado de Bangladesh por una franja de aproximadamente 15 kilómetros de ancho del estado de Bengala Occidental de la India, y de Bután por los 88 kilómetros de ancho de Sikkim, también un estado indio. Nepal depende casi totalmente de la India para instalaciones de tránsito y acceso al mar, es decir, al Golfo de Bengala».

«La posición geográfica y el desarrollo histórico son factores determinantes en la política exterior de Nepal, que independientemente del cambio caleidoscópico de los eventos contemporáneos», «y no importa qué forma de gobierno se haya instituido o qué partido político pueda estar en el poder, tiene una tendencia natural a volver una y otra vez al mismo alineamiento general y fundamental». Esto es aplicable en el contexto indo-nepalés y ha sido evidente en las relaciones políticas desde el establecimiento del Estado moderno de Nepal desde su inicio hasta el período actual.

Esta ubicación única de Nepal es de inmenso valor estratégico tanto para la India como para China. La India tradicionalmente ha mirado sus fronteras norteñas con China como la cuenca del Himalaya. La cuenca del Himalaya forma barreras militares formidables que solo se pueden cruzar en lugares seleccionados y, por lo tanto, se presta para una línea de defensa sólida que requiere significativamente menos recursos para defenderse. Cualquier influjo o influencia militar o ideológica china al sur de esta cuenca sería perjudicial para los intereses indios y, dado que las montañas de Nepal se abren a las grandes llanuras indias, es crucial salvaguardar los intereses militares de la India.

Por otro lado, China ve sus fronteras con Nepal como el flanco débil del Tíbet. Por lo tanto, considera necesario asegurarse de retener un apalancamiento político, estratégico y económico adecuado en Nepal para que su seguridad no se vea comprometida.

Seguridad y vulnerabilidades

El corredor de Siliguri, el único enlace ferroviario y por carretera entre el resto de la India y sus estados del noreste, también merece una seria consideración. Su seguridad es, por lo tanto, vital para la India, y puede estar en peligro por un pequeño movimiento militar o al subvertir a las personas que viven en esta área. La subversión puede llevarse a cabo fácilmente por fuerzas políticas, ideológicas o religiosas fundamentalistas tanto en Nepal como en Bangladesh. La presencia militar china al sur de la cuenca hidrográfica representará serias amenazas para esta área.

Las fronteras meridionales de Nepal con la India no tienen barreras geográficas y son abiertas, porosas y en lugares difíciles de monitorear por el personal de seguridad. Cualquier actividad anti-India en las áreas fronterizas nepalesas encontrará fácil acceso a un corazón indio pobremente vigilado e inseguro. Estas actividades podrían ser violencia patrocinada por el ISI, contrabando, tráfico de drogas y otros delitos económicos.

Todos los ríos de Nepal, como Budhi Ganga, Karnali, Andhikhola, Kali Gandaki, Dudh Koshi, Kabeli, etc., que tienen su origen o fluyen en Nepal, desembocan en el río Ganges. Flujos no controlados, cada año, causan inundaciones que provocan graves estragos sociales y económicos en la India. Cualquier liberación no controlada de agua en períodos críticos de los monzones será perjudicial para los requisitos de seguridad de la India. Por lo tanto, se justifica una relación cercana y amistosa, ya que cualquier configuración política hostil puede no ser receptiva a las preocupaciones de la India y la liberación de agua en momentos críticos durante el período de los monzones tendrá consecuencias muy graves, económicamente y socialmente para la India.

Vínculos profundos: una herencia compartida

La base de las relaciones entre India y Nepal radica en sus profundas conexiones culturales e históricas. El hinduismo y el budismo, dos religiones dominantes en ambos países, los unen a través de lugares de peregrinación compartidos como Pashupatinath en Katmandú y Bodh Gaya en India. Los matrimonios mixtos, las similitudes lingüísticas (el hindi y el nepalí comparten raíces sánscritas) y un vibrante intercambio de arte, literatura y música fortalecen aún más este vínculo entre personas. La política de fronteras abiertas, legado del Tratado de Paz y Amistad Indo-Nepal de 1950, facilita esta osmosis cultural, permitiendo el libre movimiento y fomentando un sentido de parentesco.

Elevados entre las cumbres nevadas del Himalaya, India y Nepal comparten un vínculo que trasciende la mera proximidad geográfica. Su relación, tejida a lo largo de los siglos, es un tapiz vibrante de herencia compartida, intercambio cultural y lazos religiosos. Hay conexiones profundas que unen a estas dos naciones, explorando el contexto histórico, el rico tapiz del intercambio cultural y la importancia perdurable de su herencia compartida.

Un tapiz histórico: fundamentos de una identidad compartida

Las raíces históricas de la relación entre India y Nepal son profundas. Las antiguas rutas comerciales conectaban las dos regiones, facilitando el intercambio de bienes e ideas. El Imperio Maurya (siglo III a.C.) abarcaba partes de Nepal, fomentando la integración cultural y administrativa. El hinduismo, originario de la India, encontró terreno fértil en Nepal, dando forma a su tejido social y prácticas religiosas. La llegada del budismo en el siglo VI a.C. afianzó aún más la conexión cultural, con Nepal convirtiéndose en un centro vital de peregrinación budista. Estas interacciones históricas sentaron las bases para una identidad compartida que sigue resonando hoy en día.

Resonancia religiosa: un viaje espiritual compartido

La religión ocupa un lugar central en la vida tanto de indios como de nepaleses. El hinduismo y el budismo, con su énfasis en el karma, el dharma y la liberación espiritual, forman la base de su viaje espiritual compartido. Lumbini en Nepal, el lugar de nacimiento de Gautama Buda, atrae a peregrinos de la India y de todo el mundo, simbolizando la conexión espiritual. Pashupatinath, un venerado complejo de templos hindúes en Katmandú, y Varanasi, la ciudad santa en el Ganges en la India, atraen a devotos en busca de consuelo espiritual, destacando la reverencia compartida por los sitios sagrados. Estos lazos religiosos crean un poderoso sentido de pertenencia y refuerzan la conexión arraigada entre las dos naciones.

El intercambio cultural entre India y Nepal es un testimonio vivo de sus lazos profundos. El hinduismo, practicado por la mayoría en ambos países, fomenta un sentido de parentesco. La veneración de deidades como Shiva y Vishnu, la observancia de festivales como Dashain y Diwali, y la presencia de innumerables templos y lugares de peregrinación en ambos lados de la frontera crean un paisaje cultural compartido. Idiomas como el nepalí y el hindi comparten raíces sánscritas, facilitando la comunicación y la expresión artística. La literatura nepalí se inspira en epopeyas indias como el Ramayana y el Mahabharata, mientras que la música y las formas de danza indias han influido profundamente en las tradiciones artísticas nepalíes. Este constante intercambio cultural fortalece el vínculo entre las dos naciones.

Más Allá de las Fronteras: La Significación Perduradera

La importancia de la herencia compartida entre India y Nepal se extiende más allá de las fronteras. Fomenta un sentido de camaradería y comprensión, promoviendo la estabilidad y la cooperación regional. La política de fronteras abiertas, legado del Tratado de Paz y Amistad Indo-Nepal de 1950, permite el libre movimiento de personas, fortaleciendo aún más el intercambio cultural. Esta herencia compartida también sirve como puente para la colaboración en diversos campos, desde la educación y la atención médica hasta el turismo y el desarrollo de infraestructura.

Interdependencia económica: un intercambio mutuamente beneficioso

Enclavados en medio de los majestuosos Himalayas, India y Nepal comparten una relación económica intrincada. Esta interdependencia trasciende la mera proximidad geográfica, fomentando un intercambio simbiótico que beneficia a ambas naciones. India es el mayor socio comercial de Nepal, representando una parte significativa de sus importaciones y exportaciones. Nepal depende en gran medida de India para bienes esenciales, combustible y acceso al mar a través de puertos indios. A su vez, India se beneficia del potencial hidroeléctrico de Nepal, con varios proyectos conjuntos aprovechando el poder de los ríos del Himalaya. Además, Nepal sirve como punto de tránsito crucial para el comercio indio con Bután y más allá. Las remesas enviadas a casa por nepaleses que trabajan en India son otro pilar económico vital para Nepal.

Comercio y tránsito: un salvavidas para Nepal

India es la línea vital económica de Nepal, representando más de dos tercios de su comercio total. Nepal depende en gran medida de las importaciones de India para bienes esenciales como combustible, cereales, productos farmacéuticos y materiales de construcción. La política de fronteras abiertas, establecida por el Tratado de Paz y Amistad Indo-Nepal de 1950, permite el libre movimiento de bienes y personas, facilitando el comercio sin problemas. Además, el Nepal sin litoral utiliza puertos indios como Kolkata y Visakhapatnam para acceder al mercado global, lo que hace que India sea crucial para su competitividad exportadora.

Remesas: un pilar de la economía de Nepal

Una parte significativa del bienestar económico de Nepal está vinculada a las remesas enviadas a casa por trabajadores nepaleses en India. Millones de nepaleses, principalmente trabajadores calificados y semicalificados, encuentran empleo en diversos sectores en India, particularmente en construcción, hospitalidad y servicios de seguridad. Estas remesas contribuyen significativamente a las reservas de divisas de Nepal, brindan estabilidad financiera a las familias y alimentan el consumo interno.

Energía hidroeléctrica: una fuente de energía limpia para India

Nepal, bendecido con abundantes ríos que descienden de los Himalayas, posee un inmenso potencial hidroeléctrico. India, enfrentando una creciente demanda de energía, se ha convertido en un socio importante en el aprovechamiento de este recurso. Varios proyectos hidroeléctricos conjuntos ya están operativos, proporcionando energía limpia para India mientras generan ingresos cruciales para Nepal. Existe un potencial para una mayor colaboración en este sector, ofreciendo una situación beneficiosa para ambas naciones.

Desafíos y oportunidades: fomentando una asociación equilibrada

A pesar de los beneficios evidentes, la asociación económica entre India y Nepal enfrenta algunos desafíos. Los desequilibrios comerciales son una preocupación importante para Nepal, ya que las importaciones desde India superan con creces las exportaciones. Las barreras no arancelarias y los complejos procedimientos aduaneros indios pueden obstaculizar aún más la competitividad exportadora de Nepal. Además, las interrupciones ocasionales en los cruces fronterizos debido a problemas políticos pueden interrumpir el flujo fluido del comercio.

Construyendo una asociación más equitativa

Para abordar estos desafíos y desbloquear el pleno potencial de la relación económica, se pueden tomar varios pasos clave:

• Facilitar el Comercio: Simplificar los procedimientos aduaneros en ambos lados y agilizar los procesos de cruce fronterizo puede acelerar el movimiento comercial.

• Promover las Exportaciones Nepalesas: India puede ayudar a Nepal a desarrollar industrias orientadas a la exportación e identificar mercados de nicho para sus productos.

• Inversión en Infraestructura: La inversión en proyectos de infraestructura transfronteriza como carreteras, puentes y líneas de transmisión puede mejorar la conectividad y reducir los costos de transporte.

• Integración Regional: Una mayor cooperación con organismos regionales como la SAARC puede crear un mercado más grande para los productos nepaleses y atraer inversión extranjera.

Conclusión: un futuro económico compartido

La interdependencia económica entre India y Nepal es una piedra angular de su relación bilateral. Al abordar los desafíos existentes, fomentar la diversificación comercial e invertir en el desarrollo de infraestructura, ambas naciones pueden asegurar un intercambio más mutuamente beneficioso. Una sólida asociación económica no solo fomenta la prosperidad, sino que también allana el camino para una mayor integración y cooperación regional. Como testigos de las cumbres del Himalaya, India y Nepal deben trabajar juntos para garantizar que sus destinos económicos permanezcan entrelazados, conduciendo a un futuro más brillante para ambas naciones.

Nota: este es un artículo republicado del medio «Defence, Research and Studies» a través de un acuerdo de cooperación entre ambas partes para la difusión de contenido periodístico. Link original.

+ posts

El Teniente General Shokin Chauhan es el ex Director General de los Rifles de Assam. Después de su retiro, asumió el codiciado cargo como Presidente del 'Grupo de Monitoreo del Cese al Fuego' del Noreste y Nagaland. El General es un exalumno de la NDA, el Colegio de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el Colegio de Guerra del Ejército y el prestigioso Colegio Nacional de Defensa. Obtuvo su doctorado de la Universidad de Panjab, Chandigarh. Ha servido tanto en el Ministerio de Defensa como en el Ministerio de Asuntos Internos. Es el ex Agregado de Defensa en la Embajada de la India en Nepal.

Buscá en Reporte Asia