Indonesia: el presidente electo conquista el voto juvenil con bailes, TikToks y gatos

Indonesia

Después de las elecciones generales del 14 de febrero en Indonesia, Prabowo Subiato está listo para ganar la presidencia con una victoria abrumadora después de la primera vuelta de votos. Prabowo es conocido principalmente por ser el comandante de las fuerzas especiales bajo el exdictador indonesio Suharto y también es yerno de Suharto.

Mientras servía bajo Suharto, Prabowo llevó a cabo numerosos abusos contra los derechos humanos, incluidos crímenes de guerra en Papua y Timor Leste, una represión contra activistas estudiantiles que resultó en al menos cuatro muertes y numerosas lesiones, y la presunta desaparición forzada de más de una docena de activistas pro democracia.

El exgeneral se postuló en las dos últimas elecciones presidenciales en 2014 y 2019, presentándose cada vez como un populista de línea dura y corriendo bajo la bandera del partido Gerindra, que fundó en 2008. Durante estas campañas, se asoció con grupos islámicos de extrema derecha y a menudo lideró con retórica divisiva y ataques ad hominem. Después de perder en una reñida segunda vuelta con el actual presidente Joko Widodo (Jokowi) en 2019, sus seguidores protagonizaron disturbios en las calles, y él impugnó los resultados, alegando fraude electoral. Un tribunal desestimó rápidamente estas afirmaciones. Como medio para apaciguar a estos votantes descontentos, Jokowi extendió una rama de olivo y lo nombró como ministro de defensa en su gabinete.

Su relación con Jokowi parece más fuerte que nunca en estos días, especialmente desde que Prabowo eligió al hijo mayor de Jokowi, Gibran Rakabuming Raka, de 36 años, como su vicepresidente. Esta decisión en sí misma fue controvertida, ya que la ley indonesia requiere que los candidatos tengan al menos 40 años. Sin embargo, el tribunal constitucional, liderado por el jefe de justicia Anwar Usman, cuñado de Jokowi, levantó la regla en este caso para que el joven de 36 años pudiera postularse, argumentando que debería ser elegible porque ya había ocupado un cargo electo como líder regional.

Aunque se desaconseja que un presidente en ejercicio muestre preferencia en las elecciones de Indonesia, en un movimiento asombroso, Jokowi respaldó tácitamente a la pareja, incluso pasando por alto al candidato Ganjar Pranowo de su propio partido, el Partido Democrático de Indonesia de la Lucha (PDI-P). Desde entonces, se ha lanzado un documental llamado «Voto Sucio», alegando que Jokowi utilizó recursos estatales para respaldar la campaña de Prabowo y sobornó a los votantes para que votaran por ellos.

Este respaldo de Jokowi, quien, hasta diciembre de 2023, disfrutaba de una tasa de aprobación muy alta del 76 por ciento, probablemente tuvo un impacto significativo en las elecciones. Sin embargo, el éxito de Prabowo no se debe solo a Jokowi, sino que refleja una campaña cuidadosamente diseñada para suavizar su imagen y aprovechar el influyente voto juvenil de Indonesia, ya que el 52 por ciento de los votantes elegibles en Indonesia tienen entre 17 y 40 años.

El tierno abuelito

En estas elecciones, Prabowo se presentó como una figura entrañable y abuelita, completa con un distintivo movimiento de baile, una mascota animada y un amor por los gatos. El exgeneral buscó con éxito el voto joven y ha utilizado TikTok, Instagram Reels y otras redes sociales para suavizar su imagen desgastada.

Muchos de los comentaristas elogiaron al exgeneral como «muy lindo» y dejaron mensajes de apoyo bajo el video «Todo por el Sr. Prabowo R1 🥰🥰» y «Este hombre está tan entusiasmado, señor, seguro que ganarás. Estoy seguro de que puedes hacerlo, no tienes que escuchar lo que la gente dice. Debes tener confianza, ser entusiasta 🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰🥰»

Prabowo también lanzó una pegajosa canción de campaña que fue ampliamente compartida en redes sociales.

Además de su imagen suavizada, muchos de los votantes jóvenes también son demasiado jóvenes para recordar los escándalos anteriores de Prabowo o la mano dura de Suharto de primera mano.

Con esta persona afable cuidadosamente cultivada, los comentarios sobre las violaciones a los derechos humanos anteriores de Prabowo y su temperamento parecían resbalar fácilmente. A lo largo de la campaña, logró eludir gran parte del juicio sobre su pasado sangriento, incluso cuando sus críticos impulsaban campañas como «¡No votes por un secuestrador!»

¿Qué esperar de cara al futuro?

Dada la inmensa popularidad de Jokowi, gran parte de la campaña de Prabowo descansó en la idea de que seguirá los pasos del presidente saliente. Mientras que Jokowi era visto como un capitalista duro cuya fortaleza radicaba en impulsar el comercio y la economía de Indonesia a través de relaciones internacionales, muchos jóvenes esperan que Prabowo también ayude a aumentar empleos y oportunidades. Un usuario de TikTok comentó en un video del candidato: «Espero que al elegir al Sr. Prabowo como presidente, mi billetera también esté feliz».

Gran parte de sus promesas de campaña giraron en torno a reducir la dependencia internacional y proporcionar más oportunidades laborales internas, aumentar la producción nacional de alimentos para reducir las importaciones y lanzar un programa para proporcionar comidas gratuitas y leche a los niños en edad escolar.

Sin embargo, algunos permanecen escépticos.

John Muhammed, uno de los activistas que fue hostigado y atacado por las fuerzas de Prabowo como activista estudiantil en 1998, está preocupado de que esto pueda llevar a un aumento de los abusos contra los derechos humanos en Indonesia. Le dijo a AlJazeera en una entrevista:

Si Prabowo se convierte en presidente, esto dará confianza a muchas personas. Nadie tendrá miedo de cometer abusos contra los derechos humanos, porque ha evitado todas las acusaciones en su contra y ha logrado encubrirlas.

Los activistas ambientales también están preocupados después de que Prabowo insinuara que revertiría algunos compromisos ambientales hechos por Jokowi que tenían como objetivo reducir la deforestación en los bosques tropicales endémicos de Indonesia. Cuando le preguntaron sobre el compromiso de Indonesia de reducir la deforestación para 2030 en la COP26, la conferencia climática anual de la ONU, él dijo:

Fueron los europeos quienes vinieron a nuestras islas y nos obligaron a plantar té, café, caucho, cacao, y ahora están diciendo que estamos destruyendo nuestros bosques. Ustedes destruyeron nuestros bosques.

Queda por verse si Prabowo mantendrá esta fachada desarmante o volverá a su antigua rutina de ira y amenazas una vez que asuma el cargo en octubre.

Nota: este es un artículo republicado de Global Voices por licencia Creative Commons Attribution 3.0. Link al artículo original.

+ posts

Sydney Allen es editora asociada y subeditora para Asia y África subsahariana en Global Voices, escribe sobre temas ambientales y justicia social. Actualmente reside en Indonesia.

Buscá en Reporte Asia